×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Después de un paro histórico de 48 horas con piquetes y bloqueos trabajadoras y trabajadores confluyen en una movilización en el centro mendocino.

Miércoles 31 de marzo | 18:53

Ahora, cientos de autos y columnas de distintas bodegas llegan al nudo vial en Mendoza. Se ven largas filas que vienen desde Maipú, Luján, el Valle de Uco y el Este. Son miles de trabajadores y trabajadoras vitivinícolas.

Después de 48 horas de un paro efectivo, con un alto acatamiento dónde se vieron piquetes y bloqueos en las bodegas. Los vitivinícolas se ganaron el apoyo y la solidaridad de los trabajadores y trabajadoras estatales, de los trabajadores y trabajadoras de La Terre, los y las jóvenes precarizados, de las Asambleas por el Agua, la comisión interna de Cuyo Placas y los centros de estudiantes y agrupaciones universitarias.

La movilización fue organizada por trabajadores vitivinícolas autoconvocados quienes, a pesar de la convocatoria a un paro dominguero por parte de Foeva y los Soeva departamentales, impulsaron un paro activo, con bloqueos en las bodegas que garantizaron la contundencia de la medida y sacaron a la luz la bronca que hay dentro de los lugares de trabajo por sus condiciones.

Los cortes y bloqueos en cada una de las bodegas de la provincia impidieron que las empresas obligaran a trabajar a contratados y tercerizados, que no tienen representación gremial, unificando a todos los trabajadores en la medida de acción. Esa solidaridad entre trabajadores, gestada desde abajo con asambleas en los lugares de trabajo y entre distintas bodegas, fortaleció un paro histórico que terminó en una masiva movilización que buscaba, y encontró, la solidaridad de todos los mendocinos y mendocinas.

Los empresarios bodegueros salieron a llorar miseria por las "perdidas",llamaron a la policía para amedrentar a los obreras y obreras, sin embargo la respuesta en las calles es contundente.

Te puede interesar: Paro vitivinícola: patrones, policía y un fiscal aprietan a trabajadores en Mendoza

Siguiendo los hilos que unen a la clase obrera se ven las fotos de los compañeros Brizuela y García asesinados por la dictadura, dirigentes obreros de SOEVA.

En la cabecera de la marcha se ven las banderas de Vitivinicolas Auntoconvocados, Mujeres Vitivinícolas, junto con las exigencias de salario digno y jubilación a los a 57 años. Son miles de obreros y obreras junto a sus familias las que copan el centro mendocino.

Mientras en la casa de las leyes se discutía si la Fiesta Nacional de la Vendimía tiene que tener reina, las obreras vitivinícolas, ellas quienes son las verdaderas hacedoras de vendimia se organizan y pelean por sus derechos.

Te puede interesar: Histórica huelga vitivinícola




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias