Mundo Obrero

CÓRDOBA / CONICET

Protestan en Córdoba contra el ajuste en la ciencia

Al igual que en varias ciudades del país, hoy en Córdoba se desarrolló una protesta contra los recortes y despidos en el sector de ciencia y tecnología y en el marco del día del investigador científico.

Miércoles 10 de abril | 17:14

La protesta de los trabajadores de la ciencia se realizó esta mañana en la plazoleta del Fundador. Contó con intervenciones artísticas, semaforeadas y stands donde se exhibían algunos de las investigaciones que se realizan en los distintos institutos científicos de Conicet en Córdoba. Además de los recortes que sufre el sector, el viernes pasado se conocieron los resultados de los ingresos a carrera de investigador. Esta convocatoria significa en la práctica el ingreso a la planta permanente, dejando el trabajo precarizado que significan las becas doctorales y posdoctorales de Conicet. Más de 2100 postulantes quedaron sin trabajo y sin la capacidad de continuar con sus investigaciones.

Respecto a cómo afectan el ajuste al funcionamiento de los institutos de investigación, una encuesta realizada por trabajadores del Conicet Córdoba reveló que más del 78% de ellos utiliza dinero de sus fondos personales para solventar sus investigaciones, más del 86% han visto afectadas sus investigaciones por los recortes y un 82% sufre deficiencias en su lugar de trabajo. Más del 70% ha sufrido, incluso, afecciones a nivel emocional o físico producto de las condiciones de trabajo.

Desde La Izquierda Diario dialogamos con quienes participaron de la protesta.

Eduardo Mattio. Soy director del Centro de Investigación de la Facultad de Filosofía y Humanidades. Considero que el ajuste a la ciencia y la tecnología se enmarca en las políticas de ajuste que afectan a toda la población, estas áreas son agentes del estado que pueden paliar alguna de las necesidades que esos sectores más vulnerables sufren. Por lo tanto, es muy preocupante que, desde que asumió, el gobierno de Cambiemos, en lugar de apostar, aunque sea mínimamente, al mejoramiento de las condiciones de ciencia y técnica en la Argentina la fue vaciando de una manera muy grave.

Faltan bienes elementales para que los laboratorios puedan hacer su trabajo, ingresa muy poca gente a la carrera de investigador/a del Conicet. En las universidades públicas el presupuesto ha ido decreciendo y, lamentablemente, no hay ninguna pista de que eso vaya a mejorar. Somos una variable de ajuste, como si la investigación fuese un lujo, siendo que es el lugar donde justamente se piensan las soluciones en ciencias sociales, en humanidades, en tecnología o ciencias naturales.

¿El ajuste afectó más a las ciencias sociales?

En general la campaña de desprestigio que han tenido las ciencias sociales y humanas me parece que no es gratuito, sino que tiene que ver que es lugar desde donde se puede producir toda una serie de recursos críticos para discutir este modelo, este modo de pensar el país, la ciencia, la economía.

Te puede interesar: Reclamo en el Conicet contra la reducción de cupo y la falta de presupuesto

Maximiliano. Soy personal de apoyo (técnico) del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra. Respecto al personal de apoyo, hacen rendir los concursos, pero no salen los nombramientos para que no se hagan efectivos los cargos. Esto pasa desde el 2015. Entonces somos muy pocos técnicos para la cantidad de becarios e investigadores que tenemos. En el instituto donde yo trabajo hay 110 investigadores y soy el único técnico que hace corte delgado de materiales, un solo técnico para separación de mineral, un solo técnico para la parte de geoquímica. Además, estamos nuestro salario está muy desactualizado en las paritarias que se rigen por UPCN.

Pía y Virginia, trabajadoras administrativas en el CCT Córdoba: Conicet Córdoba tiene 50 personas contratadas bajo la modalidad artículo 9 que se renuevan en forma anual. A fin de año no sabemos si nos renuevan el contrato para el año siguiente. Del total la mitad trabajamos en el CCT y la otra mitad en los institutos. Es decir que somos 25 personas para manejar más de 3 mil investigadores, becarios y personal de apoyo, distribuidos en casi 50 unidades ejecutoras. Tampoco está ingresando más gente.

No tenemos ningún convenio sectorial y estamos bajo la línea de pobreza. Hoy la categoría más baja está cobrando cerca de $ 16 mil y la intermedia, donde estamos la mayoría, $ 20 mil.

Te puede interesar: Más de 2.100 científicos del Conicet quedaron en la calle

Matías, docente universitario y postulante a la carrera de investigador: El año pasado volví a presentarme para el ingreso a carrera del Conicet, tenía la recomendación de la comisión asesora que evalúa el proyecto y de la junta de calificación y promoción, pero nuevamente no ingresé. Este año la convocatoria fue particularmente difícil porque de los 450 cargos disponibles 150 eran para temas estratégicas, 150 para el programa de fortalecimiento de universidades y 150 para temas generales. En ciencias sociales y humanas es muy difícil adaptar la investigación a una transferencia directa a la sociedad o algún tipo de tecnología, que es lo que se prioriza. En las comisiones de esos temas los porcentajes de ingreso son bajísimos.

Lo de este año es una continuidad con lo que pasa desde el 2016, cuando fue el primer recorte grande. Hay un redireccionamiento del conocimiento hacia lo que es inmediatamente aplicable y, por lo tanto, dependiente de los imperativos del mercado.

En el 2016, los 450 que quedamos afuera a pesar de haber sido aprobados entramos en un convenio (PRIDIUN) para ocupar cargos en las universidades nacionales, que tenemos que concursar antes del 31 de diciembre de este año. Si antes de esa fecha no se hace el concurso, quedamos sin trabajo de nuevo. Fue solo un parche provisorio.

Lo que pasa en el Conicet es parte de un problema estructural, tiene que haber más presupuesto para ciencia y técnica. El Conicet no tiene que ser un mecanismo expulsivo, pero eso tiene que ver con cómo se concibe el conocimiento científico en el país, termina siendo un ámbito parecido a una empresa. En la Universidad, entre un 70 % y un 80 % del trabajo lo realizan personas son cargos más bajos y menor dedicación. Hoy un Jefe de Trabajos Prácticos con dedicación simple y título de doctor está cobrando entre $ 7.000 y $ 8.000. La gran masa de docentes que sostienen la universidad están precarizados, sin estabilidad laboral porque son interinos y muy por debajo de la línea de la pobreza.

Solidaridad de la Izquierda

Durante la radio abierta, los trabajadores de Conicet expresaron la realidad que se viven y en qué consisten las investigaciones que llevan a cabo. varias personas se acercaron a expresar su solidaridad. Entre ellas Mauro Jorge, estudiante y candidato a legislador: Vengo a traer la solidaridad del PTS, del Frente de Izquierda y de la legisladora Laura Vilches. Soy estudiante de Cine y estoy imputado por la Justicia Federal por la toma del Pabellón Argentina el año pasado. Actualmente soy candidato del FIT para la Legislatura.

El golpe que acaban de sufrir los trabajadores de Conicet a nivel nacional con más del 83 % de trabajadores que pierden su lugar de trabajo después de 7 años de investigación, después de 7 años de trabajo colectivo, es parte de una política por la cual el FMI no va a dejar que en la educación pública ni tampoco en la investigación a nivel nacional se dé un paso adelante.

Mientras esté la intervención en el banco central por parte del FMI no va a haber plata para educación, no va haber plata para ningún tipo de política que les interese a los sectores populares y al pueblo trabajador y los trabajadores de la educación pública.

Los despidos en el Conicet son parte de un sistema de precarización laboral que se impuso durante muchísimos años y que hoy al sistema educativo nacional le toca mucho más de cerca. Pero que hoy en Córdoba hay un 60 % de jóvenes que trabaja de manera precarizada y la desocupación llega al doble del promedio. Desde el PTS-FIT les damos toda nuestra solidaridad ante toda acción que lleven adelante y vamos a pelear y aportar nuestro grano de arena para que cada uno de los reclamos se haga visible.

Decimos fuerte que necesitamos un CONICET democrático, necesitamos que termine la injerencia de las empresas dentro del pensamiento científico nacional y necesitamos libertad de investigación. ¡Con el FMI no hay CONICET que aguante!







Temas relacionados

Conicet   /    Ciencia   /    Córdoba   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO