×
×
Red Internacional

Tras la visita de los líderes de la CTA a la Embajada, el dirigente camionero recordó que la CGT también tuvo una reunión. Y lanzó un elogio que fue también tiro por elevación para los propios: "es más peronista que muchos de los nuestros". ¿Qué pactos se cocinan en la Embajada?

Lucho Aguilar@Lucho_Aguilar2

Escuchá esta nota
Miércoles 14 de septiembre | 13:06

El desfile de dirigentes sindicales por la Embajada de Estados Unidos no cesa. Esta semana fueron Hugo Yasky y Roberto Baradel, dirigentes de la CTA, que compartieron una reunión con Marc Stanley. Le pidieron que "el ajuste no recaiga sobre los sectores vulnerables". Automáticamente el embajador sonrió y les sirvió otra copa. ¿Brindaron por la "patria grande"?

Pablo Moyano aprovechó el hecho para recordar que él también estuvo allí. “Yo no creía en mi vida que iba a entrar a la embajada de Estados Unidos. Pero cuando me dijeron que le ha dado un rol fundamental al movimiento obrero fuimos a hablar”, dijo este martes en el programa Desiguales de la TV Pública. Es cierto: estuvo allí en mayo de este año junto a Héctor Daer, Carlos Acuña, Gerardo Martínez y otros integrantes del Consejo Directivo de la CGT.

Lo que llamó la atención no fue la visita, sino las declaraciones que realizó ahora el dirigente camionero: “nos sorprendió Marc Stanley. Es mucho más peronista que muchos de los nuestros”. La frase fue un tiro por elevación en la interna peronista. No queda claro a quién, ya que las y los principales referentes del Frente de Todos cosechan buenas relaciones con la Embajada. Tanto Alberto Fernández como Cristina Kirchner, ni hablar de Sergio Massa.

Moyano dijo que Stanley "resaltó la función social y laboral que tienen los sindicatos de Estados Unidos” y “Biden apoyó a una sindicalista para llevar adelante el gremio en Amazon, una empresa antisindical".

Juan Domingo Stanley

Decir que Stanley es “peronista” es un poco mucho. Como mínimo una definición amplia. Pero hay que reconocer que, con todas las diferencias entre países como Argentina y EEUU, el PJ y el Partido Demócrata han tenido una fuerte relación con los sindicatos, sobre todo con sus conducciones. El peronismo emergió otorgando determinados derechos a la clase trabajadora, a costa de estatizar sus organizaciones y evitar su independencia política. Los demócratas, aunque en un país imperialista, también fueron claves en la constitución de las burocracias sindicales en EEUU, cooptando a sus direcciones para que abandonen la lucha de clases y también para que no surja una expresión política independiente frente al bipartidismo republicano-demócrata.

Eso se puede ver hoy ante el proceso de sindicalización que recorre Estados Unidos, con la “generación U” que se organiza en grandes empresas como Amazon, Google, Sturbuck, entre otras. En estos días estamos viendo, de hecho, la lucha de los Teamsters (camioneros) de UPS, la histórica huelga de las enfermeras o el estratégico conflicto que involucra a 65 mil ferroviarios. Enfrentan la precarización laboral que garantizaron Obama, Trump y Biden.

Huelga de los transportistas de UPS (Foto Luigi Morris)
Huelga de los transportistas de UPS (Foto Luigi Morris)

Los demócratas buscan contener esos procesos y canalizarlos políticamente, de cara a las elecciones primarias de este año. De hecho, hace pocas semanas Biden fue el principal orador de la convención nacional de la AFL-CIO, la central sindical más poderosa del mundo, la madre de todas las burocracias sindicales. Durante décadas, acompañó las políticas imperialistas, guerristas y ajustadoras de todos sus gobiernos.

Se puede decir que Stanley (y su jefe Biden) tienen algo de “peronistas”. Más allá de sus coqueteos con algunos procesos que surgen por fuera de las cúpulas, para contenerlos o liquidarlos, nunca pierden de vista que sus grandes aliados, sus "columnas vertebrales", son esas burocracias sindicales.

Acá tenés los pibes para la "Coalición"

La presencia de los dirigentes de la CGT y la CTA también tiene otra connotación, importante. Fiel a su tradición, el embajador ya se metió en la política local. Fue tras un encuentro con Horacio Rodríguez Larreta. "No esperen a 2023, sin importar la ideología o la posición partidaria, únanse ahora, formen una coalición" le dijo el enviado de Biden.

El mensaje fue interpretado como una propuesta de fortalecer un "centro político", con sectores peronistas y no peronistas. Algunos medios fueron más allá y dijeron que "esa coalición centrista dejaría fuera al movimiento popular que representa Cristina Kirchner y a los sectores extremos de la derecha representados por Macri o Milei" (Página 12, 20/8).

Parece que la CTA y el moyanismo visitaron la Embajada para dejar claro que están dispuestos a ser parte de ese acuerdo. Un acuerdo que, más allá de las listas para 2023, tendrá como base la "gobernabilidad del ajuste" que pidió el FMI. Para eso los sindicatos son claves.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias