Géneros y Sexualidades

MUNDO OBRERO

PepsiCo, empresa machista gerenciada por mujeres

PepsiCo Snacks, multinacional yanqui y segunda compañía de alimentación del mundo, cuenta con un lema: “A ganar con la diversidad y la inclusión”. Hablamos con Catalina Balaguer, delegada de planta de los trabajadores de PepsiCo, ubicada en Florida, provincia de Buenos Aires, para conocer cómo esta compañía garantiza la diversidad y la inclusión.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Miércoles 17 de junio de 2015 | Edición del día

Recientemente Paula Santilli, actual vicepresidenta y directora general de PepsiCo México, quien hace unos años atrás fuera gerente general de la planta de Argentina, realizó declaraciones en las que destacó que la compañía comercializa sus productos en más de 200 países y emplea a más de 250 mil personas en todo el mundo, y por esto elogió la buena labor de Indra Nooyi, CEO de las multinacional insignia de Estados Unidos: PepsiCo. Asimismo afirmó que esta compañía se encuentra a la vanguardia porque “no solo hay una CEO como Indra Nooyi, sino que hay mujeres en todo los niveles de la organización”, e invitó a que otras empresas promuevan una mayor igualdad entre hombres y mujeres “porque finalmente se construyen mejores empresas, y mejores comunidades”.

Sobre estas declaraciones y su interpretación del lema de esta empresa La Izquierda Diario dialogó con Catalina "Katy" Balaguer.

Por el lema de la multinacional PepsiCo, y por las afirmaciones de Paula Santilli, se puede considerar que la compañía busca garantizar la igualdad entre sus trabajadores, sin discriminar entre hombres y mujeres, junto a la inclusión de la diversidad,contanos, ¿cuáles son las medidas que toma la compañía para garantizar esta igualdad?

–En mi muro de Facebook colgué la entrevista que le realizaron a Santilli, que me causó risas y mucha indignación, porque puedo asegurarles que es una cínica, una mentirosa. Me pregunto a qué mujeres se refiere Santilli, ya que basta observar cómo en la fábrica PepsiCo están distribuidas las categorías para darse cuenta que las mujeres obreras estamos relegadas. Primero por culpa de nuestro convenio que han perpetuado los burócratas de nuestro gremio, conducido por el jerarca Rodolfo Daer, y segundo porque la empresa niega la posibilidad de mejores condiciones laborales a las mujeres. Las pocas obreras que han podido acceder a las máximas categorías, como la de oficial calificado, fue porque se han generado algunos pocos puestos de trabajo que corresponden a esta categoría. Estos puestos están reservado para los varones, al mismo tiempo que la falta de inversión hace que la forma de trabajo sea muy precaria para que las mujeres puedan operar en estos puestos. En este gráfico, que armamos los trabajadores, se puede ver cómo están distribuidas las categorías entre hombres y mujeres: oficial, oficial general y oficial calificados.

Pero Santilli afirma que PepsiCo es vanguardia entre las empresas porque promueve la igualdad entre los géneros y que, además, cuenta con mujeres en toda la organización de la empresa.

–¿Qué tienen que ver esas mujeres de las que habla Santilli con las obreras? Nada. Ellas buscan garantizar las ganancias empresarias. ¿Sabés cómo le dicen a Indra Nooyi? La dama de hierro, y no es porque buscó la inclusión de las obreras a las más de 150 fábricas que tienen en todo el mundo, en detrimento de las ganancias de los patrones. No, todo lo contrario, fíjate que en la fábrica donde trabajamos los varones ocupan el 68 % de los puestos, mientras que las mujeres ocupan solo el 32 %, y encima con bajos salarios. Por esto sostengo que las declaraciones de Santilli son cínicas. Hasta el año 2004 la proporción era inversa.

¿Por qué se produce este cambio?

–Hasta 2001 la empresa ocupaba los puestos con mujeres contratadas, por fuera del convenio, flexibilizadas. Después de una larga lucha para que efectivizaran a estas compañeras, donde incluso me despiden, logramos no solo que me reincorporen, sino que se efectivicen a los contratados. Ahora somos las peores: conseguimos que nos paguen guardería, nos “rompemos” por los ritmos de producción y encima nuestros hijos se enferman y tenemos que faltar.

Si comparamos las categorías que lograron las obreras y los obreros con más de diez años de antigüedad, enseguida salta a la vista que PepsiCo es machista y discrimina a las mujeres. Entonces, las trabajadoras no gozamos de derechos (o solo los que arrancamos con la lucha), somos discriminadas, o consideradas trabajadoras de segunda, a diferencia de Santilli. Ella tiene derechos, no es discriminada porque administra las ganancias empresarias que son generadas a partir de nuestra discriminación que realiza PepsiCo.

Hace tres años, con la lucha logramos saltar el convenio y pasar de ser operarias calificadas a ser medio oficial, casi las únicas en la alimentación que obtuvimos estas categorías. Pero opinamos que esto no alcanza, que no podemos estar años con las mismas categorías, y encima no ser reconocidas para desempeñar otras tareas.

¿Piensan hacer algo para obtener la igualdad dentro de la fábrica?

–Pusimos en pie la Comisión de Mujeres, y junto a nuestra agrupación, la Bordó de laAalimentación, estamos luchando para conseguir que a igual trabajo, igual categorías, lo que equivale a tener el mismo salario. Además estamos peleando, junto a otras fábricas de la alimentación, para que las paritarias sean sin techo, por la apertura de nuestro convenio para poder discutir categorías y condiciones de trabajo.

También nos proponemos pelear contra todo tipo de violencia, no solo la que ejerce la patronal contra nosotras, de las cuales Paula Santilli e Indra Nooyi también son responsables. Por eso nos sumamos a la convocatoria por #NiUnaMenos!, al tiempo que denunciamos al burócrata de Daer que cínicamente posó para la foto, cuando en nuestro gremio es el máximo responsable de permitir que se ejerza violencia contra nosotras.

Sabemos que no vamos a lograr la igualdad entre hombres y mujeres si aceptamos que las patronales nos discriminen y nos dividan entre obreras y obreros, por eso en la fábrica la lucha por mejores condiciones laborales e igualdad entre todos los trabajadores, las damos en conjunto, hombres y mujeres. Porque no solamente queremos conseguir igualdad entre las categorías, sino arrancar de nuestras consciencias que es natural que se discrimine a las mujeres. Pero también le decimos a PepsiCo que siga poniendo mujeres en los cargos gerenciales, nosotras vamos a seguir diciendo que ellas ¡no nos representan!

Katy concluyó la entrevista aseverando que no alcanza con la lucha gremial y que los trabajadores, y en especial las mujeres, deben pelear, también, en el terreno político. Sostuvo que los trabajadores están obligados a enfrentar a los políticos tradicionales que gobiernan para los intereses de los grandes empresarios y por último afirmó que “por eso soy candidata del PTS en las listas del Frente de Izquierda. Para que los trabajadores no voten patrones, sino trabajadores".







Temas relacionados

Catalina Balaguer   /    Comisión de Mujeres PepsiCo   /    Mujeres   /    PepsiCo   /    Provincia de Buenos Aires   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO