×
×
Red Internacional

Roberto AmadorObrero de Madygraf y docente de escuela secundaria

Viernes 7 de noviembre de 2014 | 12:14

Alejados de las producción

“Por los servicios prestados” podría ser el eslogan de campaña de la oficialista Lista Verde de SMATA si se cumplen las esperanzas de Ricardo Pignanelli SMATA y su par Antonio Caló (UOM) y “mandamás” de la CGT oficialista. El pasado 30 de octubre se dieron cita en Junín para respaldar el trabajo de normalización de la CGT regional, a cargo del diputado nacional y referente de SMATA, Oscar Romero. En el acto de cierre manifestaron su apoyo para que Romero sea incluido en el debate de candidatos para las fórmulas provinciales 2015.

Más allá del atesoramiento que pueda tener Pignanelli en su corazón sobre la fórmula Bossio-Romero, lo que está a las claras es que los gremialistas, opositores u oficialistas, salieron a medir fuerzas dentro del peronismo camino a las elecciones.

No por nada se hicieron presentes funcionarios y dirigentes del kirchnerismo nacional y provincial, como el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez; el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada; y su par bonaerense, Oscar Cuartango.

Daniel Scioli que no estuvo presente, hizo llegar su saludo y sus ganas de contar con el sostén de los gremialistas, más allá que para ellos está muy alejada la idea de un vicegobernador mecánico.

Un sostén nada apreciable si de lo que se trata es de seducir al capital. La CGT oficialista con la UOM y el SMATA a la cabeza vienen jugando un rol destacado en lo referido a la contención de bronca y desamores con el kirchnerismo, que se en gangrena día a día con la carestía de la vida, los salarios a la baja y la inflación en ascenso en los sectores “mejor” pagos de la industria como son los trabajadores de la rama automotriz, y se profundiza ante la inacción de los mismos frente a la prepotencia patronal, que utilizan los fantasmas de la crisis para avanzar en mayores índices de productividad como venían reclamando hace tiempo desde ADEFA y AFAC. Una buena forma de defender el modelo.

En las líneas de producción, se dice...

Javier Aparicio, ex delegado del sector logística de VW Pacheco, nos comenta. “en la fábrica muchos compañeros se preguntan qué hace el diputado Romero por los trabajadores. Muchas veces desde el gremio escuchamos criticar al diputado Del Caño por estar sobre la panamericana junto a los trabajadores de Lear. Ser reprimido junto a ellos. Si bien la gente suele decir que eso es una locura. No lo ven con malos ojos. Y se preguntan porque Oscar Romero no hace nada contra el impuesto a las ganancias. Hace poco nos dieron un 6,5 por ciento de aumento, es el tercer aumento anual, los anteriores fueron de… muy por debajo de la inflación real”. Y Agrega. “Estos meses de suspensiones, despidos con causas inventadas y persecución a los delegados que somos independientes a la lista oficial le dio mucho aire a la empresa, y supo cómo utilizarlo. Ahora desde el gremio salen a decir que VW es opositora y amenazan con tomar medidas. Nosotros desde un principio alertamos que la empresa utiliza los momentos de baja de producción para sembrar el miedo, y que atacar a los que pensamos distinto es un favor para estas multinacionales. Teníamos razón. La muestra más clara es la actitud que toma la empresa frente a la justicia. Tiene dos fallos por reinstalación en esta planta, y otro en la de Córdoba, pero prefiere pagar importantes multas para no permitirles su ingreso. Si desde el gremio obligaran a la empresa a cumplir lo que la justicia dice sería un gran triunfo, no solo para los despedidos sino para todos los trabajadores mecánicos. En ningún momento escuchamos al diputado Oscar Romero dar alguna opinión sobre esto”. Finaliza aclarando que “se nos ha acusado de que buscamos dejar a los compañeros sin trabajo. Eso es algo falso. Llegamos a ser unos cien mil mecánicos en todo SMATA. Pero muchos de esos compañeros hoy se encuentran lesionados por los ritmos de producción. Las empresas se los quieren sacar de encima. Y lo vino haciendo en estos meses con causas inventadas o retiros voluntarios. Ahora que este mes vamos a volver a producir normalmente lo vamos a notar. Nosotros no opinamos que haya que dejar la salud en la fábrica, y es este uno de los grandes déficit del modelo que nos dicen que hay que defender. Por eso desde un principio estuvimos en la vereda de enfrente, y nos catalogaron como traidores”.

Hay una línea de orientación marcada dentro de la industria automotriz, que parece querer hacer prevalecer el miedo. Los trabajadores por el momento escuchan, y los comentarios aún se hacen por lo bajo. Pero es de sentido común saber que el miedo no gobierna eternamente. En la zona norte de Buenos Aires, los conflictos de Gestamp y Lear han traído al imaginario de los trabajadores las formas más heroicas y valientes con las que se puede enfrentar a las multinacionales extranjeras, y eso es un patrimonio del cual los trabajadores deben sentirse orgullosos.

Mientras tanto en cada uno de esos conflictos, y más sanguíneamente con los trabajadores de Lear, se pone de relieve las lealtades de Ricardo Pignanelli para con las multinacionales, y el ahínco con que se empecina en barrer con toda voz que ponga en cuestión la misma. Es la defensa de un modelo, que sin ruborizarse, manifestaron desde el kirchnerismo, hizo que las patronales se la lleven en carretillas y a los trabajadores los levanten en pala luego de sufrir los enormes índices de lesiones laborales producidas por ritmos de trabajo.

Eso suma puntos, y no solo es patrimonio de los K andar de abrazos con estos impresentables.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias