×
×
Red Internacional

Necesitamos un paro activo y que sea un verdadero canal de expresión de nuestros reclamos.

Natalia LópezDocente universitaria | FHYCS UNJu

Jueves 1ro de septiembre | 12:43

El pasado jueves 18 de agosto se reunió la mesa de revisión paritaria, en la que se encontraban representantes de las federaciones, el Ministro de Educación Jaime Perczyk y el Secretario de Políticas Universitarias Oscar Alpa, para acordar el segundo tramo 2022.

El ofrecimiento del gobierno fue un indiscutible e inamovible 21% en tres cuotas, que sumado al 41% impuesto en marzo, suma un %62 anual, cuando la proyección inflacionaria del Banco Central es del 90,2% nuestro salario ante una diferencia de 27 puntos, queda muy por detrás de la inflación.

Está "oferta salarial" fue aceptada por el resto de las burocracias cómo FAGDUT, CONADU, FEDUN, UDA y CTERA, firmando inmediatamente el acta acuerdo. Nuestra Federación Conadu Histórica fue la única que no firmó el acta, y sesionó en un Congreso Extraordinario al día siguiente.

El mismo resolvió tomar medidas de fuerza y definió un paro de 48 para el 24 y 25 de agosto, medida que tuvo un amplio acatamiento a nivel nacional y que en algunos lugares como Rosario, las y los docentes se movilizaron.
El mismo 25, reunido el Plenario de Sec. Generales de ConaduH, aprobó la continuidad de las medidas de fuerza para ésta semana, 1 y 2 de septiembre.

Estando en la segunda semana de paro, seguimos exigiendo a nuestro gremio ADIUNJu lo necesario del llamado a asambleas para que las y los docentes podamos intercambiar cuál es la mejor manera de llevar adelante ésta medida de fuerza, con qué acciones, para que el paro sea un verdadero canal de expresión de nuestros reclamos y se visibilice lo que se está viviendo en las aulas, nuestras condiciones de trabajo y las cada vez más golpeadas condiciones de estudios.

Es una tarea del gremio hacer expansiva la medida de fuerza, llegar a todas y todos los docentes con información, exponer nuestros reclamos, mostrar un paro activo, con clases públicas e incluso asambleas interclaustros, para que discutamos medidas elementales con el conjunto de lxs actores de nuestras universidades.

Aunque es la misma Conadu Histórica quién evita hablar de la necesidad de un plan de lucha para hablar de un plan de acción gremial, es necesario desarrollar y profundizar las medidas de fuerza.

Nuestra situación salarial sólo se entiende en medio del ajuste fiscal y las metas qué el gobierno le prometió cumplir al FMI. A esto hay que sumarle la última resolución oficial del gobierno, la 826/2022 que reduce fondos disponibles para educación, salud y para el plan Procrear, áreas sumamente sensibles y que impactan directamente en nuestras condiciones de trabajo y estudio. En educación el recorte es de 50.000 mil millones que afecta directamente al programa Conectar Igualdad, refacciones edilicias y la construcción de jardines de infantes, lo que Perczyk no reconoce como ajuste y lo denomina "readecuación de fondos". Una burla.

Las y los docentes necesitamos asambleas para qué de conjunto elaborar un plan de lucha serio, y a la altura del ajuste, para enfrentar el plan que llevan adelante el gobierno nacional, los rectores y las burocracias sindicales.

Hay que pelear por aumento de salarios y recuperar lo perdido frente a la inflación. Ningún docente bajo línea de pobreza. Aumento para jubilados y pensionados. Salario para las y los docentes ad-honorem y ayudantes de segunda. Aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo en todas las universidades del país.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias