×
×
Red Internacional

Elecciones Estados Unidos 2022. Republicanos le piden a Trump que postergue el lanzamiento de su candidatura para 2024

Luego de unas elecciones que no mostraron el margen esperado por los republicanos, Trump encuentra sus propios límites dentro del partido. Sin embargo, aún se mantiene como representante de una fuerza social.

Jueves 10 de noviembre | 12:19

Luego del bluff de la esperada “marea roja”, por el color con el que se asigna al Partido Republicano, Trump se topó con los primeros límites. Los decepcionantes resultados del martes para el Partido Republicano generaron cuestionamientos sobre el atractivo de Trump y el futuro de un partido que lo apoyó por completo. De esta manera Trump parece haber encontrado un freno a sus futuros planes, cuando además los comicios han dado un nuevo impulso a su principal rival dentro del partido, el gobernador de Florida Ron DeSantis.

Algunos aliados están pidiendo a Trump que retrasara su anuncio planeado para la próxima semana, diciendo que el enfoque del partido debe estar en Georgia, donde el esfuerzo del gran futbolista respaldado por Trump, Herschel Walker, para derrocar al senador demócrata Raphael Warnock se dirige a una segunda vuelta que podría determinar el control del Senado.

“Le aconsejaré que traslade su anuncio hasta después de la segunda vuelta de Georgia”, dijo el exasesor de Trump, Jason Miller, quien pasó la noche con el expresidente en su club Mar-a-Lago en Florida. “Georgia debe ser el foco de atención de todos los republicanos del país en este momento”, dijo.

Trump intentó utilizar las elecciones intermedias como una oportunidad para demostrar su influencia política luego de perder la Casa Blanca en 2020. Apoyó a más de 330 candidatos en contiendas electorales, algunos sin experiencia. Se deleitaba con sus victorias principales. Pero muchas de sus posiciones, incluyendo hacerse eco sobre el fraude en 2020 y o sus puntos de vista de línea dura sobre el aborto, estaban fuera de sintonía con la corriente política principal.

Aunque logró algunas grandes victorias el martes, particularmente en Ohio, donde su elección para el Senado, el autor de "Hillbilly Elegy" JD Vance, navegó a una fácil victoria después de que el respaldo de Trump lo catapultó. En Carolina del Norte, el representante Ted Budd, una de las primeras elecciones de Trump, mantuvo un escaño vacante en el Senado en manos del Partido Republicano.

Pero Trump perdió algunos lugares más importantes durante la noche, particularmente en Pensilvania, donde el Dr. Mehmet Oz, quien ganó por poco las primarias del Senado con el respaldo de Trump, perdió ante el demócrata John Fetterman. Los candidatos respaldados por Trump también perdieron las elecciones a gobernador en Pensilvania, Michigan y Maryland, y una carrera por el Senado en New Hampshire, aunque Trump pareció celebrar esto último y criticó al republicano Dan Bolduc por tratar de moderar sus posturas al dar marcha atrás en su aceptación del supuesto fraude electoral inventado por Trump en 2020.

La mayor victoria de los republicanos de la noche se produjo en Florida, donde el gobernador Ron DeSantis logró la reelección, consolidando su estatus como una estrella republicana nacional en ascenso, mientras contempla su propia candidatura potencial para 2024. De aquí viene el principal rival del exmandatario.

Los reveces de Trump

Si bien los republicanos todavía parecen estar bien posicionados para darle la vuelta a la Cámara y, en última instancia, también podrían tomar el Senado, aquellos que habían creído que las frustraciones con la inflación récord, combinadas con los bajos índices de aprobación del presidente Joe Biden, producirían victorias rápidas a los republicanos, se equivocaron. La “marea roja” no fue.

El exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, amigo de Trump desde hace mucho tiempo y asesor convertido en crítico, que está considerando su propia candidatura a la presidencia en 2024, dijo que los republicanos “tienen que tomar una decisión fundamental”.

“Perdimos en el ’18. Perdimos en el ’20. Perdimos en el 21 en Georgia. Y ahora, en el 22, vamos a perder gobernaciones netas, no vamos a obtener la cantidad de escaños en la Cámara que pensábamos y es posible que no ganemos el Senado a pesar de un presidente que tiene un 40 % de aprobación laboral. " él dijo. “Solo hay una persona a quien culpar por eso y ese es Donald Trump”.

Mientras tanto, Trump insistió públicamente en que estaba contento con los resultados.

“Si bien en cierto modo la elección de ayer fue algo decepcionante, desde mi punto de vista personal fue una gran victoria: 219 VICTORIAS y 16 derrotas en la general. ¿Quién lo ha hecho mejor que eso?”. escribió en su red Truth Social el miércoles por la tarde.

Pero el estratega republicano David Urban, exasesor de Trump, dijo que la marca Trump está herida sin importar lo que diga el expresidente.

A algunos ahora les preocupa que si Trump sigue adelante con su anuncio planeado la próxima semana, podría allanar el camino para una repetición de las derrotas de los republicanos en Georgia en 2021 al dominar la carrera.

La exsecretaria de prensa de Trump, Kayleigh McEnany, que ahora trabaja para Fox News, aconsejó al aire que Trump debería posponer un anuncio hasta después de la segunda vuelta del Senado de Georgia.

DeSantis, el futuro candidato

DeSantis, emergió como el ganador obvio de la noche. Además de su amplio margen de victoria, DeSantis ganó el bastión demócrata de Miami-Dade, y lo hizo sin el respaldo de Trump. (Aunque Trump dijo a los periodistas que había votado por el gobernador días después de insultarlo como "Ron DeSantis").

“DeSantis sale de las elecciones con mucho impulso”, dijo el estratega republicano Alex Conant. “Trump ha sido débil durante mucho tiempo, pero no estaba claro quién era la alternativa... Por primera vez, Trump realmente tiene un rival formidable dentro del partido”.

Incluso algunos demócratas admitieron la fuerza de DeSantis.

El estratega demócrata con sede en Miami, José Parra, dijo que el rival de Trump ingresa a la conversación de 2024 con “un montón de viento en sus velas” después de un desempeño más fuerte de lo esperado en todo el estado, especialmente en el condado de Miami-Dade, en el sur de Florida.

Hablando en la Casa Blanca el miércoles, Biden dijo que su "intención" es postularse nuevamente. Pero al señalar la competencia emergente entre Trump y DeSantis, dijo que sería "divertido verlos enfrentarse".

Los futuros de Trump

El trumpismo como expresión de un “populismo” de derecha vino para quedarse, aunque no fue expansivo más allá de su núcleo duro. Pero este núcleo duro de extrema derecha es una fuerza político-social intensa, no un fenómeno de ocasión, surgida de la profunda polarización política y social que se ha instalado como signo de época, y que se expresa de manera distorsionada en las llamadas “guerras culturales”. Entre los votantes republicanos, una porción cercana al 70 % considera que Trump fue el ganador de las elecciones presidenciales de 2020, y por lo tanto, que el gobierno de Biden es ilegítimo. El sector más ultra de esta base electoral fue el que protagonizó el intento de toma del Capitolio el 6 de enero de 2021 bajo la dirección política del propio presidente, que intentaba que el Congreso no validara el resultado electoral.

DeSantis es una suerte de trumpista de buenos modales. Ganó con un discurso duro de “ley y orden”. Promete derrotar a los “woke”, es decir, los “progres”. Se define “pro vida” pero a diferencia de otros estados republicanos, Florida no ha liquidado completamente el derecho al aborto, sino que lo ha limitado a la semana 15. Varios analistas destacan el alto porcentaje del voto latino para DeSantis como un síntoma. Sin embargo, no parece en principio un fenómeno generalizado. En Florida se concentra en gran medida el electorado latino más de derecha, compuesto sobre todo por el exilio cubano y venezolano. Aunque es un signo de alerta.

El resultado lo deja a DeSantis bien ubicado como una alternativa a Trump en las primarias presidenciales del partido republicano. Esto fue recibido con cierto alivio en el establishment imperialista norteamericano, que ya veía con preocupación el posible retorno de Trump a la Casa Blanca en 2024. Sobre todo en un momento en que la Casa Blanca, con su rol en la guerra de Ucrania, había recuperado el liderazgo sobre los aliados europeos para su disputa con China.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Republicanos-le-piden-a-Trump-que-postergue-el-lanzamiento-de-su-candidatura-para-2024