×
×
Red Internacional

El reclamo por la reinstalación de Marcos Ortiz, despedido durante la pandemia, continúa. Ante la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo la multinacional petrolera recurrió a absurdos argumentos, y confesó que usa cámaras de seguridad para espiar a los trabajadores en su lugar de descanso.

Jueves 7 de julio | 12:30
Foto: Naranja Petrolera

Raízen - Shell actualmente está pasando por un proceso de ampliación de la producción para asegurar sus ganancias. Las mismas nunca se detuvieron, incluso durante la pandemia. Fue en este marco que suspendió por 29 días a 8 trabajadores y despidió a Marcos Ortiz, acusándolo de romper protocolos que no existían. Estos protocolos fueron un reclamo de los trabajadores a un mes del inicio de la pandemia, como también los hisopados y distintas medidas concretas para cuidarnos como esenciales.

Te puede interesar: Despidos: Raizen - Shell sigue incumpliendo la ley

Ante Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo la multinacional intentó usar como prueba capturas de una cámara de seguridad que está instalada en una sala de descanso de forma ilegal. La instalación de la misma no está declarada y notificada al personal conforme el artículo 70 y 71 de la Ley de Contrato de Trabajo. Este artículo resalta el hecho de que los controles patrimoniales de la empresa no pueden afectar la intimidad de los trabajadores; en el lugar donde se tomaron capturas de imágenes no existe ni material ni información confidencial que pueda justificar este accionar. La empresa viene envalentonada con una política de suspensiones y despidos, y Marcos Ortiz había si uno de los impulsores del petitorio de reclamo de hisopados.

Continuando con esta línea de ataque, la patronal realizó 8 suspensiones más, tres de ellos brigadistas (bomberos de la refinería) que buscaban explicaciones, ante la presencia de dirigentes del sindicato, sobre un accidente que dañó seriamente a un operador de la refinería en el sector de Movimientos. Luego los ataques continuaron contra integrantes de la lista Rosa que había intentado presentarse a elecciones de comisión interna. Dicha elección se realizó de forma totalmente fraudulenta e ilegal. Últimamente la empresa despidió sin causa por “baja performance” a dos trabajadores del taller mecánico, sentando un precedente de ataques inédito que hay que enfrentar.

Fernando Luna, trabajador reinstalado, licenciado en seguridad e higiene y miembro de la Naranja Petrolera, en una entrevista con este diario expresó: “Están cada vez más a la vista los argumentos y mentiras de la empresa para justificar sus ataques, vamos a denunciar cada caso y movilizarnos para enfrentarlos”. Gustavo Michel de la Naranja Petrolera agregó “Es necesario que la Comisión Interna y el sindicato convoquen a asambleas y medidas de lucha, de lo contrario hay que exigirlas con organización por abajo. Hay que frenar esta oleada de ataques, que no solo sufrimos los petroleros sino el conjunto de los trabajadores y sectores populares. En el caso de los movimientos sociales se los reprime, se les abren causas y atacan constantemente desde los medios de comunicación. Desde Milei hasta Cristina atacan duramente a estas organizaciones. Creemos que estos ataques se dan en el marco del ajuste del FMI de la mano del gobierno de Alberto y Cristina, ataques que tenemos que enfrentar”.

Te puede interesar: 9 de julio a las calles. Gran convocatoria: decenas de organizaciones llaman a marchar por otra salida a la crisis




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias