×
×
Red Internacional

Pasaron más de dos años de pandemia y de virtualidad en la Universidad Nacional de Córdoba, y poco se sabe - y se habla- acerca de las condiciones de vida de quienes estudiamos allí ¿Cuántos estudiantes trabajamos? ¿En qué condiciones? ¿Qué necesidades tenemos?

Martes 1ro de febrero | 19:44

La realidad económica y social no es ajena a la universidad. De acuerdo al INDEC, más del 70% de los jóvenes en la Argentina trabaja en condiciones de precarización extrema. Y de acuerdo a otro relevamiento, en Córdoba el 58% del empleo es informal o cuentapropista. Con solo estas dos cifras ya podemos inferir que miles de estudiantes trabajan en pésimas condiciones, y que llevar una carrera al día -ni hablar de egresar- parece imposible.

Sin embargo, la UNC lleva varios años sin realizar ningún relevamiento de este tipo. Según el último, realizado en base al sistema guaraní en 2016, por lo menos el 30% en los primeros años eran estudiantes trabajadores. Realizar un nuevo relevamiento sería un requisito mínimo para poder conocer las condiciones reales de empleo y diseñar e implementar medidas que favorezcan la permanencia en la universidad.

Un Observatorio del Estudiante Trabajador

Desde la Juventud del PTS y la Red queremos poner en pie un Observatorio del Estudiante Trabajador. Nuestro objetivo es realizar relevamientos que den cuenta de la situación de los/as estudiantes trabajadores; dar debates teóricos, políticos e ideológicos sobre la composición y el rol de la universidad; y ser un espacio de organización para pelear por nuestros derechos.

Queremos dar un primer paso con un primer relevamiento sobre precarización y trabajo en estudiantes de la UNC. Pero no queremos sólo recolectar cifras para implementar medidas al interior de la universidad. Es necesario que los y las estudiantes cuestionemos las condiciones de vida de nuestra generación de conjunto porque cada vez se profundiza más la precarización laboral, la desocupación, y la falta de perspectiva de un futuro (aún de quienes podemos obtener un título).

¿Cómo llegamos hasta acá?

Esta situación tiene responsables concretos. En los últimos años se viene profundizando una política de ajuste en el gasto público -incluyendo educación-, y la recuperación post pandemia de la que habla el gobierno nacional es un crecimiento con desigualdad: el nuevo empleo que hay es cada vez más precario, avanza el monotributo y el trabajo informal. El acuerdo al que el gobierno del Frente de Todos llegó con el FMI para pagar la deuda que contrajo el gobierno de Macri significa más endeudamiento, ajuste y pobreza para las mayorías de nuestro país. Significa la profundización del extractivismo contaminante que también amenaza nuestro futuro.

Pero también son responsables las autoridades, centros de estudiantes y organizaciones que se dedican a gestionar los escasos recursos con los que cuenta la universidad y no cuestionan que miles nos veamos expulsados de las aulas o que nuestras vidas empeoren.
Nuestras federaciones y centros de estudiantes pueden recuperar su enorme tradición de organización de lucha. En medio de esta crisis pueden articular con organizaciones de trabajadores, precarizadxs, desocupadxs, para impulsar juntxs nuestras demandas ¡Por esa perspectiva pelea la Red !

Las y los estudiantes que trabajamos somos parte de la clase trabajadora y a su vez del movimiento estudiantil, como dijimos cuando fundamos nuestra Red de Trabajadorxs Precarizadxs. Podemos actuar como un “puente” para forjar una alianza social fundamental para defender la educación pública y luchar contra la precarización laboral, poner en cuestión los planes de ajuste de los gobiernos y defender nuestros derechos.

Red de Trabajadores Precarizados y Estudiantes

La unidad entre estudiantes (que trabajan y no) junto a la juventud precarizada y las y los trabajadores es clave para nosotrxs. Desde el PTS junto a la Red de Trabajadores Precarizados e Informales venimos peleando en unidad en las calles, como lo hicimos el pasado 11 de diciembre en Córdoba y en todo el país para decirle NO al FMI. También peleamos junto a desocupados, organizaciones sociales y trabajadores por la reducción de la jornada laboral a 6 horas sin afectar el salario para que todxs podamos estudiar, trabajar y disfrutar del tiempo libre para desarrollarnos cultural y socialmente. Una medida así permitiría la distribución del trabajo existente entre todxs, evitar la sobrecarga laboral y combatir la desocupación repartiendo el trabajo entre todas las manos disponibles. Esto es algo que la ciencia y la tecnología hacen posible de implementar, solo que las empresas se niegan porque solo piensan en sus ganancias.

Queremos poner nuestro conocimiento a disposición y por eso impulsamos talleres de oficio en barrios de la Ciudad de Córdoba. No solo es una herramienta para decenas de personas para conseguir mejores trabajos, sino que también permite intercambiar experiencias y seguir organizándonos en unidad. Además realizamos actividades sociales, culturales y políticas en común para aportar en este camino.

¡Tanto estudiantes trabajadores como no, están invitados a colaborar con el Observatorio del Estudiante Trabajador! Para eso completa este formulario.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias