×
×
Red Internacional

Hace un par de semanas ocurrieron dos hechos escandalosos en la destilería ubicada en el Dock Sud. Primero, se registró una violenta explosión que dejo el saldo de un obrero con serias quemaduras y seguido a esto fueron suspendidos tres operarios y brigadistas (entre los que se encuentra una mujer) que asistieron a su compañero accidentado y cuestionaron las reiteradas fallas en la seguridad de la planta.

Lunes 6 de septiembre | 14:02

Hace un par de semanas ocurrieron dos hechos escandalosos en la destilería ubicada en el Dock Sud. Primero, se registró una violenta explosión que dejo el saldo de un obrero con serias quemaduras y seguido a esto fueron suspendidos tres operarios y brigadistas(entre los que se encuentra una mujer) que asistieron a su compañero accidentado y cuestionaron las reiteradas fallas en la seguridad de la planta.

La patronal Shell se encuentra en una ofensiva contra los trabajadores. ya son reiterados los ataques. Al calor de la pandemia que ha dejaron una serie de fallecimientos entre efectivos y contratados, se destapó la negligencia en tanto a las medidas de seguridad e higiene. La patronal aceleró su ritmo persecutorio, primero suspendiendo a nueve trabajadores durante julio acusándolos de compartir un espacio de la planta sin distanciamiento social, pero omitiendo que no estaba acondicionado en el marco de los protocolos por la pandemia del Covid-19; luego despidiendo a Marcos Ortiz quien continua en lucha por su reinstalación y tiene un fallo cautelar que deja a la empresa en la ilegalidad.

Las fallas en la seguridad e higiene se ponen en el centro, por ejemplo el servicio ambulatorio falló tardando más de 40 minutos en este último accidente. También tuvo demoras ante el desvanecimiento de un contratista en la puerta de la refinería semanas atrás.

Sumado a esto, este año las paritarias han sido en cuotas y sin retroactivos, muy por debajo de la inflación real que ha superado en el año el 50%, mientras los precios de los combustibles han subido escalonadamente.

Quién está detrás de este desprecio a la vida obrera y de las persecuciones realizadas?: la patronal de Raizen que controla la planta desde el 2018.

El grupo Raizen: un nuevo gigante de los biocombustibles famoso por optimizar el ritmo productivo (de sus trabajadores)

El Grupo Raizen surgió en Brasil en el 2011 como parte de la integración conjunta (joint venture) de Shell y el Grupo brasilero Cosan; ambos se reparten por partes iguales las acciones de la nueva empresa.

Rápidamente el grupo Raizen se convirtió en el principal fabricante de Etanol de caña de azúcar y el mayor exportador de azúcar de caña en el mercado global. A su vez en Brasil se ramificó al negocio de la energía a través de la distribución y comercialización de combustible, la propiedad de una importante red de estaciones de servicio y pasó a ser la responsable del suministro en distintos aeropuertos del país vecino. También controla la distribución de gas en distintas regiones de San Pablo.

En el 2018 desembarcó en Argentina adquiriendo los activos en la destilación y comercialización de Shell Argentina. Dando el primer paso en la internacionalización de este nuevo gigante de los biocombustibles que en el mundo empresario es reconocida por sus avances tecnológicos y por optimizar sus ritmos productivos.

Cosan: el nuevo socio bolsonarista de Shell

El Grupo Cosan, el nuevo socio de Shell es un poderoso grupo económico de Brasil de una existencia centenaria controlando el negocio de la azúcar y desde los últimos años también en la producción de etanol. En Brasil prácticamente monopoliza todo el proceso de producción de la azúcar. Cuenta con 175 mil hectáreas de cultivo.

Además, en el año 2008, el Grupo Cosan compró la sucursal brasileña de Exxon Movil y a partir de entonces se ubicó como el principal productor brasilero de lubricantes y pasó a exportar a 40 países de Asia y Europa. Luego de la fusión con Shell pasó a ser la quinta empresa más grande de Brasil –tercera, en el ranking de energéticas– ha contado con una facturación anual que roza los u$s 21.000 millones.

Como parte de la extensión y el fortalecimiento de sus negocios y por su apoyo declarado al golpe contra Dilma Rousseff, el Grupo Cosan colocó a un allegado al grupo como jefe de gabinete de los dos primeros años del gobierno de Bolsonaro. Ese personaje llamado Onys Lorenzoni, un ferviente impulsor de la reforma laboral desde el 2021, como parte del recambio ministerial impulsado por Bolsonaro para darle mayor peso a los militares en su gobierno, pasó a ser Ministro de Trabajo a pesar que el propio Lorenzoni esta acusado de financiar su campaña electoral a través de recibir 10 millones de reales aportados por hacendados y ejecutivos que habían sido descubiertos explotando trabajo esclavo.

El CEO de Cosan, Rubens Ometto es un magnate bolsonarista que cuenta con una fortuna de 1.200 millones de dólares que no detuvo sus fortunas allí. A esto se sumó la adquisición de los activos de refinación y comercialización de Shell en la Argentina por u$s 950 millones. Se anuncio inversiones de 715 millones de dólares con instalación de nuevas plantas, tecnología puesta en aumentar los ritmos de producción y no en mejorar las condiciones laborales.

Te puede interesar: Petroleros: reducir la jornada laboral, no dejar la vida en la refinería y acabar con la pobreza

Con el desembarco de Raizen volvió Teofilo Lacroce quien, luego de haber sido CEO de Shell Brasil reemplazó a Aranguren. La intención de ambos grupos fusionados, Raizen y Shell, es amasar ganancias a costa de los trabajadores. Lacroce es quien había garantizado sus negocios en Brasil, y fue un ferviente defensor de la reforma laboral y previsional promulgada por el macrismo. Miembro de la familia patricia de Amalia Fortabat quien amasó fortunas de 1800 millones de dólares.

Como se puede ver la nueva sociedad entre la bolsonarista patronal de Cosan y los flexibilizadores que representan a Shell Argentina viene con la flexibilización laboral bajo el brazo. El empeoramiento de las condiciones de seguridad y la persecución de aquellos trabajadores y trabajadoras que la denuncian es solo el anticipo de lo que se viene en el marco de la crisis económica y social que vive el país y de la negociación del acuerdo con el FMI que teje el gobierno y que aplaude la oposición de derecha.

El presidente Alberto Fernández reivindicó a esta patronal profundamente antiobrera en sus recientes visitas a la destilería, los trabajadores petroleros tienen que avanzar en su organización para enfrentarla. Es necesario que el sindicato convoque a asambleas por turno y sector para poder decidir en unidad y democráticamente como defendernos. Hace falta unificar a toda la refinería con una sólida organización por abajo, empezando por elegir delegados electos por sector que representen a todos los trabajadores y con mandatos de base. Tenemos que prepararnos ante un escenario de ataque patronal.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias