Géneros y Sexualidades

#ABORTOLEGAL2020

¿Por qué el aborto aún no es legal en Argentina?

La secretaria Legal y Técnica de Presidencia anunció la presentación del proyecto sobre aborto del gobierno en sesiones extraordinarias. Repentinas improvisaciones al ritmo del ajuste.

Andrea D'Atri

@andreadatri

Miércoles 11 de noviembre de 2020 | 00:30

Hasta hace escasas semanas, la excusa del gobierno era que no se podía legalizar el aborto porque estábamos en medio de la pandemia, con el sistema sanitario al borde del colapso. Por el contrario, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto demostró -con datos irrefutables- que las secuelas de los abortos inseguros y clandestinos eran motivo de internaciones que podían evitarse.

De repente, el gobierno decide enviar su proyecto de ley sobre interrupción voluntaria del embarazo a sesiones extraordinarias, al tiempo que anuncia una nueva fórmula de movilidad que perjudica las jubilaciones y le pide al FMI un acuerdo que implica mayores condicionamientos. Nadie conoce una sola coma de ese proyecto. Ni siquiera fue comunicado a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, cuyo proyecto de ley -ampliamente consensuado por el movimiento de mujeres de Argentina y respaldado por la multitudinaria movilización de la "marea verde"- obtuvo media sanción en 2018 y luego fue rechazado en el reaccionario Senado.

En síntesis, las mujeres muertas por abortos inseguros y clandestinos siguen siendo moneda de cambio para la demagogia de los partidos mayoritarios del régimen.

El almanaque de las negativas

2007 // La lucha por el derecho al aborto en Argentina se remonta a los años ’70. Incluso, hubo otros proyectos de ley anteriores al de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Pero sin irnos tan lejos, podemos ver qué pasó desde el momento en que el suyo fue presentado, por primera vez, en el Congreso, el 28 de mayo de 2007, durante la presidencia de Néstor Kirchner. En ese entonces, manifestó en conversaciones con un periodista, que estaba a favor de la legalización del aborto, pero que tenía a su madre y a su esposa, la futura presidenta Cristina, en contra. Lo cierto es que, aún con mayoría en la Cámara de Diputados -que le permitió votar una ley de "superpoderes" para el presidente- el kirchnerismo no avanzó con el aborto legal.

Foto: Junto a Nora Cortiñas, Patricia Walsh, Lohana Berkins y compañeras de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto después de haber presentado el proyecto de ley en la mesa de entrada del Congreso.

2008 // Al año siguiente, en el inicio del gobierno de Cristina Kirchner, el proyecto volvió a presentarse con apoyo de 22 diputadas y diputados pero perdió estado parlamentario sin siquiera ser debatido en comisiones, por orden expresa de la presidenta a su bloque parlamentario.

2010 // Debió ser presentado nuevamente. Esta vez, encabezado con la firma de la diputada kirchnerista Juliana Di Tullio. En ese mismo año, se publicó en el sitio oficial del Ministerio de Salud de la Nación -durante algunas horas- una guía de atención del aborto no punible. Pero, rápidamente, el entonces ministro Juan Manzur (actual gobernador de Tucumán) salió a desmentir que se tratara de una resolución oficial, por orden de la propia presidenta.

2011 // En un año, se consiguieron 50 firmas de todos los bloques y en noviembre, se realizó la primera audiencia pública de la comisión de Legislación Penal que terminó en un escándalo: después de expedir un dictamen, se desestimó confusamente, planteando que no había habido quórum reglamentario. Luego se supo que el bloque del oficialismo había recibido órdenes expresas del Poder Ejecutivo de no presentarse al debate. “Confío en el liderazgo de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner y en su compromiso público de defender la vida desde la concepción”, había dicho la diputada Cynthia Hotton, que lideraba la férrea oposición del fundamentalismo evangélico a la legalización del aborto.

2012 // El proyecto volvió a perder estado parlamentario y se presentó nuevamente. Lo encabezaba la firma de Adela Segarra, del Movimiento Evita, que integraba el bloque oficialista. En pocos días, obtuvo 60 firmas de apoyo.

2013 // Mientras tanto, el Vaticano elige al cardenal argentino como nuevo Papa y el gobierno de Cristina salta del enfrentamiento con el Arzobispo Bergoglio a ser fan de Francisco.

2014 // El proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto se presenta por quinta vez en el Congreso. El diputado Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda plantea: "Saludamos que haya muchos diputados y diputadas que acompañen este proyecto, pero no queremos dejar de señalar la responsabilidad política del bloque mayoritario del Frente Para la Victoria, que permite que algunas leyes, como la indemnización a Repsol, salgan aprobadas en menos de dos meses y otras, como ésta, que evitaría la muerte de miles de mujeres, lleva casi una década sin ser tratada”. Meses más tarde, distintos medios señalaban que, por orden de la presidenta, nuevamente el oficialismo dejaba sin quórum la reunión de la Comisión de Legislación Penal que debía iniciar el debate sobre el proyecto de ley, con el acuerdo entre Patricia Bullrich, del PRO que presidía la comisión y su vicepresidenta Diana Conti, del oficialismo.

2015 // El ministro de Salud manifestó que se iba a "propiciar un debate maduro sobre el aborto". Pero sus declaraciones no duraron ni un día. Enseguida, el entonces jefe de Gabinete Aníbal Fernández negó que el tema estuviera en la agenda del gobierno. La jefa del bloque kirchnerista en Diputados, Juliana Di Tullio, confirmó que el disciplinamiento con la posición oficial sería total.

2016 // El 30 de junio fue presentado nuevamente el proyecto, esta vez bajo la presidencia de Mauricio Macri. Mientras en el país retumbaba el nombre de Belén, presa en Tucumán después de haber sufrido un aborto espontáneo, el ministro de Salud Jorge Lemus manifestaba que él no estaba a favor de la legalización del aborto. El dirigente de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, mientras tanto, ofrecía disculpas públicas a la expresidenta Cristina Kirchner por difundir una charla sobre el derecho al aborto con su imagen. "No está bien asociar la imagen de Cristina a un tema en el que ella ya tiene una posición y es pública. Hacemos la debida autocrítica por ello".

2017 // Mientras partidarios del macrismo se movilizaban contra el derecho al aborto y las mujeres nos manifestábamos por la libertad de Belén, Cristina Kirchner en una recordada entrevista con el periodista Víctor Hugo Morales, contaba que su negativa a la legalización del aborto estaba fundamentada en una triste experiencia personal y que, además, consideraba que la sociedad no estaba preparada para ese debate.

2018 // El proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, se presenta por séptima vez, con las firmas de 71 diputados y diputadas. Después de varias semanas en las que hubo casi 700 exposiciones a favor y en contra de la legalización, de distintas personalidades de diversos ámbitos, el 14 de junio la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley con 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención, en una maratónica jornada de 23 horas que fue seguida en vivo, desde las calles adyacentes al Congreso y en la televisión, por cientos de miles de personas. Fue el punto culminante de una marea verde que, especialmente en la juventud, se propagó desde inicios de ese mismo año y que convirtió al pañuelo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en un símbolo propio. Sin embargo, tres semanas después y mediando algunas reuniones de senadores macristas con el episcopado, el Senado rechazó el proyecto por 38 votos en contra y 31 a favor, con 2 abstenciones y un ausente. Cristina cambió su histórica posición y votó a favor, mientras le pedía a miles de manifestantes que "no se enojen con la Iglesia".

2020: ¿Será Ley?

El final es conocido: mientras nos decían "hay 2019" y "este año tampoco porque hay pandemia", el fundamentalismo anti-derecho al aborto se fortaleció. No solo salió a las calles entre reivindicaciones patrioteras, antivacunas y terraplanistas.

También el actual gobierno del Frente de Todos reforzó la presencia de la Iglesia Católica y a las iglesias evangélicas en distintos sectores de las instituciones del Estado que anteriormente había propiciado el macrismo.

Más recientemente, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, recibió a las representantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto pero también se reunió con organizaciones que pretenden seguir impidiendo que se legalice.

Por eso no es una frase hecha aquella de que no podemos esperar regalos de ningún gobierno. Si el derecho al aborto se mantuvo en el debate público ganando cada vez mayor apoyo social fue por el impulso del movimiento de mujeres y sus aliados. Hoy nuevamente tenemos el desafío de regresar a las calles y exigir a sindicatos, centros de estudiantes, federaciones universitarias, organismos de Derechos Humanos, organizaciones sociales y políticas que se pronuncien activamente para conquistar nuestro derecho, sin permitir que los sectores reaccionarios impidan o impongan recortes a nuestro irrenunciable derecho a decidir y no morir en abortos clandestinos.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO