×
×
Red Internacional

CRISIS POLÍTICA. Rechazamos la represión contra los que se movilizan. Rechazamos al gobierno ilegítimo de Dina Boluarte: Luchemos por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana

Desde que Dina Boluarte asumió la presidencia de la República, las movilizaciones sociales se han convertido en una constante en las diversas regiones del país. Incluso en la ciudad de Lima se han desarrollado manifestaciones de rechazo fundamentalmente al Parlamento, al cual la población asocia con la corrupción. Debemos impulsar, desde abajo, la autoorganización y movilización para imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, basta de dejar que desde arriba sigan imponiendo sus intereses a costa de los derechos y las necesidades de las y los de abajo.

Foto: Luis Javier M.

A medida que han ido pasando los días, diversas regiones y pobladores, sobre todo de los sectores populares, se han empezado a sumar a las movilizaciones y protestas. Estas manifestaciones, que fundamentalmente rechazan el accionar del Parlamento y a la nueva presidenta, se expresan hoy en los cortes de la carretera Panamericana sur en Ica y en la lucha que está llevando adelante el pueblo de Andahuaylas, así como en las acciones de protesta que se vienen desarrollando en otras regiones del país.

Frente a esta respuesta legítima de la población, la Policía Nacional, ahora a órdenes de Dina Boluarte, ha respondido con una escalada represiva, gaseando, golpeando y deteniendo a las y los manifestantes, al grado tal que a la fecha ya se habla de dos muertos como consecuencia del accionar de las fuerzas represivas.

De esta manera, Dina Boluarte pretende acallar a un sector de la población que no la reconoce como su presidenta y que rechaza el accionar del Congreso, el cual, unos días atrás, dio un golpe parlamentario a través del que destituyó a Pedro Castillo, después de que este intentara cerrar el Parlamento a través de una maniobra bonapartista. Con este accionar, el Congreso terminó por desconocer la voluntad popular de la mayoría de peruanos y peruanas que en las elecciones presidenciales pasadas votaron por Castillo.

Te puede interesar: Alto a la persecución política, libertad para Pedro Castillo

Este golpe parlamentario ya se venía cocinando desde el primer día que Pedro Castillo pisó el palacio de gobierno. A ello se deben los dos pedidos de vacancia anteriores y los diversos procesos de investigación por corrupción abiertos, en complicidad con la Fiscalía de la Nación, contra el ahora expresidente peruano.

La vacancia de Castillo por parte del Parlamento, no fue entonces un acto democrático ni algo que se le parezca, sino todo lo contrario, fue en realidad un acto antidemocrático – por eso nosotros lo calificamos como golpe parlamentario -, el mismo que se dio, no porque el exmandatario y su entorno político sean en realidad un peligro para los intereses económicos de los grandes empresarios nacionales y extranjeros (en los 16 meses de gestión de Castillo este mantuvo intactos los pilares del modelo neoliberal y del régimen del 93), sino porque a estos sectores no les cabe y hasta les parece “un mal ejemplo” que un docente provinciano que estaba por fuera de las “élites” políticas haya llegado al gobierno de un país altamente centralista, clasista y racista.

Con la asunción de Dina Boluarte lo que pretende la derecha política y el empresariado es re oxigenar el régimen político para seguir aplicando los planes de ajuste contra el pueblo trabajador. Esto quedó claramente evidenciado en la composición del nuevo gabinete ministerial que acaba de juramentar Boluarte, el cual está compuesto mayoritariamente por técnicos muy cercanos a los grandes poderes económicos, fundamentalmente a la mega minería.

Es por ello que nosotros desde la Corriente Socialista de las y los Trabajadores (CST) rechazamos al nuevo gobierno de Dina Boluarte, ya que lo consideramos un gobierno al servicio de los capitalistas y de la casta política congresal, así mismo, porque consideramos que su asunción es consecuencia de un golpe parlamentario maquinado por los sectores más reaccionarios del Congreso en complicidad con los medios de comunicación, la Fiscalía de la Nación, las fuerzas armadas y policiales.

Así mismo, rechazamos y condenamos la represión policial contra quienes vienen desarrollando acciones de lucha en las diferentes regiones del país y hacemos un llamado al pueblo y a las y los trabajadores a movilizarse contra este gobierno ilegítimo, y en ese marco ir desarrollando espacios de autoorganización obrera, campesina y popular desde donde pelear también por la implementación de una Asamblea Constituyente Libre y Soberana (ACLyS) como salida política a la presente crisis.
Solo una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, nacida de la movilización social y sostenida en espacios de auto organización obrera, campesina y popular, permitirá que se exprese realmente la voluntad popular. Aquí sus miembros podrán ser revocables según la voluntad de sus electores, y cobrarán el salario de un trabajador calificado, terminaremos así con los privilegios de los actuales congresistas y evitaremos que se transformen en una casta política divorciada de las grandes mayorías como sucede actualmente.

Una Asamblea Constituyente de este tipo, es decir, con las facultades de intervenir y abordar todos y cada uno de los grandes problemas nacionales, sin restricciones de ninguna índole y sin la posibilidad de que instituciones del régimen fujimorista puedan vetar o rechazar sus resoluciones, es una Asamblea que puede permitir a las grandes mayorías trabajadoras y del pueblo pobre llegar al convencimiento de que solo con un gobierno de las y los trabajadores y el pueblo podrá avanzarse en resolver las grandes demandas de trabajo, tierra, salud, educación etc.

Te puede interesar: Ante el intento fallido bonapartista de Castillo y el golpe parlamentario de derecha en Perú

Perú, 11 de diciembre de 2022
Corriente Socialista de las y los Trabajadores


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias