Sociedad

ABUSOS SEXUALES ECLESIÁSTICOS

Rechazaron la domiciliaria al cura abusador Sidders: confirman que goza de buena salud

Así lo confirmó la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata. El excapellán de Gendarmería y del colegio San Vicente se quiso hacer pasar por enfermo. El fiscal pidió la domiciliaria. Pero los estudios médicos dicen que está muy bien y seguirá en prisión. Un alivio para Rocío y otras víctimas.

Daniel Satur

@saturnetroc

Martes 2 de febrero | 12:51

Foto Prensa Obrera

La Sala III de la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata revocó este martes el pedido de prisión domiciliaria en beneficio de Raúl Anatoly Sidders, por lo que el sacerdote procesado por abusos sexuales y corrupción de menores seguirá cumpliendo su prisión preventiva en la Alcaidía Roberto Petinatto de Olmos.

Así lo confirmaron públicamente desde la representación letrada de Rocío, la exalumna del colegio San Vicente de Paúl de La Plata y primera denunciante penal del cura.

A través de un comunicado, la abogada Pía Garralda y el abogado Juan Pablo Gallego confirmaron que “tras constatar que Sidders goza de excelente salud”, la Cámara confirmó su “prisión lisa y llana”. Esto sucede luego de que, “en una extraña parábola”, el fiscal Álvaro Garganta, “que había acompañado el pedido de detención efectiva de la querella” haya propuesto en diciembre que Sidders fuera beneficiado con prisión domiciliaria.

“La querella exhortó asimismo al Arzobispado (de La Plata) y demás allegados de Sidders a hacer cesar las presiones sobre la Justicia que originaron este innecesario incidente y llevaron al extremo de que el fiscal mutara en pocas horas su firme solicitud de prisión efectiva por el de un beneficio absurdo, ahora abortado”, agregaron garralda y Gallego.

Leé también “En las confesiones, el cura Sidders preguntaba si eras virgen y si estuviste en orgías”

En efecto, los camaristas Fernando Mateos y Alejandro Villordo resolvieron revocar el perdido de los anteriores abogados de Sidders (pertenecientes al Arzobispado de La Plata), luego de recibir un informe detallado del estado de salud del cura de 60 años.

El informe, al que accedió este diario, está fechado el 22 de enero y fue realizado por el jefe de la Unidad Sanitaria de la Alcaidía Petinatto, Miguel Cristaldi. Allí el médico diagnostica que Sidders, en cuanto al funcionamiento de sus aparatos respiratorio, cardiovascular, urinario y nervioso, está en un “buen estado general de salud” y “presenta el riesgo de la población general”. Es decir, nada que amerite concederle un beneficio como el de la domiciliaria.

El doctor Cristaldi afirma que el detenido está “lúcido” y “ubicado en tiempo y espacio”, que no tiene fiebre, que está normohidratado y “deambula por sus propios medios sin dificultad”.

Con el informe en la mano, los jueces Mateos y Villordo revocaron el pedido de domiciliaria de Sidders. Además exhortaron al juez Carlos Crispó (a cargo de la instrucción del caso) que requiera a la Alcaidía Pettinato un rápido y amplio informe médico del cura para determinar si presenta “alguna patología y en su caso si ésta implica riesgos que pudieran colocarlo en el grupo de población de riesgo frente al coronavirus”.

Esa información deberá ser luego analizada por la Asesoría Pericial del Poder Judicial bonaerense a fin de que se determine “si eventualmente es posible que se pueda asegurar el resguardo de la salud del detenido en el ámbito del lugar en el que se encuentra privado de la libertad”.

Conocé el testimonio de la denunciante del cura Raúl Sidders: “Abusó de decenas de adolescentes”

La noticia significa un gran alivio para Rocío, sus abogades y quienes la acompañan en su lucha por juicio y castigo para quien abusó de ella durante años en el marco de las confesiones realizadas en el colegio San Vicente de Paúl.

Habrá que ver ahora qué nueva coartada planificarán desde la defensa de Sidders. Como ya se informó, desde hace algunas semanas, por orden del arzobispo Víctor “Tucho” Fernández, los abogados de la curia platense dejaron de representar al sacerdote (un íntimo del arzobispo emérito Héctor Aguer) y en su lugar ahora al acusado lo defiende el abogado Marcelo Peña, un experto en defender genocidas, violadores, policías criminales y demás exponentes del delito con poder.

Leé también Marcelo Peña: defensor de genocidas, policías, el marido de Píparo y el cura Sidders







Comentarios

DEJAR COMENTARIO