×
×
Red Internacional

El Círculo Rojo.Pegasus, cuando el Estado usa la tecnología para espiar a todos

Una investigación de varios medios destapó un escándalo por espionaje ilegal con un software israelí.

Diego Sacchi@sac_diego

Viernes 23 de julio | 08:56

De esos temas hablamos en la columna sobre noticias internacionales del programa de radio El Círculo Rojo, que se emite todos los jueves de 22 a 24 hs por Radio Con Vos.

Esta semana salió a la luz una investigación del grupo Forbiden Stories, ayudados por Amnistía Internacional y varios medios internacionales como el The Washington Post, The Guardian y Le Monde.

Se la conoce como el Proyecto Pegasus y destapó como un programa llamado Pegasus desarrollado por la empresa israelí NSO Group ayudó a varios gobiernos a espiar periodistas, activistas de derechos humanos, sociales y políticos relevantes.

Según Amnistía Internacional, la clave de esta investigación es que el software "se ha utilizado para facilitar la comisión de violaciones de derechos humanos a gran escala en todo el mundo".

Cómo funciona

Pegasus es uno de los programas de ciberespionaje que ingresa a los smartphone a través de una falla de seguridad, una vez instalado proporciona datos de llamadas, mensajes, y da acceso al dispositivo.

Ese programa es utilizado por muchos países, incluso la Argentina. En 2017, cuando el entonces primer ministro israelí Netanyahu visitó el país, Mario Montoto, Presidente de la Cámara de Comercio argentino-israelí y padrino político de Patricia Bullrich, sirvió de nexo entre la empresa y el gobierno argentino.

No es el único que existe: varias empresas en el mundo desarrollan programas similares directamente para tareas de espionaje. Compañías como la italiana Hacking Team o la alemana GammaGroup se dedican abiertamente a estas tareas.

Que el caso de Pegasus salga a la luz tiene mucho que ver con quienes lo utilizaron, por ejemplo los gobiernos de Marruecos, Arabia Saudita o México, y también con lo “poco prolijo” de la operación.

Pero hay otro tipo de medidas estatales donde el Estado nos vigila utilizando la tecnología. Con la pandemia se instalaron los ejemplos chinos o coreanos, el segundo con mejor prensa, donde se usó la geolocalización para rastrear posibles contagios, o sea el gobierno también detecta y vigila.

Pero vayamos más para atrás. Desde 2001, después del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York, existe en Estados Unidos la ley llamada Acta Patriótica, que ampliaba los poderes de vigilancia del Estado sobre la población.

Están por cumplirse 20 años de aquel atentado y la Agencia Nacional de Seguridad todavía vigila a ciudadanas y ciudadanos, el FBI puede revisar compras, con quién hablás y qué lees si te considera sospechoso.

En Argentina existió el Proyecto X, que terminó espiando a comisiones internas como la de Kraft o a la familia de Santiago Maldonado, también la ley antiterrorista, votada durante el gobierno de Cristina Kirchner, que terminó dando argumentos a la ministra Patricia Bullrich para perseguir a tuiteros y hackers e incluso encarcelar a algunos.
El caso de la utilización del programa Pegasus, más que una excepción parece la norma. No solo los Estados vigila y maneja datos, las empresas privadas también desarrollan tecnología para rastrear personas y recolectar datos.

El problema no se reduce al avance de la tecnología, sino en como los Estados transforman supuestas medidas de excepción en la regla y se atribuyen poderes que en la mayoría de los casos son utilizados contra las protestas, la organización colectiva y las ideas que los desafíen.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias