×
×
Red Internacional

Prensa internacional. Por qué la guerra de Putin con Ucrania es un error de cálculo

"La invasión de Putin a Ucrania es un terremoto geopolítico que tendrá repercusiones mucho más allá de Europa. Pero el presidente ruso podría estar plantando las semillas para la desaparición de su régimen al extralimitarse", dice el analista Charles A. Kupchan para el sitio Council on Foreign Relations.

Viernes 25 de febrero | 16:21

El presente artículo es parte de la sección "Partes de guerra de la prensa internacional", donde se publican artículos de distintos medios, incluidos los de la prensa burguesa internacional, que pueden ser de interes para nuestros lectores para el seguimiento del conflicto. Estas no reflejan la opinión editorial de La Izquierda Diario.


¿Qué importancia tiene el ataque de Rusia a Ucrania?

La invasión rusa de Ucrania es trágica e impactante. Constituye un ataque no provocado contra una nación soberana. Al revelar las ambiciones agresivas y expansivas del presidente Vladimir Putin, esta invasión probablemente provocará el regreso de una Europa afligida por la división militarizada.

Putin lanzó la invasión a pesar de la impresionante solidaridad transatlántica y su plena conciencia de que Occidente respondería imponiendo severas sanciones económicas y reforzando sustancialmente el flanco oriental de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Ahora que ha comenzado el ataque, es probable que siga con un esfuerzo por derrocar al gobierno de Volodymyr Zelensky e instalar un régimen títere en Kiev bajo el yugo de Moscú.

¿Las amenazas van más allá de Ucrania?

La invasión tendrá efectos geopolíticos mucho más allá de Ucrania . Dependiendo de qué tan lejos se adentren en el oeste de Ucrania las fuerzas rusas, un número considerable de ucranianos podría intentar huir del país a través de su frontera occidental. La OTAN y la Unión Europea (UE) deberían prepararse en consecuencia.

Putin ha hablado últimamente no solo de hacer que Ucrania vuelva al redil ruso, sino también de hacer que la OTAN retire las fuerzas de sus nuevos países miembros en Europa Central (deshaciendo así la arquitectura de seguridad europea construida desde el colapso de la Unión Soviética en 1991). Su disposición a invadir Ucrania indica una temeridad que podría manifestarse en una acción militar en otros lugares. Incluso podría poner a prueba a la OTAN amenazando a un estado miembro. Cuatro miembros de la OTAN, Hungría, Polonia, Rumania y Eslovaquia, limitan con Ucrania; y podrían volverse vulnerables. Putin también podría ejercitar los músculos de Rusia en la región del Báltico. Por lo tanto, los miembros de la OTAN deben tomar medidas prudentes y rápidas para reforzar el flanco oriental de la alianza mediante el envío de más activos aéreos, terrestres y navales a la región. También deberían preparar la Fuerza de Respuesta de la OTAN para reaccionar rápidamente a las amenazas rusas.

¿Qué tan notable es la respuesta silenciada de China?

La forma en que China navegue esta crisis también dará forma a los efectos geopolíticos de la invasión rusa de Ucrania. China no reconoció la anexión de Crimea por parte de Rusia y ha respondido de manera ambigua a este ataque. Sin embargo, Beijing y Moscú han construido una estrecha asociación últimamente que abarca la cooperación económica, política y estratégica. Los vínculos comerciales de Rusia con China ayudarán a la economía rusa a capear las sanciones internacionales.

Es concebible que la invasión rusa produzca la Guerra Fría 2.0, no solo con Rusia sino con un bloque China-Rusia. También es concebible, aunque menos, que Beijing se distancie de Moscú para evitar ese resultado y amortiguar el impacto económico y geopolítico del aventurerismo militar de Rusia. El ascenso de China, después de todo, se ha basado en la interdependencia económica global y la estabilidad geopolítica en Eurasia; Beijing podría ver los últimos movimientos de Putin como demasiado provocativos y perturbadores para su gusto. Estados Unidos y sus aliados deberían aprovechar la imprudencia rusa para tratar de poner cierta distancia entre China y Rusia.

¿Qué puede hacer Ucrania?

El obstáculo más potente para el aventurerismo neoimperial de Putin es el pueblo ucraniano. La revolución de Maidan y la posterior agresión de Rusia contra Ucrania en 2014 ayudaron a fomentar un fuerte sentido de solidaridad entre los ucranianos y profundizaron su determinación de construir una democracia exitosa integrada en Europa. La invasión de Putin solo unificará aún más al pueblo ucraniano e intensificará su determinación de abandonar permanentemente la esfera de influencia coercitiva de Rusia. En consecuencia, es difícil discernir el final del juego de Putin . ¿Realmente cree que puede instalar un régimen que goce de legitimidad y del apoyo de los ciudadanos ucranianos? ¿Está preparado para ocupar un país de cuarenta y cuatro millones de habitantes y utilizar la coerción y la intimidación para reprimir la resistencia popular?

Ucrania no podrá derrotar al ejército ruso. Pero hay una buena posibilidad de que los ucranianos finalmente puedan derrotar los esfuerzos de Rusia por gobernar su país. Las naciones de todo el mundo deben respaldar al pueblo ucraniano y proporcionar el apoyo político y material, incluidas las armas, que necesitan para resistir la agresión rusa.

Putin podría estar reafirmando el control sobre Ucrania en un sentido físico, pero no en un sentido político y moral. Cuando los rusos finalmente pregunten: “¿Quién perdió Ucrania?”, la respuesta será Putin. Al invadir Ucrania, Putin bien podría estar extralimitándose y sin darse cuenta sembrando las semillas de la desaparición de su régimen.

¿Qué es una estrategia de contención efectiva?

En general, la mejor estrategia de contención de Occidente es mantener la solidaridad. Putin probablemente actuó cuando lo hizo porque pensó que podía explotar las divisiones entre las democracias occidentales. Estados Unidos está lidiando con la polarización, Gran Bretaña ha abandonado la UE, Alemania tiene un canciller nuevo y no probado, y el populismo antiliberal ha asomado la cabeza en ambos lados del Atlántico. Putin probablemente pensó que podría aprovechar estas condiciones para golpear a Occidente.

Pero calculó mal. Los socios transatlánticos han estado hombro con hombro en los últimos meses, y esa unidad solo se fortalecerá ahora que ha comenzado la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Los países de ideas afines de todo el mundo, tanto democráticos como no democráticos, deben unirse ante la agresión rusa. Lo que está en juego va mucho más allá de las fronteras de Ucrania.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias