×
×
Red Internacional

Últimos días de campaña. Referéndum en Uruguay contra leyes neoliberales de Lacalle Pou

De cara al referéndum del 27 de marzo las encuestas muestran un final incierto, pero es posible derrotar el ajuste que quiere acentar Lacalle Pou mediante la confirmación de los artículos de contenido más neoliberal de la llamada "Ley de Urgente Consideración". Estas semanas hay que profundizar la campaña por el SÍ para que se deroguen esos artículos, ganar en las urnas apostando a la movilización popular -lo que se niega a hacer la Central Obrera vinculada al Frente Amplio- para derrotar el ajuste de la derecha.

Jueves 17 de marzo | 09:37

La campaña por el referéndum de la Ley de Urgente Consideración (LUC) entra en su último tramo, falta menos de 2 semanas para el 27 y las encuestas pronostican un final incierto con un alto número de indecisos.

Un programa de ajuste antipopular

Como venimos señalando desde las páginas de La Izquierda Diario Uruguay la LUC condensa en algo más de 500 artículos los aspectos principales del programa que la derecha quiere imponer.

La coalición multicolor de derecha, llegó al gobierno con el claro cometido de llevar adelante un ajuste, y para eso se valió de la LUC para poner en práctica un conjunto de medidas que son la base de su programa. No en vano Lacalle Pou y compañía señalan que la derogación parcial de la LUC pone palos en la rueda de las promesas de campaña y que la oposición no los quiere dejar gobernar.

Te puede interesar: Laboralistas denuncian pérdidas de derechos y garantías de trabajadores Laboralistas denuncian pérdidas de derechos y garantías de trabajadores

En el conjunto de sus artículos la ley recorre los ejes principales del programa derechista, se ataca la educación pública, se favorecen las privatizaciones, se reprime la pobreza y la protesta, se avanza en la reforma previsional en contra de los trabajadores entre otras cuestiones.

Dato mata relato

Los datos de la realidad desmienten categóricamente el relato y discurso de Lacalle y compañía; con el correr de los meses se ven más claramente las consecuencias reales de la LUC y el gobierno multicolor: el respaldo a la policía no es más que el apoyo y fomento de los abusos represivos, un apoyo que abre las puertas al gatillo fácil y el ataque a los más elementales derechos democráticos. La juventud pobre, las barriadas populares sufren en carne propia la prepotencia policial y aquellos que se organizan para defender derechos y conquistas encuentran en la LUC un instrumento que cercena el derecho a la protesta social.

Te puede interesar: La violencia policial va por barrios y localidades

En la educación pública también se ven las consecuencias del programa que se plasma en la LUC, recortes de horas, falta de presupuesto, avances privatizadores, aulas y grupos superpoblados no son ajenos a la ley que se somete a referéndum el 27 de este mes.

Los trabajadores de las empresas públicas han llevado adelante distintos conflictos, alertando del avance privatizador y de los grandes negocios que el gobierno le regala a las multinacionales y grandes empresarios.

El aumento del precio de los productos de la canasta básica, de los combustibles y de los servicios públicos son también expresión de las medidas del gobierno, muchas de ellas puestas en práctica con la LUC.

El gobierno le echa la culpa a la guerra, pero es tapar el sol con un dedo, es imposible negar que sectores empresariales están ganando plata como pocas veces, mientras los ingresos de los trabajadores sufren bajas constantes. Lacalle no lo esconde, abiertamente señala, cuando se le critica por los aumentos de los precios, que el gobierno va a cuidar las ganancias de los exportadores ante todo.

Los empresarios han sido el sector social que ha salido a defender la LUC; la Cámara Nacional de Comercio y Servicios a través de su titular Daniel Sapelli ha sido enfático en señalar que la ley del gobierno de Lacalle Pou está alineada con la posición filosófica de la Cámara y que favorece sus actividades empresariales.

Te puede interesar: Votamos Sí, vamos contra toda la LUC y contra todo el programa de la derecha

Un final abierto en el que es posible ganar

Las encuestas que se conocen en estas semanas marcan que el escenario aún está abierto y que el resultado del referéndum no está definido.

El gobierno ha puesto todos sus recursos económicos para hacer propaganda de su ley y cuenta también con el apoyo de los medios masivos de comunicación, funcionales a la derecha y listos para hacerle los mandados.

Campaña contra la "Ley Urgente Consideración"

Aún así las encuestas muestran un crecimiento del SI y un virtual empate técnico con un alto porcentaje de indecisos.

En estos días hay que ganar las calles y garantizar una campaña masiva por derrotar los planes de la derecha, pero sabiendo que la lucha no termina el 27 y que hay que poner un freno total al gobierno y la derecha, no son 135 artículos; es toda la LUC y todo el programa de la coalición el que hay que tirar abajo.

Para esto será vital discutir profundamente en las bases obreras un plan de lucha votado democráticamente que organice la resistencia y de una salida obrera a la crisis.

Mercado Popular de Subsistencia. Campaña por el Sí

Las principales ciudades del país se ven hoy colmadas de militancia por el SÍ, no solo con militancia frenteamplista, sino también sectores que son críticos al Frente Amplio. Fiel a su estilo, la coalición de centroizquierda no quiere a los sectores populares en las calles luchando por sus derechos. La dirección de la central obrera PIT CNT, que también impulsa la campaña por el Sí, se niega a llamar a paros y movilizaciones para derrotar estas leyes ajustadoras.

Pero las limitaciones de la campaña oficial, con Esteban Valenti (responsable de comunicación y publicidad del comando impulsor del Sí, muy cuestionado por amplios sectores de la base del mismo Frente Amplio) a la cabeza no impidieron que colectivos, medios de comunicación alternativos, sectores combativos y extra frenteamplistas tomaran en sus manos la campaña y la llenaran de un contenido antigubernamental y antineoliberal.

El posible triunfo del SÍ sería no solo un triunfo de la militancia y de aquellos que defienden derechos, sino un golpe profundo al gobierno, que incluso podría poner en cuestión la continuidad de la coalición como tal.

Hay que redoblar el esfuerzo en estos últimos días y ganar las calles, las plazas y los espacios públicos por el SÍ.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias