Mundo Obrero Uruguay

Paro y movilización de la Cooperativa REDES

Trabajadores de la empresa denuncian atraso en el cobro de sus haberes, maltrato y prepotencia patronal. La Cooperativa tiene convenio con INAU, quien termina siendo cómplice de la situación.

Martes 12 de diciembre de 2017 | 13:23

En el día de hoy se realiza un paro del personal de la Cooperativa REDES y una movilización frente a las oficinas administrativas de INAU. Los más de 350 trabajadores y trabajadoras denuncian retrasos en el cobro de sus haberes.

La Cooperativa mantiene un convenio con INAU por el que provee servicios de vigilancia, seguridad, limpieza y vidriería. Según este convenio, la Cooperativa cubre servicios en unas 65 instituciones dependientes de INAU, desde clubes de niños, hogares asistenciales hasta las oficinas del personal.

Según nos cuentan algunas trabajadoras, muchas veces sucede que INAU tarda más de tres meses en girar a la Cooperativa el dinero para los salarios, pero esto lo sabe perfectamente la empresa, quien debería prever esta situación para evitar las demoras. Es más, la empresa se aprovecha de las irregularidades en las transferencias de dinero de INAU para retacear los sueldos de su plantilla demorando el pago más de un mes del plazo estipulado.

La mayoría del personal de la Cooperativa se afilió recientemente a FUECYS. Sin embargo, este gremio no ha apoyado el reclamo y hasta la fecha no ejerció la representación que le corresponde. En una palabra, y como dicen las trabajadoras, "nos dejó solas".

Mientras tanto, los trabajadores mantuvieron reuniones con la Directiva del gremio SUINAU quien en principio estaría asesorando en los pasos a seguir.

La situación de las trabajadoras y trabajadores es por demás angustiante, no solamente porque no sienten un respaldo sindical sino porque el Estado - que debería defenderlos - termina siendo cómplice de la precarización de la fuerza de trabajo y del lucro de las empresas tercerizadas.

El negocio de las tercerizaciones

Esta situación es producto de la política de tercerizaciones que mantuvo el Frente Amplio durante los tres períodos de gobierno. Prácticamente en todos los ministerios y dependencias públicas encontramos que las tareas de limpieza, vigilancia y otras son llevadas a cabo por personal de empresas contratadas. Estas empresas pequeñas o medianas suelen mantener a su plantilla laboral con salarios de miseria, sin reconocimiento de derecho alguno ni posibilidad de sindicalización y con contratos totalmente precarios. Son empresas que se benefician de los convenios con el Estado y que mantienen a sus trabajadores en plena informalidad. Muchas de ellas utilizan sobreprecios para estafar al Estado, o bien tienen la política de vaciamiento y cierre de su empresa y al poco tiempo las abren nuevamente con otro nombre contratando a los mismos empleados perdiendo la antigüedad y las categorías.

Según la legislación uruguaya y los convenios con el Estado, la mayoría de estas empresas están "respaldadas" por el mismo Estado uruguayo ya que ante cualquier insolvencia patronal, la institución que terceriza es solidariamente responsable de pagar los adeudos generados. O sea, un negocio redondo.

Las mujeres al frente de la lucha

Como sucede en la mayoría de este tipo de empresas, su componente laboral es mayoritariamente femenino. En el caso de la Cooperativa REDES, la mayoría de su planilla está compuesta por mujeres con bajo nivel educativo y sin mucha calificación, de lo que se aprovechan estas empresas para flexibilizar el trabajo y pagar menos. Muchas de las mujeres son a su vez jefas de familia lo que dificulta aún más la posibilidad de sostener por mucho tiempo un conflicto ya que estamos hablando del único sustento del hogar. Estas mujeres sostienen a sus hijos e hijas, cumplen dos o tres jornadas de trabajo y luego vuelven a sus casas a hacerse cargo de la mayoría de las tareas domésticas. Tal como decimos desde el movimiento de mujeres, aquí se ve claramente la doble o triple situación de opresión de las mujeres trabajadoras en sus casas y en sus trabajos.

Paso a la mujer trabajadora

Desde la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas venimos apoyando distintos conflictos obreros donde las mujeres fueron las protagonistas. Tal como dice nuestro Manifiesto Internacional, ellas son "las más oprimidas dentro de las oprimidas y las más explotadas dentro de los explotados". Creemos que el movimiento de mujeres organizadas debe aportar a la lucha y la organización de las mujeres trabajadoras, porque si pensamos que la lucha es antipatriarcal y anticapitalista, entonces es importante organizar a las mujeres trabajadoras para que se fortalezcan en sus reclamos, para que puedan combatir el machismo dentro de su lugar de trabajo y para que piensen la lucha por los derechos de las mujeres ligadas a la emancipación también en términos de clase.

En 2015 sostuvimos junto a las obreras de FRIPUR la ocupación de la planta en Montevideo contra el cierre fraudulento de la empresa que dejó a 960 trabajadores en la calle - de los cuales la mayoría aún no ha cobrado los haberes que se le adeudaban. Durante todo el conflicto participamos de sus reuniones, generamos otras donde reflexionamos acerca de la situación de la mujer trabajadora y hasta viajamos juntas al Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, Argentina.

Durante gran parte de 2017 estuvimos solidarizándonos con las trabajadoras de la fábrica de pastas La Spezia que también debieron ocupar su lugar de trabajo contra la política de vaciamiento llevada adelante por sus dueños, que terminaron declarando quiebra dejando a 120 trabajadores en la calle y con una deuda con ellos de sus haberes y créditos laborales. Desde nuestro lugar, impulsamos el fondo de lucha en distintas facultades, juntamos bidones de agua para que puedan mantener su producción, vendimos rifas y recolectamos alimentos no perecederos haciendo concreta la solidaridad obrera y estudiantil.

En noviembre de este año, Pan y Rosas fue invitada a la Asamblea General de ADEMU donde se trató la situación de la agresión sexual a una maestra y la negativa de la Directiva del gremio en convocar a un paro.

Hoy queremos que triunfe la lucha de las trabajadoras y trabajadores de la Cooperativa REDES.

Nos sentimos comprometidas con la lucha y la organización de la mujer trabajadora, con la conformación de Comisiones de Género en los lugares de trabajo y en los sindicatos, en el camino de nuestra verdadera emancipación de todo tipo de opresión y explotación. Porque queremos el pan, pero también las rosas.







Temas relacionados

Mundo Obrero Uruguay

Comentarios

DEJAR COMENTARIO