×
Red Internacional

La segunda ola de coronavirus ya estalló. Neuquén superó los mil casos en un día y el sistema de salud está colapsado con el 100% de las camas ocupadas. Los trabajadores y trabajadoras autoconvocados denuncian la situación sanitaria y las condiciones laborales.

Julieta KatcoffSecretaría de las Mujeres Hospital Castro Rendón

Lunes 24 de mayo | 09:03

El jueves en cadena nacional, Alberto Fernández anunció nuevas restricciones a la circulación en el marco del salto de los contagios por coronavirus. Estamos viviendo “el peor momento desde que comenzó la pandemia", dijo el presidente.

El viernes, en Neuquén, el gobernador Omar Gutiérrez en una conferencia de prensa con todos sus ministros y ministras, menos la ministra de Salud, Andrea Peve, adelantó su adhesión al decreto nacional.

Tanto el gobierno nacional como el provincial reconocen la gravedad de la situación pero ninguno anunció ninguna medida de fondo que permita enfrentar la crisis sanitaria, social y económica a la altura de la grave situación que describen.

En Neuquén esta semana se superó la barrera de los mil casos en un día y el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva se mantiene en el 100%.

La situación es más grave que el 2020 y no sólo porque esta cepa del virus es más “agresiva”, inmensamente “más contagiosa” que la anterior, sino porque el Estado no tuvo la decisión política de tomar las medidas necesarias para hacer frente a la pandemia protegiendo la salud y la vida de la población.

Durante un año no invirtieron en Salud, no destinaron los presupuestos necesarios para llegar a esta ola que ya se preveía, con el recurso humano necesario, la infraestructura y aparatología adecuada. Sin afectar los intereses de los grandes empresarios y clínicas y laboratorios privados, no le vamos a ganar a la pandemia.

Son los trabajadores y trabajadoras de la primera línea los sostienen hoy los hospitales públicos y garantizan la atención de la población.

Flor Salto

Trabajadores y trabajadoras denuncian el colapso desde la primera línea

-Jimena, enfermera de la Unidad Covid del hospital Castro Rendón

El año pasado contábamos con 38 camas para pacientes críticos con requerimiento de Ventilación mecánica y otras 22 para pacientes de Clínica Médica; pero que actualmente, hay sólo 15 camas para pacientes que requieren ventilación mecánica invasiva (hoy ocupadas en su totalidad) y 23 camas para Clínica médica, de éstas últimas 5 debieron ser destinadas a pacientes críticos.

De los 11 terapistas que había en el 2020, que tampoco era el plantel óptimo, actualmente quedan 6

A esta situación, se le suma el déficit de recurso humano, ya que de los 11 terapistas que había en el 2020, que tampoco era el plantel óptimo, actualmente quedan 6 profesionales, por ende, los pacientes con ventilación mecánica invasiva hospitalizados en el sector de Clínica Médica están siendo atendidos por Médicos Clínicos. En cuanto al personal de enfermería también se ha visto reducido, con incapacidad de dar cobertura a un número superior de pacientes con ventilación mecánica invasiva.

- Bruno, enfermero de la Terapia Intensiva de adultos del hospital Castro Rendón

Actualmente tenemos las diez camas ocupadas. Todos pacientes de COVID de diferentes edades, de grupos de riesgo, otros sin patologías, sin antecedentes pero las diez camas ocupadas. Y si bien se desocupa una cama, ya sea por fallecimiento del paciente, o porque tiene la suerte de salir de la parte crítica por el COVID, se llena enseguida porque hay mucha demanda, tanto interhospitalaria que vienen de la guardia o en otros pisos más las derivaciones, pero todo el tiempo hay pacientes esperando. Se trabaja a cama caliente.
Hace un rato falleció una persona, ya se descontaminó y ya está otro paciente, o sea que es un giro de cama importante. Hay muchos pacientes esperando una cama de terapia.

Flor Salto

-Claudia y Gabriela, enfermeras del Servicio de la Guardia de Emergencias de Adultos

El gobierno tiene que invertir en salud, no sólo en lo edilicio. Tiene que formar al personal y prever que en la pandemia era inaceptable la cantidad de médicos, enfermeros que había para tanta población.

Se nos fueron cinco emergentólogos de la guardia que fueron suplantados por médicos residentes. No entró gente a cubrir esos puestos, están quedando muy pocos. No han parado las urgencias. En nuestro servicio hay pacientes de clínica, paciente de urgencia y de terapia. Tres tipos de pacientes en la última semana.

Inversión, eso es lo que necesitamos del gobierno

El gobierno tiene que invertir en recurso humano y en lo edilicio. En los shock rooms están todos los cables cruzados para enchufar la aparatología necesaria y las camillas son super viejas, los colchones principalmente. Inversión, eso es lo que necesitamos del gobierno.

Un destrato a la primera línea

La primera línea llega a esta segunda ola luego de haber protagonizado una enorme rebelión por condiciones salariales y laborales. Sin embargo, las medidas anunciadas lejos están de cuidar a los y las trabajadoras de la salud que se encuentran en esta situación padeciendo sobre sus espalda, la falta de personal, el destrato y la precarización laboral, el cansancio producto de las extenuantes jornadas laborales que deben cumplir, que incluyen recargos permanentes y sin poder hacer uso de ningún tipo de licencias.

Pero además, los y las trabajadoras vienen siendo atacados por el Gobierno provincial del MPN con descuentos a sus salarios, inicio de causas penales y sumarios administrativos como modo de disciplinar a quienes junto con la comunidad pasaron durante dos meses de la primera línea enfrentando al Coronavirus a la primera línea de la lucha en defensa de la salud pública.

Flor Salto

-Bruno de la Terapia Intensiva de Adultos

Desde marzo hasta hoy han renunciado alrededor de diez médicos terapistas y eso no es menor porque se necesita personal entrenado con años de experiencia, tanto enfermería como médicos. Y acá si bien han ingresado eventuales, se los trató de formar lo más rápido que se pudo, entre nosotros mismos porque nadie baja a enseñarle a los eventuales que ingresan, nosotros nos ponemos al hombro esa tarea también y les vamos enseñando.

Sin armas los mandaron, porque no tienen experiencia, no se hace un enfermero de atención al paciente crítico de la noche a la mañana. Después en tema de mucamos se están reforzando con eventuales, los mandan a la guerra así nomás.

-Claudia y Gabriela de la guardia de emergencias

Nos sentimos super desvalorizadas, desde un primer momento que hicimos el reclamo contra la oferta salarial que nos hicieron fue humillante para todo el trabajo que nos aguantamos durante el primer año de la pandemia y lo que seguimos aguantando ahora, fue un destrato total, humillante es la palabra.

El recurso humano está faltando porque el trabajo aumentó una cantidad, la calidad de atención que requiere un paciente ahora en la guardia, demanda mucho más cuidado, un paciente ventilado, en los shock room estamos por turno solo tres enfermeros que es insuficiente cuando tenes cuatro pacientes ventilados más los ocho boxes de adelante. Tres enfermeros es imposible que garanticen la atención a los pacientes.

Se le comunicó a los jefes, se le pidió que aumentara el número de personal en cada turno. El que termina pagando los costos es el paciente, nosotras estamos cansadas, pero el paciente se lleva lo peor porque no podemos brindar el cuidado que se merece.

-Noemi, es enfermera de la Terapia Intensiva del hospital de Zapala

Junto a sus compañeras de servicio hicieron nuevamente pública la exigencia del pase a planta permanente de todos y todas las trabajadoras eventuales, que sin estabilidad laboral, son las que sostienen la atención a pacientes críticos en la zona centro de la provincia.

Somos los que estamos con el paciente desde que ingresa hasta que se va, queremos el reconocimiento a la primera línea

Somos dieciséis enfermeros de terapia intensiva, estamos precarizados, estamos excluidos del último listado que sacó ATE y el Ministerio de Salud. Nosotros solicitamos el pase a planta permanente , somos la primera línea somos los que atendemos a los pacientes críticos.
Queremos nuestro pase a planta permanente, estamos excluidos del convenio colectivo de trabajo porque no tenemos acceso a ningún tipo de derecho, ni a las licencias profilácticas que son los cinco días que podríamos haber descansado cuando teníamos menos pacientes, ahora en este momento es imposible que esa licencia se tome porque estamos con sala llena no tenemos cama. Somos los que estamos con el paciente desde que ingresa hasta que se va porque no puede ingresar su familia a cuidar el paciente. Nosotros queremos el reconocimiento a la primera línea.

-Jessica enfermera del servicio de Ginecología

Trabajo en el tercer piso en el sector de ginecología, desde que comenzó todo esto, el sector ha mutado radicalmente, ahora es un piso polivalente. En el servicio contamos con veinticuatro enfermeras de las cuales una se fue porque la pidieron desde el quinto por falta de personal. Quedamos veintitrés para cumplir con cuatro turnos por día, turnos de seis horas. El total de camas habilitadas actualmente es de dieciocho camas con una relación de enfermero - paciente de cinco - uno.

Tenemos las dieciocho camas ocupadas, a veces no podemos parar a tomar agua.

Somos todas mujeres en el servicio, con esta relación de paciente enfermera, y con todos los cuidados que requieren, nos quieren aumentar la cantidad de internados. Necesitamos recurso humano si quieren seguir ingresando pacientes con este tipo de tratamiento, y recurso humano especializado. Ahora tenemos las dieciocho camas ocupadas, a veces no podemos parar a tomar agua. Todo el tiempo estás laburando.

-Magalí, enfermera de la Terapia Intensiva de adultos

Tenemos muchos recargos ya que estamos con varios compañeros aislados por covid y por contacto estrecho, no tenemos el espacio suficiente en la central, ni en la cocina que es donde desayunamos y mide 2×1,5 ni en los vestuarios que es un pasillo de 1 x 2 pegado al baño osea que si uno pasa al baño no podes entrar a cambiarte y se hace larga la espera tanto para entrar y para salir. Además de que con estos espacios no se puede mantener la distancia que se requiere.

Flor Salto

Falta recurso humano, ya que por turno somos 5 enfermeros y si estamos dentro de los box no tenemos a nadie que nos alcance lo que nos falta. Si bien cada vez que vamos a entrar tratamos de llevar todo lo necesario siempre hay algo que falta o se nos pasa y para esos casos no tenemos a nadie.

Esta situación, más los descuentos, más la incertidumbre de saber si nos van a mandar sumarios o no, nos tiene bastante agobiados.

Es de público conocimiento que venimos de dos meses de ardua lucha y esto nos ha agotado tanto física como mentalmente, esto más los descuentos más la incertidumbre de saber si nos van a mandar sumarios o no, nos tiene bastante agobiados.

Recursos hay, no hay decisión política

La lucha de los trabajadores y trabajadoras de la salud en la provincia, que bloqueó junto a las comunidades mapuches y el pueblo de Añelo la ruta del petróleo en Vaca Muerta, mostró que recursos hay, lo que no hay es la decisión política de tocar los intereses de las multinacionales, las clínicas privadas y grandes empresarios.

Andre Zarto

Es imprescindible la implementación de un presupuesto de emergencia para fortalecer la salud pública, que posibilite la adecuación de la infraestructura hospitalaria, la incorporación de personal y aparatologías específicas para garantizar la calidad de atención a la población.

Mientras que en la salud pública se ponen de manifiesto los años de vaciamiento y desinversión, los empresarios de la salud privada dieron cuenta esta semana que un día de internación en Terapia Intensiva en estos establecimientos tiene un costo de 150.000 pesos por paciente. Es urgente la centralización del sistema de salud para que todos los recursos disponibles públicos, privados y de obras sociales, estén al servicio de combatir la pandemia, bajo la órbita del Estado y con control de trabajadores y la comunidad.

Hoy solo una minoría de la población está vacunada. El Estado debe garantizar vacunas masiva para el conjunto de la población.

La primera línea no puede atacarse cuando son quienes están al frente sosteniendo la salud del pueblo

Como medida urgente para cuidar a la primera línea, se tienen que anular todos los sumarios y causas penales y restituir los días de paro descontados.

La gran mayoría de los y las enfermeras de áreas críticas son personal eventual sin estabilidad laboral. No se puede estar en la primera línea con condiciones laborales precarias con la incertidumbre de perder el trabajo. Tienen que pasar a planta permanente de todo el personal contratado.

Los trabajadores y trabajadoras de salud autoconvocados con su lucha demostraron donde están los recursos pero también dónde está la fuerza para dar una salida a la crisis sanitaria, económica y social que vivimos: en la unidad de los trabajadores y trabajadoras junto a la población.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias