×
×
Red Internacional

Bruto e ignorante.Peligroso: para Milei, el calentamiento global “no existe” y es un invento “del socialismo”

Además de ultraconservador y con aliados progenocidio, el liberal (no libertario) miente hasta en temas científicos con tal de defender al capitalismo decadente. En la vereda opuesta, la opinión de Myriam Bregman y la lista "100% verde" que encabeza.

Lunes 9 de agosto | 10:15
Javier Milei | Foto Noticias

“¿Qué opinás del calentamiento global?”, le preguntó el joven actor y “vloguer” Julián Serrano a Javier Milei durante una entrevista en redes sociales. Y el candidato neoliberal y reaccionario lanzó una peligrosa respuesta que se terminó viralizando.

“Es otra de las mentiras del socialismo. Hay toda una agenda de marxismo cultural y parte de esa agenda es, a ver, hace diez, quince años, se discutía que el planeta se iba a congelar, ahora discuten que se calienta… o sea… dale, loco… o sea, aquellos que conozcan cómo se hacen esas simulaciones van a ver que las funciones están sobresaturadas en determinados parámetros a propósito para generar el miedo más acá en el tiempo”, dijo el candidato a diputado de “Avanza Libertad”.

La respuesta es peligrosa, sobre todo porque miente sobre el futuro ante un auditorio compuesto principalmente por jóvenes. Con argumentos totalmente anticientíficos Milei intenta cuestionar al enorme movimiento ambientalista que, a nivel mundial, lleva años luchando por imponer una agenda que cuestione a fondo tome la destrucción del planeta que ejecutan sin pudor los gobiernos del mundo y las grandes corporaciones económico-financieras.

Te puede interesar: Pedagogía del mercado: el repudiable modelo educativo de Milei

Milei, defensor a ultranza del capitalismo y de los valores socioculturales más conservadores, debe apelar a los sentidos comunes más reaccionarios (y hasta místicos) para sostener sus posturas y “propuestas”. Si para él el derecho al aborto, por ejemplo, es también un “invento” de “las zurdas” y por eso lleva en sus listas a propagandistas celestes, cualquier argumento científico que defienda derechos y valores humanitarios será cuestionado. Aún sin tener muchos elementos de prueba para sostener lo que dice.

Myriam Bregman y el Frente de Izquierda: 100% verdes

Las declaraciones de Milei son lo opuesto a lo que viene planteando la campaña del Frente de Izquierda Unidad. Este fin de semana se hizo una reunión abierta de jóvenes ambientalistas junto a Myriam Bregman. Como cuenta la precandidata a diputada nacional, "la situación ambiental en nuestro país y a nivel mundial es preocupante, porque mientras un puñado de multimillonarios quieren avanzar en saquear los bienes comunes para llenarse los bolsillos, las grandes mayorías son las que tienen que padecer las consecuencias del cambio climático, que es cada vez más crítico. Organizarnos para acabar con este sistema y construir uno nuevo que nos permita vivir y cuidar la naturaleza, se hace una tarea urgente y necesaria".

Además dijo que "mientras los principales candidatos del peronismo y la derecha discuten y proponen un modelo de país extractivista, es necesaria tomar el ejemplo de organización de los pueblos de Mendoza, Andalgalá y Chubut".

Este lunes Bregman se refirió al preocupante informe de la ONU sobre el calentamiento global.

El informe de la ONU

Precisamente este lunes se dio a conocer un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) donde se afirma con datos que el calentamiento global se desarrolla aceleradamente y que es, centralmente, la propia actividad humana la que lo provoca.

Entre otras cosas el informe del IPCC dice que para 2030 (una década antes de lo que el IPCC había dicho en 2018) la temperatura media del planeta será aproximadamente 1,5 ºC mayor a la de los niveles de la era preindustrial.

También dicen los científicos que desde 1960 los bosques, suelos y océanos absorbieron el 56 % de todo el dióxido de carbono que la humanidad expulsó a la atmósfera, pese a que esas emisiones aumentaron un 50 %. Es decir que sin la “ayuda” del propio planeta, el calentamiento sería mayor.

Te puede interesar: Hablando de la libertad: ¿por qué Del Caño dijo que los libertarios se la robaron?

El informe muestra, por caso, que la ola de calor que atacó a Canadá en el mes de junio, con temperaturas récord, hubiera sido “casi imposible” si no hubiera cambio climático. Lo mismo cabe para una infinidad de fenómenos meteorológicos y geográficos que se vienen sucediendo, “novedosamente”, en todas las latitudes de la Tierra.

Para el IPCC el nivel global de los océanos aumentó unos 20 centímetros desde 1900 y el ratio de crecimiento se triplicó en la última década, algo que no es muy “natural”, pese a lo que diga Milei. A su vez, según los expertos, el deshielo de los glaciares viene ganando terreno en los últimos años al natural proceso que deshace las capas de hielo en la Antártida y en Groenlandia.

Te puede interesar: ¿Canjear deuda por acción ambiental? El discurso de Cabandié que solo garantiza contaminación

Si las temperaturas aumentaran 2 ºC, el nivel de los océanos subiría alrededor de medio metro y seguirá aumentando hasta casi dos metros para 2300, el doble de lo que el IPCC vaticinaba en 2019.

En el informe del IPCC se afirma que, gracias a los avances de la investigación paleoclimatológica, algunas alarmas que antes no estaban ahora son de máxima atención. Por caso, la última vez que la atmósfera estuvo tan caliente como en la actualidad fue hace unos 125.000 años, cuando el nivel del mar era entre cinco y diez metros más alto (lo que hoy dejaría a la mayoría de las ciudades costeras bajo el agua).

El informe incluye datos contundentes sobre el metano (CH4), el segundo gas de efecto invernadero más importante, por detrás del dióxido de carbono (CO2). Si no se logran disminuir las emisiones, dicen desde ala ONU, no se conseguirá cumplir con los objetivos marcados en el Acuerdo de París. Los niveles actuales de CH4 son los más altos registrados en los últimos 800.000 años.

Todo eso, y mucho más, para Milei son inventos del “marxismo cultural” y del “socialismo”, aún cuando lo digan las usinas del poder capitalista mundial, como la misma ONU.

Se ve que para algunos es válido decir cualquier cosa, aún siendo candidatos políticos con pretensiones de “representar” a franjas de la población cansadas y golpeadas por los mismos esquemas y sistemas que esos mismos candidatos defienden y quieren, incluso, desarrollar hasta el final y sin resistencias.

Se podría decir que lo de Milei no resiste el menor análisis ni amerita demasiada atención. Pero no es así. En épocas de profunda crisis económica y social, donde las grandes coaliciones políticas (de las que Milei parece un desprendimiento bizarro) han demostrado con creces que su único objetivo es gestionar la pobreza, la miseria, las hambrunas y la degradación del ambiente sin proponer nada para cambiarlo de raíz, las posiciones de supuestos “outsiders” como Milei no dejan de ser peligrosas.

El marxismo y el socialismo no tienen nada que ver con la ONU. Al contrario, las corrientes marxistas y socialistas, como en Argentina lo son el PTS y en Frente de Izquierda, son parte del enorme movimiento ambientalista que día a día lucha en las calles, en las fábricas, en las escuelas, en las universidades, en los barrios y en los parlamentos contra el desastre humanitario y planetario al que nos está llevando el capitalismo.

Ilustración Marcos Kazuo | La Caja Roja
Ilustración Marcos Kazuo | La Caja Roja

El 24 de marzo de 1977 Rodolfo Walsh escribió su célebre Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar. Allí decía que la dictadura, en un año de “gobierno”, ya había dejado “ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subterráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo, el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe”.

Al día siguiente de enviar esa carta a decenas de empresas periodísticas (que nunca la publicaron), Walsh fue secuestrado y llevado a la ESMA. Sus verdugos quisieron mostrar con ese crimen (y el de más de 30.000 personas) hasta dónde son capaces de llegar los capitalistas y sus cómplices con tal de defender sus “conquistas” y posiciones.

Hoy gran parte de los genocidas que aniquilaron a una generación de luchadoras y luchadores siguen libres, incluso algunos encaramados en el poder económico, político, judicial e institucional. Y sus defensores, como la abogada Victoria Villerruel, van en las listas de Milei. Si hay algo que no les falta a esos fascistas usurpadores de la palabra “libertarios”, es coherencia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias