×
×
Red Internacional

En medio de uno de los años más catastróficos para el medio ambiente, en México se redujo el presupuesto para las cuestiones ambientales, tema que empezó a sonar con la desaparición del financiamiento del área protegida de la Vaquita Marina que está en inminente peligro de extinción.

Miércoles 18 de agosto | 13:55

Durante el último periodo, la crisis medioambiental se ha agravado, pues en este momento el presupuesto se redujo un 7.3% respecto al año anterior, es decir, pasó de 12, 303 millones de pesos a 11,411 millones. Sin embargo, de 2019 a 2020 la reducción fue de más del 20%.

Vaquita Marina: continúa en peligro de extinción

En 2017, durante el sexenio del priista Peña Nieto, los primeros seis meses registraron una reducción en el erario destinado al rubro (-37.7%), cosa que en términos reales implicó una reducción de más de 10 millones de pesos.

Esto se combina con la política de la 4T de implementar megaproyectos ecocidas a como de lugar. Ejemplo de esto es el Tren Maya concesionado en gran parte la iniciativa privada o la refinaría de Dos Bocas, Tabasco.

Lo anterior ha traído en todo el país una ofensiva contra defensores del medio ambiente y los recursos naturales, que ha dejado más de 14 asesinados en lo que va del año, todos opositores a proyectos industriales ecocidas.

Exigen la aparición con vida de activista opositor a la presa La Parota en Guerrero

Es necesario que se aumente el presupuesto a la protección del medio ambiente y que se privilegie la protección de los recursos naturales y las reservas, antes que los megaproyectos de muerte. Que de la mano de los pueblos originarios se decida qué, cómo y cuándo se ocupan los recursos disponibles, respetando la relación armónica con la naturaleza que estos mantienen.

Es necesario que para proteger el medio ambiente echemos atrás las inversiones millonarias que sólo ven grandes ganancias en la sobre explotación de los mantos acuíferos, el subsuelo, las selvas etc. Pero sobre todo, es necesario que empecemos a pensar con qué perspectiva se trata de salvar el planeta, cosa que no va suceder con el llamado "capitalismo verde", ni con los bonos de carbono, que no cuestionan el modo de producción capitalista, que consume recursos sin ningún tipo de control, pues no es una economía planificada, sino, totalmente anárquica.

Si el capitalismo acaba con el planeta, acabemos con el capitalismo, tomando los medios de producción, planificando la economía y construyendo una relación armoniosa con la naturaleza.

Capitalismo y naturaleza: una contradicción peligrosa




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias