×
×
Red Internacional

Opinión.Proponen incorporar a un empresario como Ministro de Vivienda al Gobierno de Pedro Castillo en Perú

Daniel Salaverry, empresario ex fujimorista, es promovido con el apoyo del “marxista leninista” Vladimir Cerrón, a ocupar el Ministerio de Vivienda y Construcción en el nuevo gobierno de Pedro Castillo, lo cual pone en evidencia los enormes límites de la ideología estalinista que promueve Cerrón.

Rosa ZapataMilitante de la Corriente Socialistas de las y los Trabajadores "CST" de Perú

Sábado 24 de julio | 17:02

El pasado 22 de julio, el Secretario General del Partido oficialista Perú Libre, Vladimir Cerrón, quien invitó al candidato y ahora presidente Pedro Castillo a su plancha electoral, ha señalado que Daniel Salaverry sería el próximo Ministro de Vivienda en el gabinete de Pedro Castillo. Aunque Cerrón señala que esta designación ha sido una propuesta de Pedro Castillo, también menciona que fue una propuesta debatida y consensuada en el partido, lo que confirmaría la política conciliadora con las patronales y sus agentes por parte del líder e ideólogo de Perú Libre, quien se autodenomina como “marxista leninista”.

¿Quién es Daniel Salaverry?

Daniel Salaverry es un empresario dedicado al sector de construcción. Fue accionista de la empresa DSV Constructores, además de ser apoderado de la empresa constructora Yanasara SAC y gerente general de la empresa Coinsa SRL. Hijo de hacendados y familias aristócratas, es tataranieto del ex presidente y general Felipe Santiago Salaverry del Solar. [1]

Daniel Salaverry fue militante del Partido Aprista Peruano desde los años 2002 hasta el 2014, logrando ser elegido regidor de la Municipalidad Provincial de Trujillo en el año 2006 por este partido de la derecha. En el año 2016 postula al Congreso en representación de la región La Libertad por el partido fujimorista Fuerza Popular, siendo cómplice del encubrimiento y blindaje de los operadores de la mafia de los cuellos blancos en el Estado que tanto defendió su bancada.

Recordemos que Daniel Salaverry dirigió la Mesa Directiva del Congreso como Presidente, excluyendo proyectos normativos que investigarían la responsabilidad penal de los funcionarios públicos implicados en la red mafiosa de “Los Cuellos Blancos del Puerto del Callao”. Entre estos, estaba el Proyecto de Ley que derogaba la Norma 30727, “Ley Oviedo”, lo que excluiría de la Federación Peruana de Fútbol al empresario azucarero Edwin Oviedo, dueño de la hacienda azucarera “Pomalca”. Salaverry contribuyó de esta forma con el blindaje a los grandes empresarios azucareros del norte, región de la que él proviene.

Edwin Oviedo presenta graves denuncias penales por corrupción, pero a la vez, graves denuncias presentadas por los trabajadores azucareros de sus empresas, quienes han denunciado en diferentes oportunidades que el grupo Oviedo no les pagaba los salarios ni los beneficios laborales conforme a ley, discriminando y hostigando a dirigentes sindicales, despidiendo y amenazando a los afiliados sindicales, en complicidad con las autoridades de Chiclayo que no lo sancionaban ni investigaban. [2]

Vladimir Cerrón ¿Marxista?

Vladimir Cerrón, secretario general del Partido Perú libre e ideólogo del mismo, hizo pública la orientación política de su partido a través de su documento denominado “Ideario Político”, el mismo que presentó ante el Jurado Nacional de Elecciones, y que generó polémica en la prensa conservadora por señalarse que el partido se declaraba “marxista leninista mariateguista”. Sin embargo, nos preguntamos, ¿Qué entiende Vladimir Cerrón por marxismo leninismo?

A la luz de sus continuas declaraciones en apoyo a la República Popular China, a Corea del Norte, a la República Popular de Laos y el apoyo acrítico al gobierno de Manuel Díaz-Canel en Cuba, además de apoyar el “socialismo del siglo XXI” que defendió Correa en Ecuador y ahora Maduro en Venezuela, podemos deducir que Vladimir Cerrón se ubica dentro del espectro político del marxismo leninismo defendido por las corrientes de origen estalinista, quienes apuestan por construir proyectos políticos de conciliación de clases con las supuestas burguesías “progresistas” nacionales (revolución por etapas) y en ese marco promueven una fuerte presencia del Estado burgués en el mercado y un sistema unipartidario como salida estratégica.

En ese entender, es necesario mencionar que en su ideario político se resta importancia a los trabajadores como sujeto social y político llamado a llevar adelante los procesos de ruptura revolucionaria con el capitalismo a partir de sus instancias de auto organización como claramente lo establece la estrategia soviética planteada y defendida por Lenin. En ese marco de defensa del estado burgués, Perú Libre en materia laboral no defiende el derecho de huelga de los trabajadores estatales, sino lo cuestiona, por eso señalan que:

“Los líderes sindicales deben capacitarse para comprender el funcionamiento económico del Estado, no es lo mismo reclamar a una trasnacional que al Estado, Correa explicó que cuando se disputa renta al capital privado se afecta al accionista, pero cuando se disputa renta al Estado se afecta a la sociedad, en el primer caso de forma legítima disminuye la rentabilidad de las acciones, en el segundo de forma ilegítima disminuyen los libros para nuestros niños, las medicinas para nuestras familias, los caminos para nuestros pueblos” [3]

Esta forma de ver el presupuesto del Estado burgués, diseñado y aprobado por la clase empresarial en el Ministerio de Economía y Finanzas, y de excluir del libre ejercicio clasista de la huelga a los obreros estatales (pues “disminuirían los libros y las medicinas”), es pura demagogia anti-sindical, y obedece a la tradición estalinista de reprimir el movimiento obrero bajo el control estatista de una casta burocrática y partido único, y de considerar ese "estatismo" como socialismo, como pasa en China, lo cual es completamente ajeno a la tradición del marxismo revolucionario.

Todo paradigma estatista represor ha funcionado en torno al “capitalismo de Estado”, lo que ha conllevado al enriquecimiento de los burócratas de los partidos políticos. Recordemos que el Partido Comunista Chino alberga a más de 80 multimillonarios en su seno, quienes se favorecen de los créditos de la banca pública y de las utilidades de las empresas estatales. Como señala André Barbieri [4] parafraseando a Bruce Dickson en su libro Riqueza y Poder, “la cantidad de empresarios capitalistas que son miembros del Partido Comunista Chino ha pasado del 13 % en 1993 al 35 % en 2008”. Es distinto expropiar y repartir el plus-valor de las empresas públicas permitiendo el control obrero y solidario de las mismas con el resto de la población, (planteamiento original de Marx), a fomentar un estatismo represor de una casta política, que paraliza el desarrollo del movimiento obrero y detiene el proyecto socialista de los trabajadores.

Recordemos que en Crítica al Programa de Gotha, Marx señala que el proyecto socialista de los trabajadores debe ser necesariamente independiente del Estado burgués. Por eso critica la visión conservadora y lasallana que los pensadores alemanes tenían respecto al Estado y sus instituciones, pues ellos olvidan que el Estado está diseñado de tal forma que responde a un interés de clase, y por ello, excluye de sus decisiones a la población trabajadora, o la reduce a su mínima expresión. Por eso es fundamental priorizar la organización solidaria de los trabajadores que combata el sistema económico y político, independientemente si estos trabajan en el sector privado o en el sector público. Lo citamos:

“El que los obreros quieran establecer las condiciones de producción colectiva en
toda la sociedad y ante todo en su propio país, en una escala nacional, sólo quiere decir que laboran por subvertir las actuales condiciones de producción (..). Y, por lo que se refiere a las sociedades cooperativas actuales, éstas sólo tienen valor en cuanto son creaciones independientes de los propios obreros, no protegidas ni por los gobiernos ni por los burgueses.” [5]

Precisamente por ello, señalamos que, pese a los prejuicios de la derecha, Vladimir Cerrón no es marxista, y como queda confirmado en los hechos, su ideario político fomenta la conciliación de los sectores obreros movilizados y en lucha con la patronal explotadora, al fomentar la participación de empresarios como Salaverry en el Gabinete de Pedro Castillo.

Referencias:

1. La República. “Daniel Salaverry, perfil del candidato presidencial de Somos Perú” Noticia de fecha 28.03.2021 https://larepublica.pe/elecciones/2021/03/28/daniel-salaverry-perfil-del-candidato-presidencial-de-somos-peru-pltc/

2. Noticia RPP. “Trabajadores de Azucarera Pomalca denuncian despidos” https://rpp.pe/lima/actualidad/chiclayo-trabajadores-de-azucarera-pomalca-denuncian-despidos-noticia-763619

3. Ideario Político de Perú Libre. Disponible en: https://perulibre.pe

4. André Barbieri. https://www.laizquierdadiario.com/Xi-Jinping-el-autocrata-providencial-en-el-centenario-del-PCCh

5. Marx. Crítica al Programa de Gotha. Disponible en: http://archivo.juventudes.org/textos/Karl%20Marx/Critica%20del%20programa%20de%20Gotha.pdf




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias