×
×
Red Internacional

Mientras el Gobierno Provincial derrochó millones de pesos para inaugurar luces de colores en el puente interprovincial y una fuente en la Plaza 25 de Mayo, muchos docentes correntinos trabajan sin agua en las escuelas y con un salario básico que no llega a los $10.000. En esta nota reproducimos algunos testimonios que describen la precarización laboral en la educación correntina.

Viernes 28 de mayo | 19:46

Siguiendo la lógica de su par porteño Horacio Larreta, el gobierno de la provincia de Corrientes encabezado por el gobernador de Juntos por el Cambio, Gustavo Valdés, destinó durante la pandemia $36.982.420 a iluminación y otro tanto a una fuente para favorecer el turismo mientras los docentes denuncian la falta de agua en las escuelas. Solo con ese dinero podría duplicar el salario básico de 3831 docentes.

La pandemia del Covid-19 profundizó las problemáticas que vive la docencia correntina y dejó a la luz las consecuencias del ajuste en educación que viene aplicando el gobierno provincial.

Tal es el caso del proceso de precarización laboral que se viene gestando durante años entre los trabajadores de la educación.

Bajo la engañosa apariencia de estabilidad laboral en el sector, se encubren los salarios que rozan la indigencia. Es de conocimiento público que el sueldo docente de esta provincia es uno de los más bajos de la Argentina, como lo demuestra el recibo de sueldo de una trabajadora de 8 años de antigüedad.

Según el INDEC una familia de cuatro integrantes necesitó cerca de $63.000, para no ser pobre y $26.677 para no caer en la indigencia, ante esta situación de salarios bajos y una costos de vidas altos, los docentes se ven obligados a tener que realizar otros tipos de trabajos, como vender artesanías o cosméticos por catálogos, albañilería, fletes o dar clases particulares, entre otros.

Peor aún, es el escenario de los más de 5000 egresados de los Institutos de Formación Docentes que están desocupados y que enfrentan la difícil y burocrática tarea de ocupar cargos y si logran conseguir algunas horas, las mismas se abonan con retrasos de hasta un año.

Esta pelea por conseguir cargos, genera todo un negocio con los Postítulos por parte de algunos gremios avalados por la Dirección de Nivel Superior del Ministerio de Educación Provincial, ya que esta formación otorga puntajes para competir por puestos de trabajo. En este sentido, cuando surgen cursos gratuitos los mismos se saturan rápidamente por la demanda y teniendo en cuenta que las plataformas son muy precarias.

Desde La Izquierda Diario (LID) conversamos con docentes de Corrientes, quienes nos contaron las problemáticas por las que atraviesan al ejercer la profesión en la provincial.

Una de ellas , de nivel secundario, que trabaja en Paso de la Patria y sus extensiones rurales, Rincón y Ensenadita nos comentaba:

LID: ¿Cuáles fueron las principales dificultades que atravesaron vos y/o tus compañeros de trabajo en los lugares donde dan clases desde que se iniciaron las restricciones el año pasado?

AB: Falta de empatía por parte de las mayores autoridades, nos exigían clases virtuales, siendo que en mi caso doy clases en lugares rurales que ni siquiera luz tienen.. La falta de conectividad y dispositivos tecnológicos es la carencia que atravesamos todos los docentes a la hora de trabajar en esta pandemia.

LID: Respecto de la experiencia anterior, en esta segunda ola ¿las dificultades se resolvieron, se agravaron o permanecen?

AB Es más leve ya que nos organizamos mejor y todavía se puede circular de alguna u otra manera llegamos a los alumnos, sé que hay colegas que imprimen los trabajos para que puedan fotocopiar.

LID: ¿Qué maneras de enfrentar estas dificultades que describís encontraron?

AB: Facilitando los trabajos de manera impresa, obvio los gastos corren por nuestra cuenta ya que te dicen que contamos con $ 270 por materiales didácticos.

LID: ¿Recibieron en tu escuela/institución elementos de bioseguridad, acondicionamientos edilicios y materiales suficientes para garantizar las clases presenciales?

AB: 20 mil pesos que se mandaron de nación en noviembre del 2020. Con el cual se compraron materiales de limpieza y sanitizantes. A la fecha de hoy no tenemos más nada, o sea está como $900 cada bidón de sanitizante, me indigna el gobierno, me indigna todo, yo no soy de las que no quiere ir a trabajar pero no tenemos medios para hacerlo con semejante pandemia, los chicos se enferman, nos enfermamos nosotros y no hay solución de nadie, estoy muy cansada.

También conversamos con docentes del nivel primario, de Corrientes- Capital quienes vienen peleando por cargos y por terminar con las asambleas precarias.

Te puede interesar: Corrientes: docentes marcharán en defensa de la educación publica

CM nos contaba al respecto:

CM: La primera dificultad que atravesamos tanto yo como muchos colegas, fue el quedarnos sin trabajo al inicio de la pandemia (al inicio de las restricciones del año pasado) consideraron que debían cortarnos las suplencias el 31 de marzo. Sea cual sea la situación del titular. Directamente no dejaban que estos renueven sus licencias.

Estamos con miedo, después de tanta lucha al inicio de este ciclo lectivo para poder volver a estar en el sistema, ya que los cargos que tomamos todos fueron de manera "precaria" como el año pasado y los anteriores. Así que el miedo a volver a quedarnos sin trabajo está latente.

LID: ¿Qué maneras de enfrentar estas dificultades que describís encontraron?

CM: Y la verdad, vivimos el día a día esperando que no vuelva a pasar. Así que soluciones no encontramos.

LID: ¿Recibieron en tu escuela/institución elementos de bioseguridad, acondicionamientos edilicios y materiales suficientes para garantizar las clases presenciales?

CM: Recibimos sí, pero poco. Por ello gracias a la ayuda de la cooperadora escolar, de la cooperadora docente podemos comprar los elementos necesarios para desinfección. En cuanto a mejoras edilicias nada, ni siquiera contamos con agua en la escuela.

Del mismo un docente de Educación secundaria de adultos, nos compartía la situación de la institución donde se encuentra trabajando:

“La principal dificultad que atravesamos fue la falta de medios tecnológicos de los alumnos. Muchos estudiantes no contaban con celulares, internet, computadoras, etc. Eso llevó a que se observé un gran abandono escolar. La gran mayoría de las dificultades del año pasado se resolvieron, hoy en día todos los alumnos consiguieron un móvil para realizar las actividades. Es decir se pudo atender a esas dificultades, pero se vieron otras más de fondo. Debimos el año pasado ser flexibles con los tiempos de entrega, la exigencia fue menos a años anteriores y hubo mayor acompañamiento para evitar el abandono. Los elementos recibidos no permitieron garantizar clases seguras. se enviaron: alcohol en gel y una pistola termómetro. “

Estos testimonios dan cuenta de la necesidad de exigir a los gobiernos que se destinen fondos para educación en la provincia. Experiencias en distintos puntos del país donde docentes en conjunto con estudiantes y las familias pusieron en pie comités de higiene y seguridad una experiencia de organización que se sigue multiplicando.

Te puede interesar: Masivo taller de Seguridad e Higiene debatió organizar comisiones en los colegios

Y a partir de estos comités, se podrían denunciar los casos en las escuelas, exigir un plan de vacunación para todos los docentes,ya que hasta la fecha solamente un 20% de los trabajadores de la educación recibieron la vacunación contra el coronavirus, según indicó una fuente gremial a este medio.

De esa manera, el Gobierno de Gustavo Valdés margina del plan de vacunación a un sector que había sido considerado como grupo prioritario cuando en diciembre último se comenzó con la campaña de inoculación en la provincia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias