×
×
Red Internacional

2021.¿Por qué se fortalecieron los republicanos en las elecciones locales de Estados Unidos?

El martes se llevaron a cabo elecciones en Estados Unidos con buenos resultados para los republicanos. Una combinación de trumpismo, la ausencia de un movimiento de izquierda, políticas de identidad de derecha y los fracasos y traiciones de la administración Biden hicieron que fuera una muy buena noche para la derecha en todo el país.

Jueves 4 de noviembre | 09:31

El actual gobernador demócrata de Nueva Jersey quedó encerrado en un un empate con el candidato republicano. En casi todas las elecciones, los resultados muestran un giro hacia la derecha, fortaleciendo la posición republicana de cara a las elecciones intermedias y posicionando a Trump como una figura importante en la política en el futuro.

Biden y los demócratas enfrentan las consecuencias de meses de promesas incumplidas e inacción. Por un lado, aplastaron los movimientos progresistas que les dieron la victoria en 2020. Además, dar la espalda a demandas populares como la licencia familiar paga, la atención médica y la condonación de préstamos estudiantiles, entre otros, los ha vuelto cada vez más impopulares. La carrera contra Trump no tiene el mismo poder que solía tener ahora que los demócratas controlan la Cámara, el Senado y la Presidencia. A esto se suma una tasa de inflación en aumento, problemas de la cadena de suministro y la incapacidad de Biden para obtener propuestas en el Congreso a pesar de tener el control total de ambas cámaras. No es sorprendente que Biden y los demócratas tuvieran que esforzarse para motivar a la gente a ir a las urnas.

Pero ver los resultados de las elecciones de forma aislada no nos provee una imagen completa: la noche de las elecciones, los trabajadores de John Deere votaron para continuar su huelga y al día siguiente los trabajadores de la Universidad de Columbia comenzaron su propia huelga. No debemos confundir estos resultados electorales con el presagio de un giro masivo hacia la derecha. Existe la posibilidad de un movimiento que esté realmente del lado de la clase trabajadora y oprimida.

Virginia

La carrera de más alto perfil de la noche fue para gobernador de Virginia. Una elección que a menudo se utiliza como referencia para la administración actual, la elección fue una batalla reñida entre el demócrata Terry McAuliffe y el republicano Glenn Youngkin. McAuliffe, un veterano del Partido Demócrata y ex gobernador de Virginia, trató específicamente de posicionarse como una continuación de Biden, Obama y los Clinton. Esta estrategia fue contrastada por una campaña con un poco de trumpismo anti-establishment de Youngkin, que aprovechó específicamente el miedo de la derecha sobre la teoría crítica de la raza (la misma, sostiene que el racismo es un fenómeno estructural y desafía los enfoques liberales de la justicia racial) y la educación LGBTQ + en las escuelas para movilizar a los votantes.

Si bien Youngkin fue respaldado por Trump y se hizo eco de muchos de los puntos del discurso trumpista, también estableció cierta distancia con Trump. No hicieron campaña juntos y Youngkin finalmente dio marcha atrás en las acusaciones de fraude electoral, y denunció débilmente un mitin pro-Youngkin dirigido por Steve Bannon.

Si bien Youngkin se mantuvo distanciado de Trump, no dejó de estar fuera de su alcance, en un intento de cortejar a los republicanos que nunca fueron del ala de Trump y a los demócratas más conservadores, en una carrera por los suburbios que definen las elecciones de Virginia. La estrategia de Youngkin dio sus frutos y pudo derrotar lo que muchos habrían visto como una apuesta segura para los demócratas hace apenas unas semanas.

Las implicaciones de estos hechos son claras y preocupantes. Políticamente, fortalece la posición de Trump dentro del Partido Republicano, quien afirmó en los días previos a las elecciones que su base sería lo que le daría la victoria a Youngkin. Su declaración para Fox News unos días antes de las elecciones fue: "Si apoyo a alguien, ganan". Ahora que, al menos parcialmente, se ha demostrado que tiene razón, Trump tiene más espacio para imponer su propio peso dentro del partido.

De cara a las primarias y las elecciones intermedias de 2022, parece casi seguro que Trump utilizará su base como arma para ganar aún más voz sobre quiénes son los candidatos y cómo debe ser la plataforma del Partido Republicano. La victoria de Youngkin lo deja claro: el trumpismo no está muerto, y está lejos de estarlo.

Pero no fueron solo los votantes de Trump los que se manifestaron a favor de Youngkin. De hecho, la fuerza de su campaña fue formar una coalición de partidarios, incluidos muchos que no apoyaban a Trump. Youngkin es el primer republicano en ganar un cargo estatal en Virginia desde 2009 y lo hizo al ganar más votos en los suburbios . Es importante destacar que Youngkin también obtuvo el 54 por ciento de los independientes y el 17 por ciento de los votantes que dijeron que no apoyaban a Trump.

La consecuencia más preocupante de la estrategia victoriosa de Youngkin es que probablemente veremos aún más ataques contra los más oprimidos, particularmente en las escuelas. Youngkin se opuso a la teoría crítica de la raza y las protecciones para los estudiantes trans en las escuelas. Ya declaró que aprobaría una ley que prohíbe la teoría crítica de la raza en las escuelas, una ley que esencialmente prohíbe la enseñanza de cualquier cosa que no sea la propaganda pro estadounidense. Fuera de Virginia, otros candidatos aprenderán de la estrategia de Youngkin y también se opondrán a la educación inclusiva y las protecciones para los estudiantes, muchos ya lo están.

Por su parte, el fracaso de los demócratas en Virginia es un repudio tanto a su falta de resultados en el gobierno como de su falta de propuestas positivas. Para empezar con esto último, McAuliffe intentó hacer de la elección una reflexión sobre Trump y posicionarse como una continuación del establishment. Una vez más, la estrategia de los demócratas de simplemente competir contra Trump no tuvo éxito. A eso se suma el hecho de que, a pesar de ocupar la presidencia y el Congreso, los demócratas aún no han podido aprobar ninguna legislación significativa en meses. A medida que la inflación se dispara y las cadenas de suministro se rompen, los demócratas se pelean entre ellos y recortan la licencia parental, el alivio de la deuda a los estudiantes, la universidad comunitaria gratuita, el aumento del salario mínimo y otras propuestas de políticas populares de sus proyectos.

Buffalo

Buffalo enfrentó una fascinante elección para alcalde el martes por la noche. En las primarias del Partido Demócrata, India Walton, una enfermera negra y autodenominada socialista, derrotó con éxito a Byron Brown, el alcalde en ejercicio, y ganó la nominación. Sin embargo, el establishment del Partido Demócrata anunció que no aceptaría la derrota y su titular se presentaría como candidato. El presidente del Partido Demócrata de Nueva York se negó a respaldar a Walton, comparándola con un líder del KKK.

Inicialmente, esto fue visto por Walton y sus seguidores como un trago amargo, después de todo, ella había ganado las primarias justas, era la candidata demócrata y Buffalo iba a elegir a un alcalde demócrata.

Resulta que Brown realizó una campaña explícita contra Walton desde la derecha. El establishment demócrata ayudó en esta campaña negándose a respaldar a Walton o postergando su apoyo durante semanas. Los números finales aún no están claros, pero parece que él la derrotó por 10,000 votos. En su discurso de victoria, Brown dijo: “La elección de hoy no fue solo un referéndum sobre la ciudad de Buffalo. Fue un referéndum sobre el futuro de nuestra democracia ”.

En la pelea entre los progresistas del Partido Demócrata y el establishment del Partido Demócrata, una vez más, el establishment ha salido victorioso. Es la misma historia que vimos en 2016 y 2020 con Bernie Sanders. Y es la misma historia que hemos visto siempre. No hay reforma posible del Partido Demócrata. Cuando los progresistas pueden ganar posiciones dentro del Partido Demócrata, casi de inmediato son cooptados. Como en el caso de Alexandra Ocasio Cortez (AOC) y Jamaal Bowman, que se negaron a oponerse al Iron Dome, para poner un ejemplo reciente. Trabajar dentro del Partido Demócrata es asegurar el fracaso y la cooptación.

Minneapolis

Minneapolis se convirtió en el centro del movimiento Black Lives Matter después de que Derek Chauvin asesinara a George Floyd. En la boleta electoral había un referéndum para reemplazar a la fuerza policial y al alcalde Jacob Frey, quien se había convertido en una figura muy controvertida dentro del movimiento por sus vínculos con la fuerza policial. De hecho, Frey era tan impopular que en el apogeo del movimiento, los manifestantes acamparon frente a su casa y luego lo abuchearon en una manifestación por decir que no apoyaría la abolición de la policía.
Pero ahora ha sido reelegido (con mucha facilidad) y los votantes optaron por mantener la fuerza policial. Cabe señalar que, incluso si la votación hubiera sido al revés, la policía aún no habría sido abolida sino reemplazada por un "Departamento de Seguridad Pública".

Entonces, ¿Qué pasó con el movimiento?

Desafortunadamente, parece haber ido (en general) por el camino que siguen tantos movimientos una vez que el Partido Demócrata entra en escena. BLM ha sido cooptado, minado por consignas trilladas y posteriormente reprimido por el aparato del Partido Demócrata. Esto es evidente, no solo en la reelección de un alcalde que fue cuestionado por BLM, sino también por el ex policía electo para la alcaldía de la ciudad de Nueva York. El movimiento social más grande en la historia de Estados Unidos se ha sumado a muchos otros en el “cementerio de los movimientos populares” dirigido por los demócratas.

Para ser más concretos: los demócratas utilizaron BLM y sus eslóganes para ganar votos (incluso registrando votantes en las marchas) e hicieron todo lo posible por apropiarse de las consignas del movimiento sin asumir ninguna de sus reivindicaciones. Enviaron a sus aliados al movimiento social, ONG y liderazgos sindicales para convencer al movimiento de "tomarse en serio" y dejar las calles por una cabina de votación. Esto desmovilizó a sectores enteros del movimiento. Los que no pudieron ser desmovilizados fueron reprimidos dura y violentamente por la policía en las ciudades controladas por los demócratas hasta que los que permanecían en las calles quedaron tan aislados o tan intimidados que ya no representaron una gran amenaza. Este proceso permitió que el Partido Demócrata se fortaleciera, debilitara el movimiento y ganara el poder sin tener que hacer concesiones significativas.

Este proceso se puede ver en miniatura en Minneapolis. El verano pasado, el movimiento quemó una estación de policía de Minneapolis y el 54 por ciento de los estadounidenses lo apoyó . Abuchearon a su alcalde por no abolir la policía. Un año después, votaron para mantener tanto al alcalde como a la policía.

Pero no todo es un giro a la derecha. El 44 por ciento de los votantes de Minneapolis votó para eliminar la fuerza policial, nuevamente dentro del marco severamente comprometido del referéndum. Esto es significativo y marca un cambio significativo en cómo la gente ve a la policía. Si bien el movimiento claramente se ha reducido, su impacto aún se siente.

Nueva Jersey

El actual demócrata Phil Murphy se postula como una continuación del status quo, promocionando su manejo de la pandemia. Jack Ciattarelli, el republicano, también se opuso a la teoría crítica de la raza en las escuelas. Ciattarelli esencialmente argumentó en contra de la enseñanza de la terrible historia del racismo en los EE. UU.

Ciattarelli también se opuso a la educación sexual (diciendo que no deberíamos estar enseñando "sodomía" a los estudiantes de sexto grado) y contra los mandatos de máscaras para los niños en edad escolar. De esta manera, Ciattarelli llevó a cabo una campaña notablemente de derecha, y podría ganar.

Aún están por verse las consecuencias de los hechos del martes. Pero parece probable que esto profundice los problemas en ambas partes. Los demócratas, comenzarán a luchar para encontrar la forma de detener su caída antes de las elecciones intermedias. Es casi seguro que el ala derecha del Partido Demócrata (representado por Joe Manchin y Kyrsten Sinema) usará esto como validación de su estrategia y argumentará que la agenda de Biden ha ido demasiado lejos hacia la izquierda. El establishment del partido demonizará a los progresistas y utilizará esta pérdida como una forma de disciplinar aún más al ala progresista del partido.

Los republicanos salen victoriosos pero con un posible problema en sus manos: Trump. Los republicanos se fortalecieron en general, pero Trump específicamente se fortaleció porque su marca registrada de populismo reaccionario anti-sistema combinado con la política de identidad blanca resultó exitosa, al menos en Virginia. Entonces, la pregunta es, ¿cuánto luchará el establishment contra el trumpismo y qué cómo va a lidiar Trump con el resto del partido? Podría usar esta validación de su estrategia para reiniciar el conflicto abierto entre su base y el establishment del partido. También podría usar esto como una justificación para comenzar a construir su propia campaña en 2024.

Sin embargo, una cosa es segura: los resultados de las elecciones muestran el fracaso absoluto de votar por los demócratas como una forma de detener a la derecha. La derecha es insurgente y se dirige específicamente contra los más marginados. Los demócratas solo están usando esto para ganar votos . Aplastaron y cooptaron nuestros movimientos, lo que allanó el camino para que un fanático anti-queer y anti-BIPOC tomara el poder en Virginia y otro que pudiera tomar el poder en Nueva Jersey. No debemos hacernos ilusiones: los demócratas no son nuestros amigos ni nuestros aliados, y tampoco son nuestros salvadores.

Como nos muestra la derrota de India Walton, trabajar con los demócratas o confiar en ellos simplemente no funciona. Pero a medida que los trabajadores de todo el país se levantan y hacen huelga, y mientras otros se niegan a aceptar condiciones de trabajo insatisfactorias en la "Renuncia masiva" (Great Resignation; forma de designar el gran número de trabajadores que han dejado sus empleos), hay un camino claro hacia adelante. Debemos organizar este descontento contra los republicanos y los demócratas. Debemos organizar al 40% de las personas que votaron para deshacerse del departamento de policía de Minneapolis contra los partidos que continúan financiando a la policía. Debemos unir nuestras luchas a través de identidades y antecedentes, como una clase trabajadora unificada para luchar contra los demócratas, los republicanos y todas las demás fuerzas del capitalismo y la opresión.

Este artículo es una adaptación del artículo publicado originalmente en Left Voice.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias