Mundo Obrero

ACTO CONTRA MACRI

Plaza de Mayo: lanzaron la campaña 2019 antes que el plan de lucha 2018

La CTA, el Frente Sindical y los movimientos “cayetanos” hicieron su acto. Destacada presencia de diputados de Unidad Ciudadana. La Virgen subió al palco. Las calles y las urnas.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Lunes 24 de septiembre de 2018 | 20:43

A las 15:52, cuando el diputado de Unidad Ciudadana Hugo Yasky denunció una serie de agravios del gobierno de Macri y prometió que “vamos a volver a pelear por una ley antidespidos, vamos a volver a pelear contra la reforma previsional”, le dio pie al primer canto de la tarde. “Oooh, vamos a volver, a volver, a volver…”

El acto recién había empezado, pero esa escena condensaba gran parte del “espíritu” que unía a los convocantes. Aunque el cartel detrás del palco decía “Paremos el ajuste”, todos los discursos comenzaron hablando de las calles pero terminaron hablando de las urnas. La Casa Rosada, no por casualidad, hacía de telón de fondo.

Figuras y símbolos

Apenas pasado el mediodía ya empezaban a llegar las columnas de los movimientos sociales. Los “cayetanos” (CTEP, Barrios de Pie, CCC), se sumaban a las agrupaciones barriales de la CTA y el kirchnerismo (Frente Milagro Sala, MUP, Miles). Fueron los que aportaron gran parte de la multitud. También iban llegando las columnas de estatales (ATE) y docentes (UTE y Suteba), nucleados en las CTA. El tercer componente de la movilización serían los gremios del “triunvirato combativo”, el Frente Sindical para el Modelo Nacional. Por Diagonal Sur entraron con una misma cabecera los Camioneros, el SMATA y los gremios de la Corriente Federal (Bancarios, Televisión, Gráficos, Lecheros, Judiciales).

El paro de 36 horas no comenzó con fuerza en dependencias y escuelas, aunque prometen que mañana lo será. En el caso del Frente Sindical, el paro recién comienza en la madrugada del martes. Por eso, las columnas gremiales estuvieron representadas fundamentalmente por las agrupaciones oficialistas y los “cuerpos orgánicos”. Quizá por eso se destacó la participación de una importante columna del Astillero Río Santiago.

Arriba y abajo del palco, los dirigentes sindicales y sociales estuvieron acompañados por algunos referentes políticos. El más destacado, Agustín “Chivo” Rossi, el jefe del bloque de diputados de Unidad Ciudadana-FPV. Lo acompañaban Leopoldo Moreau, Gabriela Cerruti, Vanesa Siley y Walter Correa. También estaban presentes Juan Grabois, Fernando Espinoza y Verónica Magario, Luis D’Elía y Francisco “Barba” Gutiérrez.

Antes de que se inicien los discursos, “subió” al palco la Virgen de Luján, que permaneció allí hasta el cierre.

Te puede interesar: La lenta agonía del macrismo y la santa contención

2018

Todos los oradores y oradoras coincidieron en denunciar el ajuste que viene aplicando Macri. Algunos hicieron eje en los ataques a los trabajadores y sus organizaciones, con el golpe al salario y el empleo. Otros en los ataques a los sectores más vulnerables, con el aumento de la pobreza y el hambre en los barrios. Hubo quienes apuntaron contra el avance represivo comandado por Bullrich, que tuvo un capítulo hoy en el Puente Pueyrredón y amenazó con repetirlo este martes. En especial se denunció la prisión de Milagro Sala y la detención de Juan Grabois y Jaqueline Flores.

Entonces parecía madurar la respuesta a la convocatoria. Cómo parar el ajuste. Yasky adelantó que “con unidad y amplitud, vamos a construir un plan de lucha”. Palazzo ilusionó con que “si hace falta haremos una y mil marchas, uno y mil paros, y un plan de lucha”. Sin embargo, nadie terminaba de decir cómo frenar la cantidad de ataques que se fueron denunciando. Solo se planteó la posibilidad de movilizar contra la votación del Presupuesto 2019 y ante la realización del G20, además de la marcha a la Basílica de Luján propuesta por el SMATA.

Quedaba muchas preguntas: ¿cómo garantizar que el paro del día siguiente sea contundente? ¿Dónde y cuándo se va a discutir un plan de lucha? ¿Cómo lograr que triunfen el Astillero, el Hospital Posadas, Luz y Fuerza y todos los que están en conflicto? ¿Cómo poner el peso de los gremios presentes, como los camioneros, los bancarios, aeronáuticos, subterráneos, aceiteros y docentes, para continuar con medidas de fuerza contundentes?

Esas son algunos de los debates que le viene planteando el Movimiento de Agrupaciones Clasistas a los sindicatos que dicen oponerse el ajuste. Por eso esta jornada hizo un polo independiente y su propio acto.

Te puede interesar: José Montes: “Mostramos una alternativa a la burocracia de todas las centrales sindicales”

2019

En cambio, mucho más claras estuvieron las definiciones políticas. Y espirituales. Es que la mayoría de los oradores hizo eje en que la clave es armar una alternativa política para 2019. Yasky, ya dijimos, le dio pie al “vamos a volver”. Sergio Palazzo reiteró la frase del jueves en Ferro: “no somos golpistas, queremos en 2019 poder decir una frase que dicen ellos, ‘sí se puede’. Sí se puede cambiar a Cambiemos”, para terminar reivindicando a Perón, Alfonsín, Néstor y Cristina Kirchner. Alejandro “Coco” Garfagnini también insistió en que “los vamos a echar con el voto popular. Tenemos que volver lo más rápido, con un gobierno popular como el de Néstor y Cristina”.

Sonia Alesso sería la encargada de cerrar el acto. La dirigente de CTERA, sin amilanarse delante de la Virgen, reivindicó la Ley de Educación Sexual Integral “que se aprobó durante el gobierno de Cristina Kirchner”. También reivindicó a “esas pibas que pelearon por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo”, aunque no explicó por qué el derecho al aborto no se aprobó durante el kirchnerismo. También advirtió que “no vienen por Moyano o Baradel, vienen por por los que pelean por un gobierno nacional popular al servicio de la mayoría. No cantemos que se vayan todos: que se vayan ellos, no los que acompañan nuestras propuestas y gobiernan junto al pueblo”.

Así terminaba el acto. Algunos decían que era el tercero de una saga. El 25 de mayo había sido “La patria está en peligro”, el 9 de julio “La patria no se rinde”, el 24 de septiembre “Paremos el ajuste”. Un acto que por momentos se pareció más a uno campaña que de lucha. Nadie se fue con certezas de con qué medidas y con qué agenda vamos a “parar el ajuste”.

Sí quedó más claro el objetivo de dar un nuevo paso en la campaña de un sector del peronismo, sindical y político, hacia las elecciones de 2019. Al ritmo que viene pegando Macri, una eternidad.







Temas relacionados

Frente Sindical por un Modelo Nacional   /    Pablo Moyano   /    Hugo Yasky   /    Sergio Palazzo   /    Agustín Rossi   /    Hugo Moyano   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    CTA   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO