×
×
Red Internacional

La conducción del gremio anunció que en la audiencia de este martes “no hubo acuerdo”. Cuarto intermedio hasta la semana que viene. A este ritmo va a terminar el Mundial y van a seguir “conversando”. En las fábricas hay más bronca que en el vestuario de la selección.

Escuchá esta nota
Miércoles 23 de noviembre | 09:43

El clima en las fábricas metalúrgicas está peor que el vestuario argentino después de la derrota con Arabia. La paritaria de 65% todavía no se terminó de cobrar y los bolsillos obreros están “en la fundición”. Un operario de la rama 8, por poner un promedio, gana entre 500 y 600 pesos la hora. El ingreso mínimo global de referencia (IMGB) fijado por el convenio, o sea el piso que debe cobrar un metalúrgico que cumple la jornada completa, fue de 102 mil pesos en octubre. Está lejísimos de la canasta básica, que esta semana llegó a los 140 mil pesos.

Ante ese clima, la “nueva” conducción de Abel Furlán y Naldo Brunelli reclamó a las cámaras empresarias un aumento que llegue al 111%. Viene promocionado el pedido en los diarios desde hace varias semanas, pero la paritaria sigue trabada.

Este martes volvió a fracasar otra audiencia en el Ministerio de Trabajo. En un post en redes sociales, el gremio anunció que “NO HUBO ACUERDO. Se pasó a un Cuarto Intermedio para el próximo lunes a la hora 11”. Además agregaron que “ante la insensibilidad del sector empresario, les proponemos a partir del día de mañana asambleas informativas en todos los establecimientos”.

Debajo de los posts en redes hay varios comentarios que piden “basta de cuartos intermedios, vamos al paro” o “cansados de que nos roben con un aumento en cuotas” y pedidos de medidas.
Para muchos metalúrgicos y metalúrgicas, es la única manera de expresarse, porque las “asambleas informativas” son más un saludo para la tribuna que algo que se haga en “todos los establecimientos”.

Ante la paciencia de los dirigentes de la UOM, las cámaras empresarias siguen plantadas en su propuesta: “7% en diciembre, 9% enero, otro 9% en febrero y el último tramo de 10% para marzo de 2023”. Con eso se acercarían al 100%. La conducción pide, además de un aumento del 111%, un bono de 50 mil pesos.

El pedido de Furlán y compañía tiene que ver con el malestar que hay en muchas empresas. El cambio de conducción no fue solo una “interna” dentro del sindicalismo peronista. También expresó, a su manera, la bronca contra las condiciones laborales y salariales que dejaba la conducción Caló. Directiva que, para quienes no saben, integraban también Furlán y Brunelli.

Pero la desilusión crece entre los metalúrgicos que ven lo poco que cambió en sus trabajos y sus bolsillos. Las que la siguen levantando en pala son las empresas.

La próxima audiencia se pactó para el lunes 28 de noviembre.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias