Sociedad

Vuelta a clases en CABA

Plenario de UTE: la izquierda llamó a luchar en unidad

La conducción UTE-CTERA, sindicato docente mayoritario, ha llamado a una serie de plenarios por área y resolvió una jornada de lucha el 17/2 que, en las escuelas, califican como “insuficiente”.

Camila Martínez

Docente de Nivel Primario

Domingo 14 de febrero | 20:23

Esta semana la docencia ha realizado innumerables reuniones y asambleas. En todas se discute un mismo contenido: ¿qué hacemos ante el avance de políticas aperturistas que ponen en riesgo la salud de quienes somos trabajadores de la educación, estudiantes y familias?

Las denuncias se vienen repitiendo en cada encuentro: falta de insumos (como alcohol, jabón, barbijos y mascarillas), servicios fundamentales que no funcionan (como el agua), problemas edilicios de todo tipo, como la falta de ventilación adecuada, entre otros. Denuncias que no son de ahora, ya que hace décadas que las escuelas están en un estado alarmante y si no fuera por las cooperadoras estarían aun peor. Ni hablar de las decenas de miles de niños y niñas que año a año se quedan sin vacante por la falta de construcción de jardines y de la lucha que llevamos adelante junto a estudiantes y familias por la pésima calidad de las viandas que pretendían mandar durante todo el 2020. La pandemia subrayó este panorama estremecedor, haciendo notar aún más la deuda que existe con la educación pública en la Ciudad de Buenos Aires.

Pronunciamiento de la delegada Florencia Castro en el plenario de nivel medio por el femicidio de Úrsula Bahillo y la convocatoria del colectivo Ni una Menos a movilizar el miércoles a las 17 hs. en Tribunales.

No queremos “aprender a vivir en la incertidumbre”

Si bien la frase pertenece al ex Ministro de Educación del PRO Esteban Bullrich, bien podría aplicarse a lo que está generando la gestión actual. Mientras Nicolás Trotta y Soledad Acuña siguen desfilando en todos los medios, incluso dando conferencias de prensa juntos, envanecidos por los acuerdos y los protocolos que sostienen “en equipo”, como les gusta decir, los trabajadores de la educación, estudiantes y familias no podemos quedarnos de brazos cruzados.

Permitir que este ciclo lectivo comience como si nada pasara y estuvieran todas las condiciones dadas, es equivalente a dejar avanzar innumerables vulneraciones de derechos a la salud y la educación de miles de estudiantes y trabajadores. Por todo esto es que los medios, el Gobierno y todos estamos pendientes de lo que se defina en los sindicatos docentes y las centrales obreras. La conducción de UTE, luego de los plenarios ha anunciado las siguientes resoluciones, que en muchas escuelas ya empiezan a calificar de insuficiente, o incluso con peores calificativos.

¿Quién toma las decisiones en UTE-CTERA?

Durante toda la semana se desarrollaron diez instancias de discusión virtual convocadas por el sindicato. Ahora bien, si la vuelta a la presencialidad es una problemática que atraviesa todos sus niveles y áreas, ¿por qué dividir en tantas instancias un mismo debate? ¿No se tendría que buscar la mayor unidad posible entre todos los trabajadores de la educación ante las inaceptables e insuficientes condiciones en las que quieren que volvamos? ¿No deberíamos impulsar que las familias y nuestros estudiantes, que también se están organizando, formen parte?

Otro aspecto que daña la organización es el carácter consultivo de los plenarios, e incluso en su gran mayoría ni se quiera se ha votado ¿Cómo podríamos elaborar un plan de lucha para enfrentar el avance de las políticas anunciadas que degradan aún más la educación pública si no podemos votar propuestas entre trabajadores, estudiantes y sus familias? ¿Por qué no impulsar asambleas de este tipo por escuela en donde se definen mandatos al sindicato, y sea en base a estos que se tomen las decisiones? Necesitamos pensar en la mayor unidad posible el plan de lucha para enfrentar las insuficientes y urgentes condiciones en las que se encuentran las escuelas de la CABA. En ese sentido, ¿por qué la conducción de UTE ignora el llamado a realizar un plenario unificado votado en la última asamblea del sindicato con más de 500 docentes?

Sobre esta cuestión Federico Puy, maestro y delegado de la escuela Normal 5, señaló “Las resoluciones del sindicato dicen que juntaron 1000, en Ademys se organizaron 600, el Colectivo Por un retorno Seguro tuvo varias asambleas de 500. Es decir, una fuerza de más de 2 mil familias, docentes y estudiantes ¿no daría algo fuerte en unidad para pararle la mano a Acuña, Trotta y Larreta? Resulta raro el ocultamiento en las resoluciones de los plenarios de UTE que no haya ningún repudio al Ministro de Educación de Alberto Fernández, Nicolás Trotta, que fue denunciado por decenas de delegados por la conferencia de prensa. En las resoluciones dice que un 90% aprobó el plan de “acción”, pero yo escuché una cantidad mayor de delegados que tenían ganas de pelear contra Larreta y Trotta. En muchos plenarios no se votó, pero parece más que una dirección sindical es una dirección ELECTORAL, que llama a los comuneros del FDT de Trotta, la UTE es un sindicato no es solo una oficina de abogados. Esta conducción no quiere pelear por más que están las vidas en juego, porque que lo único que les importa es no hacer olas para salvar a su par en la Provincia Axel Kicillof. El Subte paró el ataque de Metrovias y Larreta con un paro, y así lograron resguardar las vidas de sus trabajadores y los usuarios que viajan ¿qué vamos hacer nosotros? Ademys discutió sin sectarismo un llamado a que la UTE se sume y un plan de lucha. No hay tiempo que perder”.

Las vidas trabajadoras importan

Estas últimas semanas otros sectores de trabajadores también se han organizado ante la falta de condiciones seguras para regresar al trabajo de manera presencial. En otros casos, el motivo central fueron preocupantes cambios en el protocolo, tal como ocurrió en el Subte: los trabajadores mayores de 60 años tendrán que volver a trabajar de manera presencial a pesar de ser pacientes de riesgo. En los hospitales, vimos como los trabajadores de la salud han salido a reclamar por mayores insumos y mejores condiciones laborales. Los trabajadores telefónicos, por su parte, han sido parte del reclamo por el derecho a la conectividad para que todos los estudiantes de la Ciudad puedan seguir aprendiendo a distancia.

Me pregunto ¿qué impacto tendría una organización coordinada junto a estos sectores de trabajadores? Sin dudas, mucho más fuerte que el actual ¿No son acaso ellos, además, los padres y las madres de nuestros estudiantes? ¿Por qué nuestro sindicato no le exige al resto de las conducciones sindicales de estos sectores (como los estatales, telefónicos, del subterráneo) que coordinen y organicen un plan de lucha en común junto a los trabajadores de la educación ante semejante escenario?.

Estamos ante una clara avanzada aperturista de la economía que requiere que las escuelas “cuiden” a los hijos de la clase trabajadora, sin garantizar protocolos cuidados ni recursos, ni para unos ni para otros. Parece que otra vez las ganancias patronales están por delante. Todo sea para mostrar el “rebote” de la economía en la campaña electoral sin tocar ningún interés de los grandes empresarios, como ya vimos en el debate con el campo y las retenciones que nunca fueron.

Federico Puy

La presencialidad será cuidada o no será

Tenemos que mostrar y denunciar la verdadera realidad de lo que pasa en cada escuela, esto en sentido amplio, en nuestras aulas, pero también cuando una familia se queda sin trabajo, no le alcanza la comida o es desalojada. Se trata de una pelea en conjunto, de toda la comunidad educativa, junto a otros sectores que también la están peleando.

Necesitamos transformar la semana que viene en una semana de lucha y organización. Por eso, este miércoles vamos a estar en cada escuela denunciando todo lo que falta para poder garantizar una vuelta segura. Llamamos a hacer actas y no permitir la apertura de escuelas donde no haya condiciones. Para esta tarea es fundamental la puesta en funcionamiento de comisiones de seguridad e higiene compuesta por trabajadores de la educación, familias y estudiantes de nivel medio o superior.

Pero no alcanza con medidas por escuela y amparos. También hace falta mostrar nuestra fuerza en una gran movilización en el marco de un paro activo, confluyendo todos los sindicatos, colectivos de familias y centros de estudiantes para exigir los recursos que son necesarios para desarrollar una verdadera presencialidad cuidada, racional y segura. La instancia votada en la asamblea abierta del sindicato Ademys, el jueves 18 a las 17 hs. desde Congreso. Es nuestra oportunidad para hacerlo. Nuestras vidas importan y tenemos que defenderlas organizados desde abajo, por eso es clave la exigencia a la conducción de UTE para que esté a la altura y esta vez no decida por el conjunto de la comunidad educativa.







Temas relacionados

Pandemia   /    UTE-Ctera   /    María Soledad Acuña   /    UTE   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO