×
Red Internacional

¿Cómo fue la intensidad de los conflictos durante abril? ¿Quiénes las protagonizan, los sindicatos o los autoconvocados? ¿Qué ramas son las más “candentes”? Las luchas por “recuperar lo perdido”, informe especial sobre Neuquén y Tucumán.

Según los datos registrados por el Observatorio de Conflictividad Laboral- LID (1) durante el mes de abril se observan 301 acciones conflictivas que corresponden a 105 conflictos.

Realizamos este informe en medio de una segunda ola de contagios que vuelve a impactar en las condiciones laborales, sanitarias y económicas de los trabajadores.

Nuestro interés surge de analizar la organización y respuesta de los trabajadores a los ataques por parte de los empresarios y el Gobierno Nacional. Por lo que en el siguiente informe registramos la conflictividad laboral protagonizada por la clase trabajadora en su conjunto (ocupados y desocupados) durante el mes de abril. Realizamos esta informe a partir del relevamiento de distintos medios, nacionales y locales, de los centros urbanos más importantes del país (2).

¿Cuáles son las demandas que motorizan los conflictos?

Tomamos la distinción que realiza el Ministerio de Trabajo entre conflictos y acciones conflictivas (refiere a las acciones “simultáneas o sucesivas” en el tiempo dentro del desarrollo de un conflicto general). El siguiente análisis acerca de las demandas que motorizan los conflictos lo realizamos sobre el número de conflictos.

Porcentaje de conflictos según tipo de demanda
Porcentaje de conflictos según tipo de demanda

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales.

Si observamos el gráfico vemos que priman los reclamos por paritaria y recomposición salarial (32.8%), seguido por la reincorporación de trabajadores despedidos (17.5%), en tercer lugar por por los conflictos por seguridad e higiene (15.5%) y luego una serie de categorías que hacen a las condiciones de trabajo que aglutinan un 11% (condiciones laborales, regulación de contrato, pase a planta, infraestructura y servicios).

Un primer dato que se desprende del gráfico es que la mayor cantidad de conflictos se desarrollan por el salario ya que si sumamos los conflictos por la recomposición salarial y por paritarias (32.8%) con los conflictos por pagos adeudados (3.1%) da un total de 35.9% por esta demanda. Con gran predominancia de conflictos por paritarias y recomposición salarial. Creemos que la crisis sanitaria y económica ha profundizado una recesión que ya estaba en marcha. La nueva situación fue aprovechada por el Gobierno y los empresarios para seguir afectando el salario real que ya estaba en caída.

Durante el 2020 y los comienzos de este 2021, se produce un nuevo ataque al salario real tanto por vía de la inflación como por una reducción salarial durante la pandemia. Lo cual nos podría llevar a pensar que este importante porcentaje de las luchas actuales pueden estar motorizadas por recuperar lo perdido durante los años de macrismo, que a pesar de las expectativas de muchos sectores tiene una continuidad durante los dos años de pandemia y el gobierno de Alberto Fernández.

Podés leer: El lujo de comer: los precios de los alimentos acumulan una suba de 18,55 % en el año

La última actualización en el mes de marzo de la Canasta de Consumos Mínimos calculada por ATE Indec, para un hogar compuesto por una pareja de 35 años con dos hijos en edad escolar escaló a $92.928. Lejos está esta cifra del actual salario de los trabajadores. Según el último informe del observatorio de les trabajadores en la Pandemia- LID, esto se confirma cuando vemos la expansión interanual del 6,5% de la pobreza y del 2,5% de la indigencia para el segundo semestre de 2020, que llega al 42 % de pobres y 15 % de personas indigentes respecto a la población total nacional. En ese marco, es que los salarios se degradan progresivamente y sobre esa base puede explicarse el aumento de la conflictividad laboral por el salario.

En segundo lugar, al igual que en el mes de marzo pero con una leve alza, que aunque desde el Gobierno se intente mostrar que no hay despidos debido a la prorrogación hasta fin de año del DNU que prohíbe las suspensiones y despidos, vemos que un 15.6% de los conflictos es por la reincorporación de trabajadores despedidos, sumado a un 2.3% de conflictos que se deben a cierres de planta por lo que también las demandas están relacionadas a la continuidad y recuperación de los puestos laborales.

Por último, vemos en relación al informe de marzo un aumento en los conflictos que tienen motivo las condiciones de seguridad e higiene pasando de un 8.1% de los motivos del mes de marzo a un 16.4% en abril. Los sectores donde se expresan este tipo de demandas es en docentes con la discusión acerca de los problemas de la presencialidad en medio de una Segunda Ola, y los trabajadores de la salud. Además del conflicto de choferes que exigen ser vacunados, o el paro de los trabajadores del Subte de la Línea E por protocolos.

¿Qué pasa en los sectores más precarizados de la clase trabajadora?

Respecto a la composición de los trabajadores en conflicto, un 78.8% se constituye por trabajadores en relación de dependencia formal, un 20.2% de trabajadores informales que se encuentran no registrados o aquellos trabajadores asalariados en blanco pero que no cuentan con derechos laborales básicos (jubilación, seguro social, etc) ni estabilidad (contrato por tiempos) y un 1% de desocupados. Un aspecto que creemos importante resaltar es que el porcentaje de conflictos en el sector informal puede estar subrepresentado ante la ausencia de registro. Ahora bien, nos interesa detenernos en los conflictos que protagonizan estos sectores informales y de trabajadores asalariados sin derechos laborales, es decir, precarizados.

El intento de las empresas de avanzar aún más en los derechos laborales produjo en muchos casos conflictos a lo largo y ancho del país. En algunos casos por la resistencia de esos sectores de retroceder aún más en sus condiciones, y en otros porque tenían la expectativa de “recuperar derechos”. Dentro de los mismos podemos ejemplificar la pelea contra los contratos irregulares por condiciones laborales de los trabajadores de EMA, Argencobra, Luminitec, y Rowing. Destaca la pelea por condiciones laborales, en el conflicto de los trabajadores del citrus en Tucumán contra el trabajo a destajo que empuja a jornadas de 12 horas, en los trabajadores municipales de Jujuy, de Lomas de Zamora.

A su vez, dentro de los conflictos en salud, encontramos unidad entre trabajadores formales y trabajadores de la salud contratados, como en Neuquén donde el eje reivindicativo central era el aspecto salarial, y se incluía en las demandas el pase a planta de todos los contratados. También dentro de estas “disputas por la precarización” se encuentra el conflicto de los tercerizados ferroviarios, de los trabajadores de MCM (Línea Roca), Comahue (Mitre) y Líderes (San Martín). Las demandas de los tercerizados del transporte eran contra descuentos arbitrarios y las condiciones de trabajo en términos de seguridad e higiene que luego se transformó en una pelea por el pase a planta.

Cuando analizamos las demandas del conjunto de sectores (formal e informal) veíamos una gran preponderancia de los conflictos por aumento de paritarias y recomposición salarial, al analizar lo que sucede particularmente en los trabajadores informales y precarizados encontramos la siguiente distribución: las paritarias y recomposición salarial constituye el 27%, le sigue un contundente 15.9% por el pase a planta permanente y un 14.3% por la regulación de contratos. Lo que nos parece distintivo es el peso que tienen demandas cuyo motor no es la movilización ante ataques directos, sino por reivindicación de condiciones laborales como el pase a planta y la regulación de los términos de contratos que constituye el 41.3% de las demandas de los sectores informales.

Por último, se encuentran los conflictos protagonizados por cooperativistas y trabajadores desocupados. Ya en marzo habíamos destacado el “marzo piquetero” con múltiples jornadas. Este mes este sector volvió a expresarse, son los que se ven más perjudicados con el aumento de la crisis social. Quienes hoy son parte del plan Potenciar Trabajo están cobrando 10.500 pesos, y se han movilizado en numerosas oportunidades. De sus principales demandas fueron el aumento de salarios para los y las cooperativistas, además del aumento de programas sociales y asistencia en los comedores. Realizaron movilizaciones al Consejo de Salario el 27 de abril, cuando confluyeron con trabajadores ocupados en conflicto, como desarrollaremos más abajo.

Las acciones de lucha

En este apartado nos interesa analizar cuáles son las acciones que priman en las acciones conflictivas analizadas. Si observamos el gráfico N°2 encontramos que el método más que predomina dentro de las acciones conflictivas son las marchas, movilizaciones, caravanas o concentraciones (31.2%), seguido por los cortes o bloqueos (27.2%), y en tercer lugar los paros (18.3%).

Porcentaje de acciones según tipo de medida
Porcentaje de acciones según tipo de medida

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales.

Un dato que nos interesa destacar es el alto porcentaje de las acciones conflictivas que incluyen métodos radicalizados. Es decir que lo que se destaca es la utilización de métodos que incluyen respuestas más duras desde distintos sectores de la clase trabajadora. Esta tendencia se observa en el alto porcentaje de acciones que son corte o bloqueos, porcentaje que asciende en relación a nuestros datos de marzo pasando de ser un 19.5% en el mes de marzo a un 27.2% en el mes de abril. Este dato contrasta aún más con los que brindó el Ministerio de Trabajo para el mes de noviembre del 2020 donde los cortes, bloqueos y ocupaciones constituían un 9.7% y en diciembre un 12.5%.

Este aumento en la cantidad de conflictos y acciones que incorporan métodos radicalizados, incluso sobre el mes de marzo, tiene como base los conflictos de los trabajadores del citrus de Tucumán, que afectan la zona agro-industrial de esa provincia y de los trabajadores de salud de Neuquén, que cortaron la ruta del petróleo afectando una de las posiciones estratégicas del país, el yacimiento de Vaca Muerta, afectando directamente la producción, el transporte y la distribución de gas y petróleo. A su vez, lo observamos en los bloqueos a las grandes terminales del Puerto de Buenos Aires, que a su vez afectaron el funcionamiento de otras industrias que utilizan insumos importados. Encontramos que con esas medidas pretenden afectar directamente las ganancias empresariales, golpear en posiciones estratégicas en pos de sus demandas.

La distribución geográfica de los conflictos

En este punto queremos analizar la distribución geográfica de la conflictividad. Nos detenemos primero en la distribución de los conflictos y luego nos preguntamos sobre su intensidad según provincia.

Porcentaje de conflictos según provincia
Porcentaje de conflictos según provincia

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales.

Si miramos la cantidad de conflictos por provincia obtenemos el siguiente “ranking” de provincias con mayor cantidad de conflictos. Sobre este gráfico, observamos un nivel creciente de conflictividad respecto al mes de Marzo (30.2%) en la zona metropolitana del país aumentando a un 42.3%, que se divide entre Buenos Aires (29.8%) y Capital Federal (12.5%). Recordemos que en el mes de marzo afirmamos una tendencia donde los conflictos comenzaban a tener lugar en el interior del país y nos preguntamos si se extendería al centro del país. Con los datos de abril podemos afirmar que hubo un cierto “contagio” a la zona metropolitana del país.

Dentro de los conflictos de la zona metropolitana se destacan conflictos de docentes de la La Plata, de CABA, Bahía Blanca, docente universitarios, de salud como del Larcade, la Clinica San Andres y el conflicto de residentes, los choferes de la línea 60, 203 y 440, los tercerizados del transporte, etc.

Otro aspecto interesante a analizar es la “intensidad” de los conflictos, nos preguntamos ¿Cómo se distribuye la intensidad de los conflictos? ¿Cuáles son las zonas con mayor “intensidad”?Por esto analizamos lo que sucede en la distribución geográfica ya no de los conflictos, sino por cantidad de acciones conflictivas con el fin de analizar las provincias más “calientes”. El porcentaje de las acciones conflictivas por provincia nos puede indicar cuales son las provincias que concentran la mayor cantidad de acciones. Observemos el gráfico N°4:

Porcentajes de acciones según provincia
Porcentajes de acciones según provincia

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales.

Si vemos este gráficos observamos que los porcentajes se invierten al mostrar la “intensidad” de los conflictos. La mayor cantidad se concentra en Neuquén con un casi 28%, seguido por Buenos Aires (22.6%) y en tercer lugar aparece Tucumán (16.2%) superando a Capital Federal (10.4%). Vemos que los cambios se producen principalmente debido a dos provincias que destacan, por la profundidad de las luchas, sus métodos y coordinación. Tanto Neuquén como Tucumán, si bien no representan "cuantitativamente" un número distintivo en cantidad de conflictos, si lo hacen en términos de la cantidad de acciones conflictivas que tuvieron. Nos detendremos en ellas:

La histórica lucha de los trabajadores de la salud en Neuquén

La provincia de Neuquén concentra el 28% de las acciones conflictivas nacionales, con una cantidad de 52 acciones. El 75% de estas corresponde al conflicto de los trabajadores de la salud, en el cual nos queremos detener.

El conflicto de salud Neuquén es previo al mes de abril, desde el 25 de febrero los trabajadores se vienen organizando en toda la provincia en rechazo al acta acuerdo paritario firmado por el Gobierno de la provincia y las conducciones de ATE y UPCN para los estatales de la provincia.

Durante el mes de abril registramos 22 acciones que se corresponden a cortes de ruta, y 13 acciones que se corresponden a marchas y movilizaciones. Además de los sucesivos paros realizados principalmente la primera semana de abril. En el gráfico N°5 se puede observar su distribución en términos porcentuales.

Porcentaje de acciones según tipo de media
Porcentaje de acciones según tipo de media

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales.

La radicalidad de estas acciones también se debieron a los puntos centrales en los que se realizaban. Los numerosos cortes realizados diariamente comenzaron a dirigirse hacia el corazón de Vaca Muerta lo cual comenzó a darle otra relevancia al conflicto. Los medios de comunicación muestran las imágenes de estos cortes que afectan a las ganancias de las multinacionales y los millonarios del país.

Podés leer: Rebelión de la salud en Neuquén: hitos de una lucha que ya hace historia

Un porcentaje importante tienen las marchas y movilizaciones en su mayoría convocadas desde el apoyo popular a los trabajadores de la salud, se realizaron caravanas, marchas de antorchas, movilizaciones al centro político en apoyo a los trabajadores de salud. El apoyo masivo al conflicto de salud fue acompañado por paro en judiciales y docentes en solidaridad (aunque estos no se extendieron en el tiempo por decisión de sus conducciones), por las comunidades mapuches, trabajadores ceramistas, petroleros, ollas populares de los movimientos sociales, y el conjunto del pueblo neuquino.

Destaca el piquete de Añelo donde hubo una pueblada en la que participó prácticamente el conjunto de los ciudadanos. El 14 de abril se realizó una marcha de 5 mil personas al centro neuquino, para el día 15 este número se había duplicado a 10 mil personas movilizadas en apoyo a los trabajadores. La alianza con la comunidad mapuche, que fue clave en el “control del territorio” en la zona petrolera, fue una de las claves de la radicalidad del conflicto. También la decisión de afectar directamente la producción y ganancias de las multinacionales petroleras y de esa manera golpear el “corazón” del poder económico. Esas acciones y la enorme simpatía popular fueron lo que abrió una crisis política en el gobierno provincial.

Luego de 60 días de conflicto lograron que el Gobierno del MPN diera un aumento salarial para el conjunto de los trabajadores estatales de la provincia.
La metodología de acción basada en golpear donde más duele que comenzaron los trabajadores de Neuquén se contagio en Río Negro donde también los trabajadores de la salud salieron a la calle por sus salarios y por condiciones laborales. También llegó hasta Tucumán donde las rutas se empezaron a llenar de piquetes. Veamos que paso en esta provincia.

Los trabajadores del citrus en Tucumán

Otra de las provincias con mayor intensidad en los conflictos es Tucumán, con 32 acciones que corresponde al 16% del total de acciones. Dentro de las acciones de esta provincia corresponden en su mayoría al conflicto protagonizado por los trabajadores del citrus, además también se destaca la lucha de los choferes de AETAT.

Los trabajadores del citrus de Tucumán comenzaron el conflicto el 10 de abril debido a un acuerdo paritario firmado por UATRE con las empresas limoneras (Citrusvil, Citromax y Citrícola San Miguel). En discordancia con este acuerdo, los trabajadores comienzan a auto organizarse bajo la pelea de reapertura de las paritarias. Pero también los trabajadores denuncian las precarizadas condiciones de trabajo: trabajan todo el día, a destajo para alcanzar el jornal. Cobrar su salario depende del día de trabajo, si llueve o si la fruta no está bien se trabaja poco, por ende baja o cae su salario.

La metodología de lucha es como la de los trabajadores de la salud neuquinos, priman de forma abundante los cortes de ruta en distintos puntos de la provincia de sur a norte: en Concepción, Los Ralos, El Cajón, La Ramada y Piedrabuena. Los cortes de ruta son el 94% de las acciones que realizan estos trabajadores. Desde el día 10 de abril, se registraron 17 cortes de ruta durante el mes de abril que corresponden a casi todos los días exceptuando los fines de semana.

Te puede interesar:Voces de los trabajadores del citrus desde los cortes de ruta en Tucumán

Lo que se destaca a su vez es que en esta provincia el 14% presenciaron choques con la policía. Para nombrar algunas de estas acciones: el 22 de abril la Gendarmería y la policía de Tucumán detienen a 5 cosecheros en Macomita. El día 29 de abril en un corte frente a la citrícola San Miguel, la policía detuvo a 19 cosecheros. A la vez que un operativo policial impedía la protesta de los cosecheros en el Molino, ciudad de Concepción. Lo mismo sucedió el día 30 en las rutas y en la citrícola San Miguel.

¿Cuáles son las ramas con mayor conflictividad?

En el gráfico N°6 pretendemos analizar la distribución de los conflictos según su rama productiva, en ese marco las ramas que se destacan por su nivel de conflictividad es el sector de salud e higiene con el 22.3%, educación con un 16.5% y los trabajadores de administración pública también con un 16.5%. A su vez, destaca el sector de transporte y almacenamiento con el 12.6%.

Distribución de conflictos según rama
Distribución de conflictos según rama

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales

Al igual que el mes pasado se destaca el nivel de conflictividad de los trabajadores de salud e higiene (21%). Dentro de este sector ocupa un lugar importante el conflicto de Neuquén en la primera línea de combate que contagio a los trabajadores de salud de Río Negro. La situación del personal de salud es crítica: llega a la Segunda Ola con 500 fallecidos y 80.000 infectados, con salarios miserables y pésimas condiciones laborales. Esto explica que en los reclamos de este sector predomina la demanda por paritarias (67%), además de las condiciones de trabajo y seguridad e higiene.

En distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires aparece la conflictividad de este sector: en la Clínica Constituyentes de Morón, en el Hospital del Niño de San Justo; en Córdoba con asambleas y “parazo” contra los despidos; en Tucumán marcharon a Casa de Gobierno por aumento salarial, mejores condiciones y los compañeros fallecidos; en Mar del Plata hubo abrazos, paros y movilizaciones en los hospitales públicos; y continúa la lucha en el Hospital Larcade y la Clínica San Andrés.

El sector de la educación representa una de las ramas que se destaca por su conflictividad con un 16,5%. Las principales demandas que levantan son por seguridad e higiene y por paritarias y recomposición laboral. Además, de los reclamos que vienen levantando por conectividad, infraestructura, vacunación. Particularmente el auge de los conflictos se produjo en CABA luego de la suspensión de la presencialidad como medida ante la segunda ola en gran parte de las provincias, en La Ciudad de Buenos Aires Rodríguez Larreta quiso imponer la presencialidad y como respuesta los docentes iniciaron un paro. Lo mismo sucedió en muchos distritos de la provincia de Buenos Aires así como en Mendoza, Tucumán, Misiones y otras provincias. En este caso, las medidas de lucha se caracterizaron principalmente por paros, movilizaciones.

En tercer lugar se encuentran los trabajadores de administración pública, dentro de los cuales se destacan trabajadores municipales de diferentes provincias que luchan contra despidos como los municipales de Cinco Saltos en Río Negro, y los municipales de Catamarca; o por el pase a planta y la regulación de contratos. Este tipo de conflictos muestra que están siendo atacados por parte del Estado, es el propio Estado que decreta la prohibición de despidos,y es el que aplica un ataque a los trabajadores. Pero al mismo tiempo, los conflictos que se dirigen hacia el Estado que incluyen no sólo a los estatales sino también a los trabajadores de educación y a trabajadores de salud alcanzan el 60% del total de los conflictos.

En cuarto lugar se encuentran los trabajadores del transporte con un 12.6%. Dentro de los conflictos de este sector, se encuentran los portuarios de la Terminal 5 del Puerto de Buenos Aires que están en conflicto por la defensa de sus puestos de trabajo y las condiciones laborales. Un conflicto duro con medidas de corte y bloqueos en varias terminales, con desalojo policial, con asambleas de manera autoconvocada. También es destacable, el conflicto de los choferes de la Línea 60, 203 y 204que cortaron la Panamericana y otros accesos, reclamando un salario mínimo de 100.000 pesos, vacunación y protocolos. además, de los conflictos de los tercerizados ya descritos anteriormente.

¿Qué actores convocan a los conflictos?

Nos interesa detenernos en los actores que convocan a los conflictos y analizar si existe algún cambio en relación con la tendencia que observamos en el mes de marzo acerca del predominio de las acciones convocadas por trabajadores autoconvocados o por organizaciones de base.

Porcentaje de conflictos según tipo de organización convocante
Porcentaje de conflictos según tipo de organización convocante

Fuente: elaboración propia en base a medios nacionales y provinciales

Si observamos el gráfico N°7 vemos que esta tendencia se mantiene ya que los conflictos que están dirigidos por autoconvocados y organizaciones de base da un total de 41.5%, si sumamos los conflictos convocados por autoconvocados (27.4%) con los convocados por las organizaciones de base (6.6%), y las que convocan en común organizaciones de base y autoconvocados (7.5%). Mientras que los conflictos dirigidos por sindicatos es del 52.8%.

Ahora bien, si observamos estos mismos datos ya no por conflicto, sino por acciones conflictivas notamos que el número total de acciones convocadas por autoconvocados y organizaciones de base asciende al 60%, mientras que las acciones convocadas por los sindicatos descienden a un 35.8%. Lo cual nos da el dato de que los conflictos dirigidos por los primeros son de mayor intensidad que los segundos.
Por esto, de los datos podemos concluir que existe una preponderancia de las acciones convocadas por autoconvocados y organizaciones de base.

¿Hay tendencias a la unidad de distintos sectores?

En el mes de abril observamos un aumento de las tendencias a las unidad en la acción y ejemplos iniciales de coordinación entre distintos sectores en conflicto. En los conflictos más profundos como en Neuquén donde hubo un enorme apoyo y solidaridad de trabajadores estatales, petroleros, docentes, ceramistas, cooperativistas y el pueblo neuquino con los trabajadores de salud.

Dentro de la zona metropolitana es para destacar que el Encuentro de coordinación de ocupados y desocupados el 17 de abril que se realizó en la fábrica recuperada Madygraf. En el mismo participaron trabajadores ferroviarios tercerizados, tercerizados eléctricos de Ema y Edesur, aeronáuticos de GPS-Aerolíneas Argentina y Latam, gestiones obreras como Gotan, la Asamblea Permanente de Guernica, Comisión Interna del Hospital Italiano (ATSA) así como otras organizaciones y delegados de Salud, trabajadores de la Clínica San Andrés y del Hospital Larcade, docentes precarizados de la Zona Oeste, el Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive, entre otras junto con organizaciones de trabajadores como ANCLA y el Movimiento de Agrupaciones Clasistas.

De ese Encuentro salió votada la participación de los trabajadores para el 27 de abril, que fue una importante movilización de coordinación entre sectores ocupados y desocupados en CABA, por salario, contra los despidos y la precarización, donde luego de realizar una acción en el Obelisco confluyeron con las organizaciones sociales como el FOL, Polo Obrero, Teresa Vive, Barrios de Pie, etc que marcharon al Consejo del Salario.

Principales conclusiones, podemos observar las siguientes tendencias:

Durante el mes de abril se observan 301 acciones conflictivas que corresponden a 105 conflictos.
La mayor cantidad de conflictos se desarrollan por las condiciones salariales, abarcando el 35.9% por esta demanda. Con gran predominancia de conflictos por paritarias y recomposición salarial. También se destacan los conflictos por reincorporaciones y por condiciones de seguridad e higiene.

En cuanto a lo que sucede en los sectores informales, nos parece distintivo el peso que tienen demandas cuyo motor no es la movilización ante ataques directos, sino por reivindicación de condiciones laborales como el pase a planta y la regulación de los términos de contratos.

Encontramos un aumento en relación a marzo en los conflictos que se desarrollan en la Zona metropolitana, pasando del 30.2% a un 42.3%. Sin embargo, al analizar la “intensidad” de los conflictos, es decir, la cantidad de acciones tomando su distribución geográfica vemos que la mayor intensidad se encuentra en la provincia de Neuquen, seguido por Buenos Aires y en tercer lugar Tucumán.

Destacamos la radicalidad por los métodos e intensidad del conflicto protagonizado por los trabajadores de salud de Neuquén, que a su vez contaron con el apoyo de sectores importantes del pueblo neuquino. Además destacamos la radicalidad también del conflicto de los trabajadores del citrus de Tucumán.

Dentro de los sectores con mayor nivel de conflictividad se destacan salud e higiene, estatales, educación y transporte. Continúa la tendencia de una importante cantidad de conflictos impulsados por autoconvocados y organizaciones de base.

Observamos una profundización en la tendencia a la radicalización de los métodos de lucha por parte de la clase trabajadora, destacándose el aumento en los cortes y bloqueos. Produciéndose un aumento incluso del mes anterior. A su vez, en Neuquén la radicalización se expresó en los métodos como también en la alianza encabezada por los trabajadores de salud con los mapuches, otros sectores de trabajadores y el pueblo de conjunto, con un ataque profundo a las ganancias patronales y al Gobierno del MPN.

La coordinación aparece como un proceso incipiente pero que empieza a ser visto por muchos activistas como una forma de fortalecer sus luchas pero también apoyar a otras.

(1) Grupo de sociólogos y sociólogas junto a estudiantes de sociología y trabajo social de la Universidad Nacional de La Plata, UNSAM norte, Universidad de Lanus, Universidad Nacional de La Matanza.

(2) Los diarios sobre los que se basa este registro son los siguientes medios nacionales: La Nación, Clarín, Página/12, Tiempo Argentino, Crónica, La Izquierda Diario, Infogremiales, Izquierda Web, Prensa Obrera, Mundo Gremial, Gremiales del Sur, Agencia CTA, Linea Sindical. Y los siguientes medios locales: Diario Uno (Mendoza); Los Andes (Mendoza); La Capital (Santa Fé); El Litoral (Santa Fé); La Voz (Córdoba); Hoy Día (Córdoba); Lmneuquén (Neuquén); Diario Río Negro (Río Negro); El Dia (La Plata); Pulso Noticias (La Plata); La Capital (Mar del Plata); El tribuno (Jujuy); Nuevo Diario (Salta); La Gaceta (Tucumán); El Litoral (Corrientes); El Esquiu (Catamarca); Diario Norte (Chaco); El Diario(Entre Rios); La Rioja (La Rioja); El Chubut( Chubut); Primera Edicion (Misiones); Tiempo de San Juan (San Juan); El Diario de La Pampa (La Pampa); Diario Formosa (Formosa).




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias