Economía

BENEFICIOS A PATRONALES

Polémica por prebendas a Mercado Libre: el secreto del “emprendedurismo” de Galperín

Mercado Libre salió a defenderse de las críticas a los beneficios impositivos que tiene en el país y el gobierno la respaldó, junto a empresarios y políticos. De dónde proviene el "éxito" de la empresa y sus cuantiosas ganancias.

Lucía Ortega

@LucuRaOrtega

Miércoles 8 de mayo | 11:10

Foto: Enfoque Rojo

La empresa de comercio electrónico, Mercado Libre, respondió con un comunicado difundido vía redes sociales a las críticas recibidas por los importantes beneficios impositivos que recibe en el país por estar enmarcada en la ley de sotfware. Allí "expresa su preocupación y repudio" por "los comentarios que tomaron estado público.

También se escuda en que su negocio brinda trabajo a unas 7.535 personas en la región y 3.542 en Argentina. Un tradicional argumento para justificar cualquier tipo de privilegio a las patronales que le quita recursos al Estado, tratándose además de una empresa que gana millones con el trabajo de sus empleados.

El comunicado menciona el impacto alcanzado ya que "más de 580.000 familias generan su principal ingreso a través de la plataforma" en la región. Familias a las que la empresa "ayuda" cobrando comisiones altísimas (de 13 % hasta 27 %), el doble que las que implementa Amazon, y que terminan impactando en el precio final de venta afectando también a los consumidores.

No es de extrañar que distintos políticos, empresarios y economistas del régimen hayan salido en defensa del amigo del gobierno, Marcos Galperín.

El jefe de Gabinete Marcos Peña, que definió en Twitter al empresario como "un ejemplo de lo que el talento argentino puede hacer", afirmó que la compañía es un "un orgullo nacional con reconocimiento internacional" y defendió la nueva ley de Economía del Conocimiento.

También salió en defensa de la empresa vía redes sociales el presidente provisional del Senado de la Nación, Federico Pinedo.

Se trata de la empresa argentina que mejor cotiza en del mundo, con un valor en la bolsa de U$S 28.700 millones, superiores al del Techint (U$S 16.500 millones) y cinco veces el valor de YPF (U$S 5.800 millones).

Criticarlo, ¿pero no enfrentarlo?

La polémica se desató cuando el referente kirchnerista Juan Grabois (Patria Grande), dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), publicó en la red social Twitter el pasado 4 de mayo que “Mercado Libre es contrabando, evasión, especulación financiera, abuso al consumidor y competencia desleal. Es la destrucción de miles de puestos de trabajo. Macri los hizo multimillonarios a costa tuya.”.

Esto ocurrió luego de que este viernes las acciones de Mercado Libre hayan pegado un salto de 21,34 % en Wall Street, debido a que la compañía reportó mayores beneficios y ventas que lo estimado por los analistas. Así, su acción subió 65 % en lo que va del año y 45 % en los últimos 12 meses.

Hora después, el fundador y CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín, un empresario ligado al gobierno, utilizó la misma red social para contestar. “Lástima que sea trágico, debería ser simplemente cómico”, dijo sin mencionar a Grabois.

Posteriormente, la respuesta de Grabois también vía tuit fue: "Si a vos te va tan bien y al resto tan mal, cuestioná tus privilegios, Marcos Galperin. Sos el tipo más rico del país, pero Macri te regala el 70 % de las contribuciones y el 60% del impuesto a las ganancias forzando la ley 25.922".

Como los plazos de la ley 25.922 vencen a fin de año, el Congreso está discutiendo una nueva ley de “economía del conocimiento” que brinda enormes beneficios a empresas mediante una notable disminución de contribuciones patronales a la seguridad social y del impuesto a las ganancias.

Contradictoriamente a la oposición manifestada por Grabois, el nuevo proyecto de ley fue rechazado únicamente por el Frente de Izquierda, todos los demás bloques, tanto del oficialismo como del peronismo y del kirchnerismo, votaron en Diputados la media sanción que fue al Senado.

El mito del “emprendedurismo” para seguir robándole al Estado y a los trabajadores

La pregunta es cómo es posible que en tan pocos años un empresario local como Marcos Galperín, proveniente de familia de empresarios, haya logrado estar en el podio de las personas más ricas del mundo, con una fortuna de U$S 1.600 millones, que ahora con la revalorizacion de sus acciones escaló aún más.

No fue basado en sus “grandes ideas” ni en el éxito de su “emprendedurismo”, como suele justificar el gobierno y todo el ejército de ideólogos y apologetas del capitalismo. Por el contrario, si una parte de su fortuna se apoya en el trabajo realizado por sus trabajadores y de la intermediación comercial, otra parte importante proviene de la enorme transferencia de recursos que le hace el Estado al beneficiarla con exenciones y reducciones impositivas.

Lo primero queda al descubierto cuando se analizan las ganancias de la empresa y del propio Galperín, en relación con toda la masa de salarios que paga la empresa. De acuerdo a lo que expresaron sus acérrimos defensores por todos los medios periodísticos y sociales, hay que cuidar a la empresa porque paga salarios altos.

Sin embargo, en los casos en que la empresa paga salarios mayores al promedio eso se explica por la elevada calificación de sus empleados. E incluso, considerando un salario promedio de la empresa para los 7.500 trabajadores de toda la región, lo que paga a toda su planta de empleados alcanza aproximadamente U$S 196 millones anuales, mientras que lo que se aparta solamente Galperín como CEO de la empresa por su "salario", es de U$S 12 millones al año (en 2017), 462 veces más que lo que cobra un trabajador.

Sobre este falso "salario" de Galperín, la empresa declaró haber tenido además ingresos netos por U$S 473 en el primer trimestre de 2019, de los cuales su utilidad bruta es de U$S 273 millones, y un aumento de U$S 11 millones de ganancia operativa en comparación con el trimestre anterior.

Con esta enorme rentabilidad, no parecería necesitar tanta "ayuda" del Estado en privilegios impositivos para convencer a sus "entrepeneurs" de que la inversión en el negocio es rentable.

Te puede interesar: El CEO de Mercado Libre pidió “imitar” la esclavista reforma laboral brasilera

En cuanto a lo segundo, según señaló la especialista en tecnologías, Irina Sternik, al programa radial “Pasaron Cosas” (dirigido por Alejandro Bercovich) para acceder a los beneficios de la ley de software la empresa debería tener un 50 % de actividades de desarrollo de software, pero no es así.

Principalmente la actividad de Mercado Libre es el Fintech, una industria financiera que aplica tecnologías, pero no las desarrolla. También posee a Mercado Pago, que actúa como una billetera virtual.

Y para cumplir con los requisitos la empresa aplica distintos mecanismos como comprar a otras empresas de software. De acuerdo a Sternik, otras empresas como Despegar y Al Mundo están en similar situación que Mercado Libre.

En el año 2017 la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) le reclamaba una deuda tributaria por U$S 31 millones, debido a que según la AFIP no le correspondía la exención impositiva. Finalmente el Estado fallo a su favor.

El engaño del emprendedurismo encubre el reciclaje de la burguesía prebendaria que crece a través de los beneficios del Estado.

Críticas de Nicolás del Caño

Anteriormente, el CEO de Mercado Libre ya se había cruzado con el diputado del PTS-FIT, Nicolás del Caño, a propósito de su denuncia de la ley de software en el Congreso que continuará transfiriendo enormes recursos impositivos a la empresa.

Según el diputado, ley de Economía del Conocimiento solo busca beneficiar la apropiación privada de los grandes empresarios de las empresas del conocimiento.

Te puede interesar: Del Caño: “La ley de Economía del Conocimiento busca beneficiar a grandes empresarios”

El CEO de Galperín respondió con una crítica a la izquierda local, reivindicando el “comunismo” de China.

Para lo cual, el diputado del Frente de Izquierda le respondió por tuit que no se trata de comunismo, sino que “China creció como taller del mundo con salarios bajos, esclavitud laboral y dictadura policial sin derechos políticos ni sindicales. El sueño húmedo de los empresarios de "cabotaje" o "globales" como Galperín”.

Te puede interesar: [Dossier] Rappi, Glovo y las "nuevas" formas de explotación de la juventud







Temas relacionados

Juan Grabois   /    Mercado Libre   /    Nicolás del Caño   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO