Sociedad

SIN UNIDADES NI FRECUENCIA SUFICIENTE

Posible colapso en el transporte público en el AMBA en la nueva fase de la cuarentena

Con la flexibilización de la cuarentena, el fin de semana pasado viajaron 1,9 millones de personas. Las empresas no pusieron aún los servicios a circular con el 100 por ciento de las frecuencias y el Gobierno avanza en medidas sin previsión ni regulaciones. Una alerta enorme por alto riesgo de contagios.

Martes 10 de noviembre de 2020 | 13:05

A partir de las medidas de las últimas semanas de flexibilización de la cuarentena, acompañado por la transición anunciada oficialmente del pase de la etapa de ASPO (aislamiento social, preventivo y obligatorio) al DISPO (distanciamiento) el viernes pasado, se registró un récord de pasajeros en el transporte público durante el fin de semana, según el Ministerio de Transporte de Nación.

La cifra alcanzó los 1,9 millones de personas, un número que no se veía desde marzo de este año, previo a la cuarentena. El problema es que las empresas de transporte, a pesar de las medidas de flexibilización de la cuarentena y el incremento de la circulación de personas en el AMBA, no dispusieron que los servicios circulen en la calle con el 100 por ciento de su frecuencia.

Esto marca una gran alerta sanitaria, ya que el transporte público con grandes amontonamientos de gente, lo que es usual en la Ciudad para todos los que van a trabajar día a día, es un foco importante de contagio de coronavirus, y puede volver a disparar la cantidad que venía controlada las últimas semanas.

El Ministerio de Transporte conducido por Mario Meoni, dijo que aumentarían los controles y pondrían multas para las empresas no cumplan con el 100 por ciento de la frecuencia. Sin embargo, hace semanas que la circulación en el AMBA viene en aumento y sin la regulación necesaria.

El Gobierno nacional dispuso que el transporte público continúe habilitado sólo para los trabajadores esenciales. Pero quienes deben ganarse el sueldo diariamente, no pueden dejar de ir a trabajar y los dueños de las empresas no les garantizan el traslado, no tienen otra opción que utilizar el transporte público.

Las empresas habían recortado sus servicios durante la cuarentena por la baja del uso de los servicios, reduciendo la cantidad de colectivos y la frecuencia de su circulación. Hoy la cantidad de circulación de personas es muchísimo mayor. En la Ciudad, la medida del gobierno porteño de apertura de escuelas para todas las edades y niveles educativos, que se incorporó el viernes pasado, aumenta de forma importante la utilización del transporte público.

Estas medidas se tomaron sin tener en cuenta lo que la comunidad educativa venía alertando hacía semanas: el uso del transporte público, sin planificación, regulación y control, es un factor de riesgo importante.

Según informa Infobae, el Gobierno convocó para hoy una reunión en el Ministerio de Transporte, junto con funcionarios de Ministerio de Salud de la Nación, autoridades de Salud de Buenos Aires y la Ciudad, y también a los directivos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. También se está trabajando en la modificación del protocolo para que se puedan incorporar de 5 o 7 pasajeros parados por unidad.

Para el caso de los trenes del AMBA, desde el Gobierno continúan promoviendo en el uso de la App para reservar previamente asientos, sin embargo, en líneas masivas como el Roca o el Mitre, es prácticamente imposible su implementación.

El Ministro Meoni ya insistió en distintas oportunidades que los pasajeros deben tener “paciencia”, para esperar a otra unidad de transporte público. Como el gobierno de Rodriguez Larreta, apelan a la “responsabilidad individual” de cada persona para cuidarse, mientras que desde el Estado no garantizan las mínimas condiciones para que no se generen altos focos de contagio, como la aglomeración en el transporte público. Habilitan cada vez más actividades comerciales y de todo tipo, y la gente debe ir a su lugar de trabajo (la mitad de las personas que trabajan en la Ciudad vienen todos los días desde el Conurbano, según el portal de Chequeado) pero no les garantizan la frecuencia y cuidados básicos para no contagiarse.

Este posible colapso del transporte público es similar a las medidas que tomaron desde el Gobierno en plena cuarentena con el pago a los jubilados. De un día para el otro, habilitaron el cobro y se vieron filas larguísimas de adultos mayores, con frío y amontonados, desesperados por sacar algo de dinero. Sin planificación y sin prever (como era obvio) que saldrían masivamente a cobrar sus jubilaciones, anunciaron la medida.

Hoy se repite la misma historia con el transporte público, sin previsión suficiente, planificación y regulación estatal, lo que pone en riesgo a miles que viajan diariamente para trabajar.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Transporte   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO