×
×
Red Internacional

Prensa internacional. Por qué el Kremlin buscará un cambio de régimen en Ucrania

Michael Kofman, experto en las fuerzas armadas de Rusia, analiza para el sitio Economist por qué el Kremlin buscará un cambio de régimen en Ucrania.

Jueves 24 de febrero | 18:12

El presente artículo es parte de la sección "Partes de guerra de la prensa internacional", donde se publican por el interés que pueden tener para nuestros lectores en el seguimiento del conflicto lo que se publica en distintos medios, incluidos los de la prensa burguesa. No reflejan la opinión editorial de La Izquierda Diario.


Tras un largo y ominoso discurso, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, optó por reconocer a las repúblicas populares secesionistas de Luhansk y Donetsk, en el este de Ucrania, el 21 de febrero. Poco después, las tropas rusas marcharon abiertamente. Sin embargo, esta decisión marca el inicio de una nueva fase, más que el fin del actual enfrentamiento.

La decisión de Putin no satisface en absoluto los numerosos agravios que el líder ruso ha lanzado contra Kiev ni sus exigencias de garantías de seguridad por parte de la OTAN en los últimos meses. Las tropas rusas llevan ya ocho años en la región ucraniana de Donbás. De hecho, al reconocer formalmente a las dos repúblicas ha renunciado a su principal baza en Ucrania: la posibilidad de utilizar a los separatistas para afianzar la influencia rusa en su política. El reconocimiento ruso forma parte, por tanto, de una estratagema más amplia para mantener su influencia sobre la orientación estratégica y las políticas internas de Ucrania.

La evolución de esta crisis, los agravios del Sr. Putin y la actual disposición de las fuerzas rusas sugieren el inicio de una jugada más significativa para Ucrania, con grandes objetivos. Las recientes afirmaciones del Kremlin sobre la continua escalada, y de que los soldados ucranianos cruzaron a territorio ruso, parecen formar parte de una operación de falsa bandera, construyendo el caso para una guerra mayor. El reconocimiento de Luhansk y Donetsk, y la posterior aprobación del Consejo de la Federación, la cámara alta del poder legislativo ruso, autoriza a Moscú a utilizar la fuerza en el extranjero. Esto establece formalmente la base legal y política para la acción militar en Ucrania, y Moscú puede usar la fuerza más ampliamente ahora si acusa a Ucrania de agresión contra los nuevos estados independientes.

Una nueva guerra resultaría muy diferente a las pasadas ofensivas rusas durante el verano de 2014 y el invierno de 2015. Esas batallas dieron lugar a los alto el fuego de Minsk I y II, impuestos a Ucrania a punta de pistola, pero los acuerdos son ampliamente reconocidos en Moscú como fracasos que no lograron los objetivos políticos de Rusia. La repetición de tales operaciones -guerras limitadas para coaccionar a Ucrania a llegar a un acuerdo- tendría un gran coste económico a cambio de ningún beneficio tangible. Las fuerzas armadas de Ucrania han mejorado y se han ampliado considerablemente desde 2014. Una guerra más pequeña confinada en el Donbás supondría hoy en día un mayor número de bajas, sin buenas perspectivas de alcanzar ningún objetivo político. Por lo tanto, si Rusia busca una victoria rápida y decisiva, tendrá que ampliar drásticamente el alcance del conflicto y los tipos de fuerzas empleadas.

Rusia ha posicionado más de 150.000 soldados para rodear a Ucrania desde Bielorrusia en el norte hasta Crimea en el sur. Junto con las fuerzas dirigidas por Rusia en el Donbás, y los auxiliares, incluida la Rosgvardia, la guardia nacional rusa, esta cifra puede superar los 190.000 efectivos. Estas fuerzas terrestres cuentan con el apoyo de cientos de aviones tácticos, helicópteros de ataque desplegados hacia adelante y la marina rusa. No se trata de una fuerza para una campaña limitada, sino una diseñada para perseguir objetivos políticos maximalistas. Rusia tratará de rodear y aislar a las fuerzas ucranianas en bolsas de territorio, obligándolas a rendirse, e intentará imponer un cambio de régimen en Kiev.

La disposición de las fuerzas rusas sugiere que su estado mayor pretende realizar dos grandes movimientos de pinza en Ucrania. El menor de los dos avanzará desde el norte hacia la capital, Kiev. El ataque mayor tratará de rodear a las fuerzas ucranianas cerca de Donbas. Las unidades dirigidas por Rusia allí pueden servir como fuerza de inmovilización, mientras que la agrupación principal rusa avanzaría desde el noreste por Kharkiv y desde Crimea en el sur. En este escenario, Moscú trataría de impedir que las fuerzas ucranianas pudieran llevar a cabo una retirada organizada hacia un terreno más defendible al oeste del río Dniéper.

Esta guerra comenzaría con ataques aéreos, ataques con misiles y el uso de la guerra electrónica y los ciberataques. Su objetivo sería degradar, fragmentar y paralizar las fuerzas armadas ucranianas junto con su liderazgo político. Esta campaña aérea sería breve, seguida de una ofensiva terrestre de armas combinadas. La fuerza terrestre rusa es un ejército de artillería con tanques e infantería mecanizada. Hace hincapié en el uso decisivo de la potencia de fuego. Estas formaciones estarían respaldadas por helicópteros de ataque, bombarderos tácticos y brigadas de misiles. Estos elementos de apoyo aumentarían drásticamente la eficacia de las formaciones terrestres rusas en combate.

Aunque las fuerzas armadas de Ucrania han mejorado desde los combates de 2014-2015, también lo han hecho las de Rusia. Las unidades que rodean a Ucrania están compuestas en gran parte por soldados contratados -servidores profesionales, en lugar de reclutas- con altos niveles de preparación, equipos modernizados y oficiales ensangrentados en varios conflictos, como la guerra de Siria. El ejército ucraniano no cuenta con suficiente personal, está mal abastecido y no tiene experiencia en la guerra de maniobras. Por tanto, las fuerzas rusas tienen una considerable superioridad cuantitativa y cualitativa.

Mucho es contingente en la guerra, pero las probabilidades de Ucrania son sombrías en una lucha convencional, incluso con armas suministradas por Occidente. Sus fuerzas podrían pasar a la guerra de partisanos o tomar las ciudades. Esto último sería una decisión difícil, ya que la guerra urbana es inmensamente destructiva. Moscú probablemente espera organizar las fuerzas de seguridad locales, o cooptar a las élites políticas, para evitar verse arrastrado al combate urbano. La fuerza rusa actual puede ser suficiente para ocupar las regiones orientales de Ucrania y la capital, pero si los líderes rusos creen que pueden controlar grandes partes del país, es probable que estén caminando hacia una insurgencia sostenida.

Aunque Moscú tiene la ventaja militar, los pronunciamientos rusos sobre Ucrania sugieren que el Kremlin padece un alto grado de optimismo bélico, un error común cometido por los agresores a lo largo de la historia. Estos conflictos tienden a prolongarse mucho más allá de la campaña inicial, o se convierten en guerras regionales. La experiencia de Estados Unidos en Irak no fue una excepción. El uso de la fuerza es siempre una apuesta. Si Putin sigue adelante con ella, será la mayor que haya hecho hasta ahora.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias