×
×
Red Internacional

La empresa concesionaria pretende cerrar en un mismo acuerdo las paritarias del 2020 y las del 2021, con un número muy por debajo de la inflación acumulada y de la que se pronostica para este año. Desde la agrupación Bordó llamamos a rechazar el acuerdo paritario propuesto y a enfrentar el profundo ataque al nivel de vida de los trabajadores.

Pablo Peralta Agrupación Bordó | Línea H

Jueves 20 de mayo | 22:42

La empresa Metrovías propone a los trabajadores del subte un acuerdo a la baja. Desde la AGTSyP se había reclamado un 17,7% para que la paritaria 2020 compense la inflación de ese año y luego abrir la discusión para compensar la inflación que vamos a sufrir durante el año en curso. Pero la concesionaria del subte, después de más de un año de demorar el aumento, tira ahora un porcentaje que parece importante. No para cubrir lo que nos debía, sino que lo presenta como una “recomposición” hasta febrero del 2022. Un aumento al primero de marzo y el siguiente 10% recién para el mes de noviembre.

Este acuerdo a la baja fue presentado por la empresa a los sindicatos el miércoles 12 de mayo. Mientras los serviles representantes de la UTA lo aceptaron (a cambio de lo que se llevan en los acuerdos paritarios firman cualquier cosa), los representantes de la AGTSyP no firmaron. No los conformaba que el acuerdo no imputara nada a la deuda del 2020. Hasta ahí actuaron bien.

Pero en forma inmediata empezaron las operaciones para retroceder sobre sus propios pasos. El jueves nos enterábamos por un comunicado que habían pedido un cuarto intermedio hasta el viernes 14, aparentemente para firmar el acta. Sin embargo, no se presentaron ante la audiencia que ellos mismos pidieron y, sin ninguna explicación en el medio, llamaron a un plenario de delegados recién para el miércoles 19. En el plenario de delegados un sector de la directiva Roja y Negra llamaba a firmar el acta, y otro sector se expresaba en común con la oposición en el rechazo a este aumento que nos impone una pérdida salarial del 17% en el año que pasó.

¿Cómo pelear en defensa de nuestro salario?

Los que proponen firmar el acta si o si, sostienen que no se puede pelear por mantener nuestros salarios en esta situación de retroceso del nivel de vida de millones de trabajadores. Sugieren “mejorar” el acuerdo agregando al acta una manifestación unilateral del sindicato en la que se plantee que en julio vamos a reclamar que se mejore este acuerdo firmado hasta el año que viene. Así, en lugar de estar más fuertes para pelear por mantener la capacidad de compra de nuestros salarios, vamos a estar en peores condiciones para pelear: tendríamos que salir a romper el acuerdo firmado hasta febrero de 2022, y seguramente llegado el momento encontrarán una excusa para postergar la pelea. Esto los lleva a aceptar siempre las propuestas de la empresa y, además, a embellecerlas para evitar los reclamos de los compañeros.

Es cierto que realizar medidas de fuerza (que en el subte afectan a miles de trabajadores) en defensa de los salarios relativamente altos de los trabajadores del subte, necesita de un gran trabajo preparatorio. Como hemos dicho son millones los trabajadores que sufren un ataque a su nivel de vida en la Ciudad y en todo el país.

Por eso la preparación de un plan de lucha en defensa de nuestro salario tiene que estar acompañado con una gran campaña en rechazo al brutal ajuste que Alberto Fernández, con las patronales de todo tipo y los gobiernos provinciales están descargando sobre todos los trabajadores. De hecho Metrovías, que hoy ofrece paritarias a la baja a sus trabajadores considerados esenciales, durante la pandemia ganó más de 420 millones de pesos y aplicó en los últimos meses un aumento de tarifas del 43% que recae directamente sobre las clases populares.

Pero a la dirección kirchnerista del subte, semejante panorama ni se les cruza por la cabeza. Utilizan como argumento que “el resto está peor” para no accionar de ninguna manera. Y justamente los trabajadores y trabajadoras del subte tenemos una ventaja, que es la capacidad de visibilizar no sólo nuestros reclamos, sino los del conjunto de la clase. Sobre todo los de los trabajadores esenciales, que están en la primera línea y siguen cobrando salarios de miseria y trabajando en las peores condiciones.

Desde la Bordó proponemos salir a luchar por nuestro salario y condiciones de trabajo, por vacunas para todxs lxs trabajadorxs esenciales, y por un IFE de $40000 para quienes lo necesiten para sobrellevar la pandemia.

Para eso hay que llamar a que se sumen los estatales, los docentes, los trabajadores de la salud, y todos los sectores en lucha, que sabemos que se van a solidarizar si ven que nuestra pelea es parte del reclamo general para terminar con el ajuste.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias