×
×
Red Internacional

El Gobierno busca que los empresarios de alimenticias y supermercados - quiénes ganaron especulando con remarcaciones- accedan a un acuerdo de precios válido sólo por tres meses ¿y después? Del otro lado, los salarios compran cada vez menos, esta semana se conocerá el costo de la Canasta familiar de septiembre. El rumbo fijo: ajuste del gasto para acordar con el FMI.

Guadalupe BravoEconomista | @GuadaaBravo

Martes 19 de octubre | 10:33

La semana pasada en la edición número 57 del coloquio de IDEA, la cúpula empresarial dejo pedidos claros que incluyen avanzar con la reforma laboral. Desde el Gobierno mantuvieron su “actitud” pro empresarial, mientras el ministro Guzmán declaró que la prohibición de despidos era una medida transitoria; Alberto Fernández fue el encargado de cerrar la cumbre patronal.

Podés leer: Cortá con tanta dulzura: las reuniones del Gobierno con los dueños del país y el FMI

La inflación retomó la senda alcista, golpeando duramente los ingresos de los sectores populares, acumula un 37% en los primeros 9 meses del año. Sin GPS para frenar los precios, el nuevo ministro de Comercio Interior, negocia con empresarios un acuerdo para “congelar precios”. Lo que dejó el discurso de Cristina, FMI y las nuevas estimaciones de la Canasta Familiar. A continuación repasamos las principales claves económicas de la semana:

*(Des) control de precios y rosca: una segunda reunión de Roberto Feletti con representantes de alimenticias y supermercados finalizó en una tregua por 12 horas. El objetivo oficial es sellar un acuerdo de precios para 1650 productos de consumo masivo, consolidando los 670 productos de Precios Cuidados e incorporar precios Super Cerca, y que principalmente sean parte de los que componen la canasta familiar.

El que avisa no traiciona, Felletti les pidió -otra vez- a los empresarios que envíen los listados de los productos que “congelarán”, buscan que los precios se retrotraigan al 1 de octubre. Algo llamativo luego de conocer la suba de inflación muy por encima de lo esperado en septiembre (3,5%). En ese mismo mes algunos alimentos tuvieron aumentos de hasta 30 %, dentro de los que más subieron están: Zapallo anco por kg (30 %), Tomate redondo por kg (20,7 %), Banana por kg (13,4 %), Café molido por 500 gramos (10,8 %), Salchichón por kilo: (8,9%), Dulce de leche por 400 gramos (8,2%), Leche fresca en sachet por litro (8,1%).

Te puede interesar: Precios desatados: causas, responsables y perdedores de la inflación

Otra vez se habla de precios congelados, señal que el desplazamiento de Paula Español no implicó un cambio en la “estrategia”, que hasta el momento no ha mostrado resultados positivos. Es una medida de campaña electoral que aplicará solo por 90 días, y que no retrotrae los aumentos que en el rubro de Alimentos y bebidas registró un alza de 53,4 %, en los últimos 12 meses, superando el nivel general.

Si los empresarios no ceden, la medida podría implementarse unilateralmente y haciendo uso de la ley de Abastecimiento. Sin embargo, Felletti se encargó de dejar en claro que no buscan afectar las ganancias de los empresarios del sector. Un dato que salió a la luz, fue que sólo 47 empresas aportan el 72% de la lista en disputa, esto demuestra la alta concentración y el poder de “mercado” que detentan.

Sin medidas de fondo que permitan controlar los precios las grandes empresas tienen todo a su favor para seguir facturando millones de pesos a costa de los bolsillos de las familias trabajadoras. Como el Grupo Arcor, que ganó $ 8.806,6 millones en el primer semestre del año, o Molinos Río de la Plata embolsó $ 998 millones en el mismo período. Sin plan para frenar la aceleración inflacionaria, los que pierde son los bolsillos populares que destinan una mayor proporción de sus ingresos a comprar alimentos.

Te puede interesar: Mientras muchos no tienen para comer, un puñado de empresas decide qué producir y a qué precios

¿A cuanto asciende la Canasta familiar?: este martes el Indec publicará los valores actualizados de la Canasta Básica Total (CBT) y Alimentaria (CBA) del mes de septiembre, que se usan para estimar la línea de la pobreza e indigencia, respectivamente. Para el mes de agosto el Indec confirmó que una familia de 4 integrantes (dos adultos y dos menores) necesitó $68.359 para superar la línea de pobreza, un aumento del 50,3 % en comparación al mismo mes de 2020.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 0,7 % en agosto respecto al mes previo, y mostró una variación interanual del 55,5 %. Así, una familia de cuatro integrantes requirió $ 29.213 para no ser indigente.

Aún con las últimas subas, el Salario Mínimo Vital y Móvil de $31.000 en septiembre se encuentra en niveles de pobreza. Lejos de recuperar el poder adquisitivo, los salarios cayeron más del 20 % en seis años.

Te puede interesar: ¿Recuperar lo perdido? El salario mínimo sigue un 30% por debajo de 2015

*Datos oficiales: También este martes el Indec se publicara la Cuenta de generación del ingreso e insumo de mano de obra para el segundo trimestre de 2021.

El miércoles el organismo de estadísticas nacional dará a conocer el Índice del costo de la construcción (ICC) para el mes de septiembre de 2021, y el Sistema de índices de precios mayoristas (SIPM).

Mientras el jueves será el turno de conocer los niveles del Estimador mensual de actividad económica (EMAE) correspondientes al mes de agosto. En julio el EMAE marcó un alza mensual leve de 0,8%, y un incremento de 11,7%. De esta manera, en los siete meses del año el indicador acumuló un alza de 10,5% en relación al mismo período de 2020.

Las mejoras de la actividad económica siguen siendo desiguales y no alcanzan para revertir el deterioro en las condiciones de vida de las y los trabajadores. Según el FMI, la economía argentina crecerá solo un 2,5 % en 2022.

Podés leer: Medidas que no alcanzan: la tarjeta Alimentar se fusiona con la AUH

Ese mismo día se conocer el resultado del Intercambio comercial argentino (ICA) para el mes de septiembre de 2021.

Cristina y el gran acuerdo nacional

El sábado desde un acto en la ex ESMA la vicepresidenta volvió a insistir con la idea (fija) de refundar "en la Argentina el pacto entre los trabajadores y el capital." Aunque en tono de reclamo dijo que los empresarios que se "fugaron capitales deben hacerse cargo y colaborar para reconstruir la Argentina". En los hechos, el Gobierno del frente de todos ya pagó más de 10.000 millones de dólares organismos multilaterales y acreedores privados, monto que equivaldría a más de 280.000 viviendas o a dos rondas de IFE de $50.000 para 9 millones de personas.

En ese monto están incluídos los pagos por la deuda fraudulenta contraída bajo el macrismo con el FMI, que en gran parte se usó para financiar la fuga de la burguesía nacional y las multinacionales.

Son los mismos que siguen ganando, aún en pandemia. Por otro lado, los efectos de las medidas electorales son sólo parches incapaces de revertir de la realidad que viven millones; y que empeora producto de un ajuste -el déficit primario fue de 1,5 % del PBI al tercer trimestre del año- aumentan el descontento social. Sin embargo, desde el Frente de Todos mantienen el rumbo fijo hacia el acuerdo con el FMI, una decisión que acompañan los empresarios y la oposición de derecha. Nada bueno para los trabajadores puede venir de ese acuerdo, no hay pacto viable con los dueños del país, sus ganancias están atadas a aumentar la explotación laboral. Un programa que priorice los intereses de los trabajadores debe plantear el desconocimiento soberano de la deuda para romper con el régimen del FMI, como plantea el Frente de Izquierda Unidad.

Te puede interesar: Guzmán en Washington: camino a convalidar el fraude del FMI




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias