×
×
Red Internacional

Sectores de la Policía habían amenazado con una nueva medida extorsiva. El Gobernador y su ministro Berni se anticiparon y decidieron darle un nuevo aumento al bolsillo de las tropas, que llegan al 50 % de incremento en menos de un año.

Jueves 14 de octubre | 12:12
Foto En Línea Noticias

Este jueves el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que dará un aumento en los ingresos mensuales de las tropas de la Policía y del Servicio Penitenciario bonaerenses en octubre y noviembre, que se suma a los aumentos ya dados en marzo, julio y septiembre.

Cada oficial o suboficial bonaerense tendrá en sus bolsillos un 11 % más de dinero en este tramo, lo que sumado a los incrementos ya otorgados en lo que va 2021 hará un promedio de 46,5 % en relación a diciembre de 2020.

Al mismo tiempo Kicillof adelantó que el valor de las horas “extras” que hacen policías y penitenciarios se incrementará en noviembre hasta $ 180, lo que implica una suba del 350 % desde septiembre del año pasado.

Te puede interesar: Entre rumores de renuncia, Berni asegura que ayudó más que nadie a la Policía

El Gobernador y el ministro realizaron el anuncio durante una nueva entrega de patrulleros, esta vez en Olavarría. Previamente habían recorrido la sede local de la Escuela Juan Vucetich. Allí Kicillof dijo que primero equipararon “el salario de la Policía de la provincia al de las fuerzas federales” porque los bonaerenses “no tienen por qué ganar menos”.

Y agregó que este año ya llevan dados varios incrementos salariales y ahora decidieron “una nueva suba, cuyo alcance será de un 46,5” anual, con el objetivo preciso de “recuperar lo perdido”.

Como se viene insistiendo en este diario, para el Frente de Todos es estratégico negociar y mantener “contenta” a la Policía Bonaerense, un ejército de 100.000 efectivos armados. Sobre todo en momentos donde la pobreza hace estragos en las barriadas populares y urgen (para los intereses de la burguesía y sus gerentes políticos) tanto el control del territorio como la represión a la protesta social. Por eso, además de encubrir sus cotidianos crímenes contra el pueblo pobre, ponerle cada vez más “platita” en los bolsillos es central.

Te puede interesar: Poliladron bonaerense: la “seguridad” de la derecha y las inseguridades progresistas

Al que no labura sí, a quienes laburan no

Mientras todo esto sucede, miles de trabajadoras y trabajadores del Estado provincial vienen denunciando un ataque permanente de la Gobernación a sus condiciones salariales y laborales. Un trato negativamente diferencial hacia quienes realmente sostienen el funcionamiento del Estado. Todo lo contrario al recibido por quienes, no siendo parte de la clase trabajadora, cumplen un rol de represión al pueblo.

En agosto pasado Luana Simioni, secretaria general de la Junta Interna de ATE-IOMA y actual precandidata a concejal de La Plata por el Frente de Izquierda Unidad, denunció la extensión de la jornada laboral a 40 horas que Kicillof pactó con la conducción del gremio UPCN.

“Denunciamos que hay una reforma laboral de hecho, que el Gobierno está llevando adelante ministerio por ministerio, avanzando sobre una conquista que tiene el régimen laboral en la Provincia de Buenos Aires que es de 30 horas semanales entre los estatales”, dijo entonces Simioni. Y agregó que la extensión de la jornada laboral atenta particularmente contra las trabajadoras estatales, ya que se hace “sin adoptar ninguna resolución que atienda el problema de la socialización de las tareas de cuidado, que recaen mayormente sobre nosotras”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias