Sociedad

13 AÑOS DESPUÉS

¿Por qué Gustavo Cordera tocará gratis en Mendoza?

Luego de firmar un acuerdo extra judicial con el municipio de Capital, Gustavo Cordera vuelve a tocar con la Caravana Mágica. No volvía a la provincia desde el trágico recital de 2003.

Viernes 5 de agosto de 2016 | 16:55

Hace dos años el ex líder de Bersuit intentó fallidamente volver a los escenarios mendocinos. 13 años pasaron desde el recital que terminó trágicamente y puso fin, hasta ahora, a las visitas de Cordera a la provincia.

El recital en el Pacífico

El 12 de abril de 2003, Pablo Germán Cordero viajó desde San Rafael hasta Capital para ver por primera vez a La Bersuit, que se presentaba en el mítico “templo del rock” mendocino, el Estadio Pacífico. Pablo tenía 20 años en ese momento.

La banda venía de lanzar su disco en vivo “De la cabeza con Bersuit Vergarabat”, material previo a “La Argentinidad al Palo”.

Lo que debía ser una verdadera fiesta terminó mal. La capacidad del estadio estaba superada con la presencia de más de 6 mil jóvenes. No se tomaron medidas para garantizar la aireación ni ventilación mínima; tampoco había salidas adecuadas ni puertas batientes con apertura hacia el exterior, o aberturas de egreso.

Al término del recital se produjo una avalancha humana en el interior del estadio, sobre una de las puertas de salida, y parte de esa masa humana cayó sobre el joven Pablo Cordero que sufrió politraumatismos y un paro respiratorio producto del aplastamiento. Pablo no pudo recuperarse de las lesiones y aún hoy permanece en estado de coma, con daño cerebral, lo que le produjo una cuadriplejia por lesión en la médula espinal.

Los responsables y la condena

Según los jueces de la Cuarta Cámara de Apelaciones en lo Civil, intervinientes en el caso, “la instalación de vallados transformó al portón de salida en un verdadero ‘cuello de botella’. Además, no se proveyó ambulancias ni servicio de emergencia médica, por lo que el joven Cordero tuvo que ser llevado al hospital en un móvil policial y no se le pudo practicar medicina de emergencia en el lugar por inexistencia del servicio”.

En cuanto a la responsabilidad municipal indicaron “se señala la falta de servicio, por cuanto el Municipio es el ente encargado de la fiscalización y control de espectáculos públicos y tiene a su cargo el control del cumplimiento de las medidas impuestas por el Código de Edificación, que exige para los salones de espectáculos públicos determinadas medidas de seguridad omitidas en el Estadio Pacífico”.

Como resultado los camaristas condenaron por responsabilidad solidaria al Club San Martin, dueño del estadio Pacífico, a la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y a los miembros de la banda en forma individual -por ser parte de la organización del recital- a pagar más de un $1.800.000 a la familia del joven, además de todos los gastos que demandó el juicio.

Los camaristas expidieron este fallo 10 años después del trágico hecho mientras la comuna afrontó el total del pago de la indemnización a la familia Cordero, iniciando posteriormente acciones legales contra los miembros de la banda y el club social y deportivo.

Pagar para volver

Los años fueron pasando y ningún miembro de la banda Bersuit aceptaba hacerse cargo de su parte proporcional de la deuda, interponiendo diferentes recursos jurídicos. Por lo que en 2014, y después que se anunciara la presentación de “el pelado Cordera” en Godoy Cruz, el municipio de la Capital interpuso un embargo económico que llevó a Gustavo Cordera a suspender su recital tras reusarse a pagar sus correspondientes $400.000. Desde entonces no volvió a la provincia. Por dicho embargo el ex líder de Bersuit no volvió a la provincia, ni siquiera con su nueva banda “La Caravana Mágica”.

Recientemente Gustavo Cordera se presentó de manera voluntaria ante el Intendente de la capital mendocina Rodolfo Suarez, ofreciendo un acuerdo extra judicial que fue aceptado. El mismo consiste en una presentación sin cargo de su nueva banda, en un espectáculo abierto y de libre acceso para los festejos del día del estudiante en la Capital. Y también una clínica musical que brindará con un encuentro de 60 minutos, por el que no facturará su cache, que se calcula de un promedio de $700.000 por presentación. A esto se suma el pago de 22 cuotas de $10.000 fijas.







Temas relacionados

Rock nacional   /    Mendoza   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO