×
×
Red Internacional

Norte de África.Protestas en Túnez por la toma del poder del presidente Saied

Es la primer gran manifestación en Túnez desde que el presidente Kais Saied tomó el poder y destituyó al parlamento en julio.

Sábado 18 de septiembre | 18:15

Los manifestantes han tomado las calles de la capital de Túnez, en una muestra de rechazo público hacia la decisión del presidente Kais Saied de aumentar sus poderes.

Miles de personas se manifestaron en el centro de Túnez el sábado coreando "Cierra el golpe" y "Queremos volver a la legitimidad", "la gente quiere que fracase el golpe" y sosteniendo pancartas pidiendo la restauración del parlamento y la democracia.

Los partidarios de Saied llevaron a cabo una contramanifestación coreando, "la gente quiere disolver el parlamento".

La protesta, que fue recibida con una fuerte presencia policial en la avenida Habib Bourguiba, fue la primera gran manifestación desde que Saied declaró el 25 de julio que estaba destituyendo al primer ministro, suspendiendo el parlamento y asumiendo la autoridad ejecutiva: movimientos que sus oponentes tildaron de golpe de Estado.

El bulevar, que fue un epicentro de las protestas de la Primavera Árabe de 2011 que vieron el derrocamiento del gobernante Zine El Abidine Ben Ali, tiene una fuerte presencia simbólica en la imaginación política de Túnez.

El presidente, que fue profesor de derecho constitucional, justificó su decisión citando medidas de emergencia en la constitución que sus críticos y muchos académicos legales dijeron que no apoyaban su intervención.

Te puede interesar:
El presidente de Túnez destituye al primer ministro y disuelve el parlamento tras las protestas

La semana pasada, uno de los asesores de Saied dijo a la agencia de noticias Reuters que el presidente planeaba suspender la constitución y ofrecer una versión reformada a través de un referéndum, lo que provocó la oposición de los partidos políticos y del poderoso sindicato UGTT.

Aunque muchos tunecinos acogieron con satisfacción la decisión de Saied de disolver el parlamento profundamente impopular, su incapacidad desde el 25 de julio de nombrar a un primer ministro u ofrecer un plan a largo plazo ha provocado una frustración cada vez mayor.

Kais Saied ha justificado sus acciones como una "corrección de rumbo" después de que estallaron grandes manifestaciones en todo el país en julio contra el alto desempleo, la corrupción y lo que se consideraba una clase política ineficaz.

El martes, Saied dijo que no "trataría y negociaría con agentes y traidores y con los que pagan dinero para ofender a su país".

"Este es un estado con dos regímenes, un régimen aparente, el de las instituciones, y un régimen real, el de la mafia", dijo, aparentemente en referencia a Ennahda.

Los líderes políticos se han quejado de la constitución desde que se acordó en 2014, pidiendo que se cambie a un sistema más directamente presidencial o más directamente parlamentario.

La preocupación está creciendo, tanto internamente como de la comunidad internacional, de que Túnez pueda perder los nuevos derechos y el sistema democrático (burgués) ganado luego del proceso de movilizaciones en 2011 que desató la “Primavera Árabe” que volteó al régimen vitalicio de Zine El Abidine Ben Ali.

Varios grupos de derechos humanos han expresado su preocupación por las acciones de Saied, advirtiendo del creciente autoritarismo.

Human Rights Watch (HRW) y la Asociación Tunecina para la Defensa de las Libertades Individuales han emitido advertencias sobre el aumento de "actos de represión arbitrarios y por motivos políticos" después del 25 de julio.

Ocho semanas después, Saied aún debe nombrar a un primer ministro. Ha rechazado las acusaciones de golpe y ha presentado sus movimientos como una oportunidad para purgar a una élite corrupta.

Si bien desencadenaron una crisis constitucional y suscitaron acusaciones de golpe de Estado, las medidas de Saied fueron en un principio ampliamente populares en un país que sufre de estancamiento económico y parálisis política. El sistema político surgido luego de la Primavera Árabe no terminó de dar respuesta a las necesidades estructurales del país.

El producto interno bruto (PIB) se redujo en un 9 % el año pasado, los precios de productos básicos se han disparado y un tercio de los jóvenes están desempleados. Por eso no es de extrañar que la mayoría de los manifestantes que se enfrentaron a las fuerzas represivas estos últimos días sean en su mayoría jóvenes y adolescentes, que vieron como la caída de Ben Alí no modificó sus condiciones materiales y vida y solo pueden vislumbrar un futuro sombrío por delante.

En este sentido, Saied aprovechó el debilitamiento político de los partidos como Enahda (Renacimiento) para avanzar sobre los derechos democráticos conquistados. Sin embargo, este giro autoritario tampoco dará respuesta a los reclamos de millones que viven en la pobreza de Túnez, más bien avanzará en represión.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias