×
×
Red Internacional

El Círculo Rojo. Polarización, fake news y amenazas golpistas a días del balotaje en Brasil

El domingo se define el nuevo presidente de Brasil entre Lula Da Silva y el actual jefe de Estado, Jair Bolsonaro. La última semana de campaña estuvo teñida por denuncias de fraude y amenazas, en una elección que se define por poco margen.

Escuchá esta nota
Viernes 28 de octubre | 09:04

De esos temas habló Diego Sacchi en su columna sobre noticias internacionales del programa de radio El Círculo Rojo, que se emite todos los jueves de 22 a 24 hs por Radio Con Vos.

Esta última semana tuvo momentos de alta tensión, pero empecemos por los últimos datos que dan las encuestas. Este jueves Data Folha público su último sondeo: solo tomando votos válidos Lula tiene el 53% y Bolsonaro el 47%.

Otros datos interesantes es que el 50% dice que no votaría nunca a Bolsonaro y el 46% que nunca le cree al actual presidente. El 92% de los electores indican que tienen su voto consolidado, contra 94% de la semana pasada.

Estos números se conocen un día antes del último debate, este viernes 28, en los estudios de Tv Globo.

En el principal estado del país, San Pablo, el más poblado, Bolsonaro lidera por 49 a 43, mientras que en Minas Gerais, segundo estado más populoso y el gran escenario de la elección, Lula tiene una victoria en intención de voto del 48 a 43 por ciento.

Justamente San Pablo es uno de los estados donde hay segunda vuelta para elegir gobernador, entre el candidato apoyado por Bolsonaro Tarcisio Gomes de Freitas y el del PT, Fernando Haddad.

Les decía que está fue una semana movida, empecemos por lo más reciente. Ayer desde el entorno de Bolsonaro se denunció un supuesto perjuicio en la distribución de la publicidad gratuita.

Te puede interesar: Bolsonaro entre un tono de derrota y la agitación golpista

Surgió luego de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) desvinculó a uno de sus funcionarios responsables del centro de distribución a las emisoras de radio y televisión. Bolsonaro denunció que se transmitieron menos anuncios de su campaña que los de Lula en las radios, aunque su fuente era dudosa ya que se basaba en un análisis digital de las propagandas en streaming, donde no es obligatorio pasar las publicidades.

Aunque la denuncia no prosperó le sirvió al actual presidente para sembrar la duda sobre la votación, lo que muchos ven como un intento de darle fuerza a un desconocimiento de una potencial derrota.

El otro hecho fue el domingo, cuando un exdiputado bolsonarista Roberto Jefferson le tiró granadas y disparó a la Policía que lo iban a detener a su casa por orden del Supremo Tribunal Federal. Algo que varios medios leyeron como una muestra de la “radicalización” de sectores que apoyan a Bolsonaro.

Más información: Exdiputado bolsonarista le tiró granadas y disparó a la Policía a días de las elecciones

Otro dato que me llamó la atención fue el que publicó el diputado Guilherme Boulos. El Ministerio Público del Trabajo en Minas Gerais abrió 300 investigaciones por hostigamiento electoral por parte de los empleadores que obligan a los trabajadores a votar por Bolsonaro.

Del otro lado, Lula mantuvo su perfil de giro hacia el centro. Este jueves Lula lanza carta prometiendo ’política fiscal responsable’, entre varios puntos en ese carta se confirma que el PT no derogará la reforma laboral aprobada durante el gobierno de Michel Temer.

Con Lula como favorito el resultado sigue muy parejo para decir hoy quién va a ganar. Lo que sí podemos afirmar es que aún perdiendo, Bolsonaro logró consolidar una fuerza de derecha con un peso político y social que pocos esperaban.

La otra incognita es que si gana Lula habrá que ver cómo va a lograr manejar las expectativas de millones y al mismo tiempo cumplir con todo lo que le prometió al establishment político empresarial.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias