×
×
Red Internacional

Renunció el ministro del Interior en Perú y se acrecienta la crisis política

Se debió a diferencias con los altos mandos policiales y a la indiferencia mostrada frente a esta disputa por el presidente Pedro Castillo.

Sábado 29 de enero | 13:04

En horas de la mañana del viernes 28 de enero, Avelino Guillen presentó su renuncia al cargo de ministro del Interior, lo cual abre una nueva crisis política en el seno del ejecutivo encabezado por el presidente Pedro Castillo y la Premier Mirtha Vásquez.

Para que la renuncia de Guillen pueda concretarse, el presidente Pedro Castillo deberá aprobarla en las próximas horas. De materializarse su salida, se convertiría en el tercer ministro del Interior en dejar el cargo y el treceavo ministro en ser cambiado de manera intempestiva en lo que va de la gestión de Castillo, lo cual evidencia con mucha claridad la fragilidad política del actual gobierno.

Avelino Guillén venía enfrentándose al general de la Policía Nacional Javier Gallardo. Este conflicto se debía a qué Gallardo quería desarticular la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad DIVIAC, entre otros órganos de investigación de la policía que han colaborado con el ministerio Público a identificar a los magistrados que son parte de la mafia denominada "cuellos blanco" y otras redes de corrupción en el aparato.

Frente a estos sucesos, el presidente Pedro Castillo no tomó posición por su ministro dejando que el conflicto escale en magnitud y se agrave, socavando con ello el liderazgo del ex fiscal en el seno de su ministerio y ante la Policía Nacional.

Para nadie es un secreto que la Policía Nacional es una de las instituciones que se caracteriza por los elevados índices de corrupción de sus miembros y por los abusos que estos cometen contra el pueblo, contra las mujeres y en especial contra las y los que se movilizan.

Por esa razón, últimamente pesa sobre los hombros de esta institución represiva y de sus agentes, el asesinato de los estudiantes Inti Sotelo y Bryan Pintado ocurrido durante las masivas movilizaciones que permitieron la caída del espurio Manuel Merino.

Además de ello, efectivos policiales fueron también los responsables del asesinato de tres trabajadores que participaron en las contundentes movilizaciones de fines del 2020 y principios del 2021 que permitieron la derogatoria de la ley agraria que favorecía únicamente a los grandes empresarios agro exportadores.

Asimismo, es importante recordar que hace pocos meses atrás efectivos de la Policía Nacional se vieron involucrados en la sonada desaparición de las jóvenes Judith y Noemí en la ciudad de Tacna y también se les implico a efectivos de esta institución en una probable red de trata de personas que comprometería el secuestro y desaparición de mujeres jóvenes e incluso de menores de edad.

Son precisamente los mandos de esta institución, encabezados por el general Javier Gallardo, los que no terminaron de allanarse a la dirección del ministro Avelino Guillen al cual, la ultra derecha parlamentaria y algunos medios de comunicación, no le perdonan el haber sido el encargado, cuando se desempeñaba como Fiscal de la Nación, de promover el encarcelamiento de Alberto Fujimori por sus implicancias en la violación de derechos humanos y corrupción.

En su afán de congraciarse con estos sectores de la derecha, el presidente Pedro Castillo no se la jugó por su ministro del Interior, sino todo lo contrario, dejó que el jefe de la Policía desafíe públicamente a Guillen.

Por esa razón, y a pesar que el conflicto entre Guillen y Gallardo ya llevaba varias semanas y que Castillo lo sabía, el presidente nunca emitió ningún pronunciamiento al respecto ni salió a respaldar a su ministro del Interior, incluso hay quienes dicen que Pedro Castillo tendría una muy buena relación con el actual jefe de la Policía Nacional y su cúpula, siendo esa la razón por la que habría descartado las sugerencias de ministro del Interior.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias