Política

ENTRE MUERTOS Y DEGOLLADOS

Patético: Storani, exministro de De la Rúa, cuestionó a Macri por su mala gestión

El vicepresidente de la UCR (integrante de Cambiemos) dijo que el expresidente “no hizo ninguna autocrítica” y cuestionó su lavada de manos. ¿Con qué autoridad lo dice? Él fue parte central del gabinete de la Alianza.

Lunes 27 de enero | 17:41

Foto Télam

El vicepresidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Federico Storani, salió al cruce de las últimas (y bochornosas) declaraciones de Mauricio Macri. Como se informó, el viernes el expresidente aprovechó un encuentro con militantes del PRO en Villa la Angostura (Neuquén) para lavarse las manos y culpar directamente a los economistas de su Gobierno por las políticas de endeudamiento que llevaron a mayor pobreza, desocupación y miseria social.

Macri aprovechó también para pegarle a la UCR, el partido con mayor extensión nacional de los que integraron la alianza Cambiemos con la que gobernó entre 2015 y 2019. Este lunes, consultado por esos dichos de Macri, el actual presidente del radicalismo Federico Storani dio diversas entrevistas a radios y portales.

Entre otras cosas, Storani afirmó que “fueron muy desafortunadas las declaraciones de Macri. Fue su primera aparición, muy poco tiempo después de haber dejado el poder, y lo hizo para repartir responsabilidades como si no tuviera nada que ver con la gestión”. Visiblemente ofuscado, el dirigente radical agregó que “no puede haber otra conclusión de que fue una gestión extremadamente mala” la de Macri y cuestionó que el exmandatario “no haya hecho ninguna autocrítica o balance”.

Storani dijo que Macri carece de “dotes de estadista y liderazgo”. Y como para despegarse de la gestión del expresidente, “aclaró” que “nunca hubo un gobierno de coalición -en referencia a Cambiemos- pero sí una coalición electoral”. Eso, según su aguda mirada, fue “por falta de voluntad del Gobierno del PRO”. De lavarse las manos, parece que en Cambiemos se daba cátedra.

Como si el radicalismo no hubiera ingresado a Cambiemos buscando contrarrestar una debacle histórica tras la implosión partidaria del 2001, ahora Storani afirma que es la propia UCR la que está en condiciones de conducir el bloque conformado por Juntos por el Cambio tras las elecciones de octubre pasado, “que representan un 40 %” de la oposición”. Eso sí, se atajó, “en la medida de que el propio partido haga una autocrítica y balance”.

Es curioso que algunos medios de comunicación afines al gobierno de Alberto Fernández tomen a Storani como una voz “autorizada” para cuestionar a Mauricio Macri, olvidándose del frondoso prontuario político con el que carga “Fredi”.

Storani fue durante los años 80 una de las espadas legislativas del gobierno de Raúl Alfonsín, con grandes “conquistas” como las leyes de Punto Final y Obediencia Debida que garantizaron impunidad para los genocidas durante años. Y durante los 90 llegó a presidir el bloque de Diputados de la UCR, jugando a ser “oposición” a Menem pero (como no podía ser de otra manera) sin significar en lo más mínimo un freno o resistencia a las políticas neoliberales.

Al final de aquella década, posándose sobre las ruinas que dejaba el peronismo de Menem, Duhalde, Cavallo y muchos de los funcionarios del actual gobierno nacional, fue uno de los impulsores de la Alianza, la coalición de radicales y frepasistas (muchos de ellos hoy también funcionarios fernandistas) que prometía terminar con la corrupción, el hambre y la desocupación.

La historia del gobierno de Fernando de la Rúa ya es conocida. Lo que tal vez se olvide es que Federico Storani fue parte central de aquel gobierno represor, hambreador y continuador de las políticas menemistas. Y como muestra, siempre, basta un botón.

Apenas asumido como ministro del Interior en diciembre de 1999,“Fredi” mandó a las fuerzas represivas a desalojar el puente que une Corrientes y Chaco, ocupado por cientos de laburantes estatales que reclamaban el cobro de salarios. Como saldo de aquella política del radical Storani, murieron bajo las balas Francisco Escobar y Mauro Ojeda, de 25 y 29 respectivamente.

Recién en marzo de 2001 (pocos meses antes de la debacle del comienzo del fin del gobierno aliancista) Storani dejó el cargo de ministro por “diferencias” con De la Rúa. Pero si había dudas sobre su genética radical, en 2003 volvería a ser diputado. Y hoy es el vicepresidente de su partido, compartiendo el cargo nada menos que con otro represor, ajustador y perseguidor político, el gobernador jujeño Gerardo Morales.

¿Con qué autoridad Storani cuestiona hoy a su aliado Mauricio Macri? Sus palabras sonarían bizarras si no fueran patéticas. Lo curioso (y tal vez también patético) es que hoy hay quienes, desde ciertos espacios “progresistas”, lo consultan para que opine sobre los desastres que dejó Cambiemos.







Temas relacionados

Juntos por el Cambio   /    Cambiemos   /    Radicalismo   /    Mauricio Macri   /    Fernando de la Rúa   /    UCR   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO