×
×
Red Internacional

El 1 de junio se conoció el acuerdo paritario para los trabajadores de salud de Nación firmado por la dirigencia de ATE y UPCN, un aumento del 60% en 5 mini-cuotas que se termina de pagar en el 2023. ATE Capital firmó lo mismo, y la Federación de Profesionales y AMM festejaron. Lejos de ganarle a la inflación, cristalizan la pérdida salarial que los trabajadores arrastran desde el gobierno de Macri.

Agrupación Marrón ClasistaPTS + independientes

Jueves 9 de junio | 10:46

Este miércoles 1 de junio los gremios estatales UPCN y ATE firmaron el acuerdo paritario que establece un 60% de aumento a completarse en 2023 y con revisión en octubre. Como viene sucediendo en todas las mesas de negociación, será en 3 cuotas durante 2022 (16% en junio, 12% en agosto y 12% en octubre) y 2 cuotas en 2023 (10% en enero y 10% en marzo) no acumulables, es decir que esos porcentajes serán sobre el salario de mayo de este año. De esa forma un 40% se cobraría en 2022 y el resto en 2023. ATE CAPITAL firmó la misma cantidad de cuotas.

Por su parte, en CABA las conducciones sindicales de AMM y Federación de Profesionales siguen el mismo camino con un 61% en 8 cuotas hasta noviembre, presentándolo como si fuera un triunfo que nadie puede sentir como tal. Sutecba sigue consolidando la entrega del salario con un 40% y sin reconocer a los enfermeros como profesionales.

La inflación ya se estima que llegará al 70% este año, por lo que estos acuerdos se encuentran por debajo, lejos de alcanzar la prometida recomposición salarial. Con estos niveles tan bajos de sueldo ya somos 17 millones de trabajadores pobres. El ajuste llegó hace rato y se profundiza de la mano del FMI. Tanto el gobierno nacional del FDT, como la oposición de derecho, junto con la dirigencia sindical, son fieles a las políticas de ajuste como se viene viendo vía inflación, salario, educación y salud.

Por eso como planteamos desde la Agrupación Marrón y desde el FIT es indispensable dar la pelea por el reparto de las horas de trabajo de 6 horas, ya que de esta manera se resolvería el problema de la desocupación para algunos y sobre ocupación para otros, con un salario igual a la canasta familiar, y el pase a planta a todos los tercerizados. Aplicando esta medida solo en las 12 mil empresas más grandes del país se podrían generar un millón de puestos de trabajo. Para esto hay que atentar contra las ganancias capitalistas, que no están dispuestos a ceder ni un pequeño impuesto. De acá la necesidad de ocupar las calles unidos entre ocupados y desocupados.

Te puede interesar: Trabajadores pobres y precarios: ¿y si se reduce la jornada laboral para trabajar todes?

¿Qué responsabilidad tienen los sindicatos?

Para dar un ejemplo, El titular de UPCN, Andrés Rodríguez es conocido por tener caballos de carrera, lo llaman el Centauro. Hace 36 años que esta como secretario general del sindicato, durante estas décadas se alineó siempre con los gobiernos de turnos y es el responsable de que se avanzara con la precarización en varios Hospitales en los que son responsables por ser “mayoría”.

Por otro lado, Cachorro Godoy, de ATE otro de los responsables, se jactan de decir que están en contra del ajuste a las y los trabajadores, pero se sientan en las mesas de negociación y nos les tiembla el pulso de firmar sueldos de miseria. Ellos también son responsables que en los hospitales haya avanzado la precarización ya que hay diferentes modalidades de contratos basura (tercerizadas, monotributos, etc.)

En el Hospital Garrahan, por ejemplo, ambas dirigencias de estos sindicatos (UPCN Y ATE VERDE) forman parte del Consejo de la dirección del Hospital, donde se decide todo. Desde convenios de trabajo a paritarias, etc.

Los sindicatos tienen la responsabilidad de dividirnos y separarnos por sectores.
Por eso cuando llaman a acciones en salud médicos llama por su lado, enfermería por otro, residentes por otro.

Por otro lado, es conocido que en salud exista el pluriempleo porque un solo trabajo no alcanza para intentar llegar a fin de mes, pero no llamaron a ninguna asamblea estas dirigencias para discutir la reducción de la jornada laboral con aumento salarial igual a la canasta familiar. Por otro lado, cerraron las UFUS y quedaron trabajadores de la salud sin trabajo porque los habían contratado con un contrato por la pandemia. Cuando sabemos que en los hospitales se recarga la atención por falta de personal.

Ellos son los responsables que se pasivice todo, que no haya asambleas masivas y no haya plan de lucha. Con la política de la resignación y la fragmentación llegamos hasta acá, hay que darlo vuelta.

¿Cómo deberían ser la organización en los hospitales?

Las paritarias firmadas abren el debate de cómo creemos que los sindicatos deben ser una herramienta de lucha para las y los trabajadores y no como una herramienta de las patronales y del gobierno para firmar a gusto de lo que se necesita para cumplir el acuerdo con el FMI.

Las y los trabajadores tenemos la fuerza necesaria para imponernos, pasando por arriba a estas dirigencias sindicales. Es por esto que nuestra perspectiva tiene que estar puesta en que podemos dar una pelea por recuperarlos, y barrer a estos dirigentes que no tienen ninguna independencia política con los gobiernos ni con la patronal, es necesario pelear para que tengan una orientación clasista y revolucionaria en el sentido de que estén por la liberación de todos los compañeros.

Para esto es fundamental el desarrollo de las asambleas, ya que es el órgano básico para desarrollar la independencia obrera y para votar los planes de lucha.
Es indispensable que cada servicio se organice y tenga su propio delegado o delegada por sector para unificar al conjunto del hospital y con la asamblea general poder llegar a la unidad con los de planta, tercerizados, médicos, residentes, concurrentes, monotributo, etc, esto es fundamental contra la división que realizan todos los sindicatos.

Otra de las cuestiones fundamentales es poder desarrollar la coordinación con otros sectores en lucha, con el resto de los hospitales ya que la pelea por las 6 hs con un sueldo a la canasta familiar para no dejar nuestras vidas en el trabajo es compartido como necesidad, así como la pelea por mayor presupuesto.

Tenemos que construir la unidad en la calle y poder eliminar los privilegios de las burocracias. Estas dirigencias tienen que dejar de ser parte de las direcciones patronales de los hospitales. Hay que reformar los estatutos, por la independencia sindical y política de los sindicatos para que sea una herramienta de lucha.

Ahora la pelea es organizarnos en cada sector, en cada hospital, hacer asambleas, coordinarnos, para decidir un plan de lucha, a no resignarnos a laburar entre 12/14 hs por día sin llegar a fin de mes. Organicémonos, pasemos por arriba a la burocracia sindical y pelemos por 6 hs por un salario igual a la canasta familiar. Los trabajadores no tenemos los mismos intereses de las direcciones de los hospitales ni de los partidos patronales como el del FDT, JUNTOS POR EL CAMBIO o MILLEI.

Tenemos el ejemplo de los trabajadores del neumático que viene haciendo duros paros a las patronales, y la lucha que los movimientos sociales vienen realizando, unifiquemos los reclamos por salario y trabajo, salgamos de conjunto.
Peleemos por una vida que merezca ser vivida y tengamos tiempo libre para formarnos, descansar, estar con nuestros amigos, disfrutar del ocio.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias