×
×
Red Internacional

Las trabajadores y trabajadoras de AUBASA apuntan contra la gestión de Ricardo Lissalde. Desde el SUTPA denuncian la “implementación de la tecnología de forma unilateral por parte de la empresa” y piden “un plan serio de reconversión para tener en cuenta a los trabajadores”.

Escuchá esta nota
Miércoles 21 de septiembre | 09:56

El conflicto de los trabajadores y trabajadoras de Autopistas de Buenos Aires (AUBASA) lleva más de una semana y no encuentra solución, por lo que las barreas de los peajes seguirán levantadas. De esta manera, los trabajadores continuarán sin cobrar peaje en la Autopista La Plata-Buenos Aires, la Autovía 2, la ruta 11 y la 74, que junto a la 56 y 63 son administradas por la empresa de peajes.

La audiencia entre el Sindicato Único de Trabajadores de Peajes (SUTPA) y Autopistas de Buenos Aires (AUBASA), convocada por el Ministerio de Trabajo nacional, volvió a fracasar.

La secretaria general de SUTPA, Florencia Cañabate, dijo ante distintos medios que “el reclamo principal es que Ricardo Lissalde se aparte de la presidencia de AUBASA” y aseguró que el problema está relacionado a la “implementación de la tecnología de forma unilateral por parte de la empresa”. “Lo que pide la organización sindical es un plan serio de reconversión para tener en cuenta a los trabajadores, que hay que recalificarlos y tienen que quedar dentro de la empresa, como lo estamos haciendo en otros accesos”, dijo la dirigente del SUTPA.

Además, desde el gremio señalaron que “la medida se extenderá con asambleas a lo largo de todo el país” en solidaridad con lo que “están padeciendo los laburantes” de la empresa de peajes. Al comienzo del conflicto habían advertido que “el SUTPA no va a claudicar en su lucha ante la falta de predisposición al diálogo, las decisiones unilaterales, las mentiras, la persecución, el acoso laboral, las amenazas, los despidos sin causa y el desprecio por los trabajadores”.

Desde AUBASA negaron despidos pero reconocieron que continúan con el “saneamiento” que comenzaron con la nueva gestión, a cargo del presidente Ricardo Lissalde. Se trata de un funcionario que responde al gobernador Axel Kicillof.

Además, en un intento por “calmar los ánimos”, aseguraron que entre octubre y marzo habrá un aumento de los peajes del 125%, por lo que los trabajadores “recuperarán lo que no se aumentó durante la pandemia, donde se mantuvieron las tarifas”.

O sea que el atraso salarial de las y los trabajadores, responsabilidad de gestión de las autopistas, es utilizado como excusa para subir los peajes, aunque solo una parte de esa recaudación irá a salarios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias