×
×
Red Internacional

Derechos de las mujeres.Prohibición del aborto en Estados Unidos: opina una enfermera de Texas

Hoy, mi estado natal de Texas ha prohibido los abortos a partir de las 6 semanas, un momento en el que la mayoría no sabe que pueden estar embarazadas, sin excepciones por violación. Como enfermera practicante que trabaja actualmente en la ciudad de Nueva York, puedo asegurar el profundo daño que causará dicha legislación.

Miércoles 1ro de septiembre | 18:31

El 19 de mayo, el gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó como legislación el notorio proyecto de ley antiaborto SB 8, también conocido como la "ley del latido del corazón". Esta prohíbe los abortos después de las 6 semanas y permite a cualquier persona, sin importar dónde residan, demandar a los proveedores de servicios de aborto y a quienes brinden asistencia financiera o transporte a cualquier persona que intente obtener un aborto después de las seis semanas. Hoy esa legislación entró en vigor después de que la Corte Suprema ignorara una apelación de emergencia para bloquear la aplicación de la ley.

La prohibición de los abortos en Texas es devastadora, pero la disposición para las demandas hará que sea casi imposible para cualquier mujer obtener un aborto de manera segura o fácil, incluso fuera del estado. Los demandantes en estos casos tendrían derecho a una indemnización de al menos $ 10,000 dólares, junto con los gastos legales. Por lo tanto, esta legislación incentiva y proporciona un recurso legal para que los anti-abortistas se movilicen contra el derecho al acceso al aborto. Les permite demandar no solo a los proveedores de servicios de aborto, sino a cualquier persona que ayude a alguien a abortar, incluso con algo tan pequeño como llevarlo a una clínica de abortos. Casi cualquier persona puede ser demandada. Les proporciona recompensas materiales para presentar estas denuncias y amenaza con empantanar a los proveedores de servicios de aborto en innumerables y costosas demandas.

Según The New York Times, esta ley prohíbe la atención de al menos el 85 por ciento de las pacientes de aborto en Texas. Además de hacer que el aborto sea inaccesible para esas personas, también significa que muchas clínicas pueden cerrar. Organizaciones como el Centro de Derechos Reproductivos han presentado una demanda para bloquear la ley antes de que entre en vigencia, pero la Corte Suprema hasta ahora ha permanecido en silencio permitiendo que la SB 8 se convierta en ley. Este es un golpe más a la lucha por un servicio básico de salud que debe ser indiscutiblemente gratuito y fácilmente disponible.

Te puede interesar La Corte Suprema de EE. UU. permite la prohibición del aborto luego de las 6 semanas en Texas

Como alguien que creció en la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, esto es especialmente devastador. Recuerdo estar saturada de mensajes conservadores y en contra del derecho a decidir en El Paso. Pensé que era irónico que la gente pudiera preocuparse tanto por un embrión o un feto, pero que guardara silencio sobre los feminicidios misóginos que ocurren al otro lado de la frontera en ciudades destinadas a proporcionar trabajadores, productos y ganancias al imperialismo estadounidense. Me sentí atormentada por los asesinatos de mujeres en Juárez, México, y fue la primera vez que empecé a ser consciente de cómo las mujeres y otras mujeres son devaluadas debido a las estructuras patriarcales racistas impuestas por el capitalismo.

Esta hipocresía “pro-vida” sigue siendo cierta para quienes dan a luz en Texas, ya que la tasa de mortalidad materna es una de las más altas de la nación, particularmente entre las madres negras. La falta de atención a ese asunto es racista y ejemplifica perfectamente la mentira del título “pro-vida” que los anti-derechos se enorgullecen de afirmar para sí mismos.

Esta ficción vuelve a ser demasiado evidente en las acciones de uno de los"pro-vida". El propio gobernador Gregg Abbot, que recortó los beneficios de desempleo adicionales de covid en junio en un intento de hacer que las personas vuelvan a tener un trabajo inseguro en medio de una pandemia. En lugar de una política de vida y atención médica, está jugando a las guerras de Covid al prohibir las máscaras y vacunas, incluso cuando el covid-19 ha matado a más de 600,000 personas solo en los Estados Unidos. La verdad es que los conservadores están más interesados ​​en controlar los cuerpos de las embarazadas que en proteger la vida.

Como enfermera que hace abortos médicos (o inducidos por drogas) a personas embarazadas en Nueva York, creo que el aborto es un importante servicio público de atención médica. No solo debería ser legal, debería ser gratuito y accesible para cualquier persona que lo necesite. Es una parte esencial de la lucha por Medicare para todos y, en última instancia, la atención médica nacionalizada bajo el control de los trabajadores. Son personas como yo y mis compañeros de trabajo, y las pacientes a las que servimos, muchos de ellos son trabajadores esenciales, quienes deberían tomar decisiones sobre la atención médica, no la élite política.

Nadie debería tener que justificar por qué está interrumpiendo un embarazo, pero como alguien que ha estado involucrado en el trabajo del aborto durante más de 8 años, he visto innumerables razones de por qué las personas abortan, incluidas las razones que tienen que ver con las condiciones creadas por el capitalismo.

Yo misma he experimentado embarazos no deseados, uno de los cuales decidí llevar a término. Entregué a mi hijo en adopción cuando tenía veinte años. Fue una experiencia traumática dar a luz y luego renunciar a mis derechos de maternidad. Durante años, lidié con la vergüenza y la falta de apoyo que sentía como madre biológica, una identidad que no se suele discutir públicamente. A la edad de 27 años tuve un aborto a las 6 semanas de embarazo, poco antes de comenzar la escuela de enfermería en la Universidad de Yale. Ambas experiencias contrastan entre sí: mi experiencia de aborto no me dejó traumatizada como lo hizo la adopción.

Una de las tragedias de la legislación SB 8 es que obligará a muchas personas embarazadas a llevar sus embarazos a término o superar los obstáculos imposibles que se interponen entre ellas y un aborto. La SB 8 se dirige directamente a la clase trabajadora, las personas de color y los inmigrantes porque los abortos siempre estarán disponibles para los ricos que pueden permitirse viajar a lugares como Nueva York. El estudio Turnaway de UCSF encontró que aquellas a quienes se les negó un aborto y dieron a luz tenían cuatro veces más probabilidades ser pobres. Además, el salario mínimo en Texas es de US$ 7.25 dólares, lo que significa que aquellos que quieran abortar, tendrían que usar la mayor parte de sus ganancias para hacerlo, además de cuidado de niños, tiempo libre en el trabajo, alojamiento y el costo real del servicio de aborto en sí.

Es frustrante ver todo esto como una trabajadora de la salud que practica abortos todos los días. Pienso en mi paciente embarazada a la que le administré las píldoras abortivas después de que su esposo la agrediera sexualmente. Me contó cómo se preocupó por su pequeña hija que sufría de trastorno de estrés postraumático después de que su pequeña presenciara la dinámica violenta. "No puedo traer un nuevo niño a esta situación", sollozó mi paciente. Si esta paciente viviera en Texas, se vería obligada a encontrar los medios para obtener un aborto o soportar la posibilidad de exponer a su hijo recién nacido a un padre abusivo. Estoy segura de que hay numerosas personas embarazadas en Texas que enfrentan luchas similares.

La estrategia de gran parte del movimiento de derechos reproductivos ha sido entablar demandas y esperar que la Corte Suprema defienda estos derechos. Esta ha sido una estrategia fallida. La SB 8 entrará en vigor hoy en Texas. Es solo otra prueba de que la corte no apoya a personas como mis pacientes o la clase trabajadora. Se ha hecho evidente en innumerables casos judiciales, desde el final de la moratoria de desalojos hasta el restablecimiento de la política migratoria de “Permanecer en México”.

En Carolina del Sur, Idaho y Oklahomatambién aprobaron prohibiciones casi totales del aborto. Para derrotar estos proyectos de ley, las trabajadoras deben unirse para luchar por la justicia reproductiva. Necesitamos construir un movimiento masivo para defender el derecho a decidir que están siendo atacados en todo el país. Para hacer esto, necesitaremos que todas las organizaciones feministas, de derechos de los migrantes, de izquierda y todos los sindicatos de la salud se unan en este esfuerzo.

Este artículo fue originalmente publicado en Left Voice.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias