×
×
Red Internacional

Esta semana se realizó la reunión de paritaria sectorial de la Dirección General de Cultura y Educación. Sin poder discutir una propuesta, elegir y mandatar a los delegados paritarios y sin que la junta interna ATE pudiera participar. Se adelanta el panorama general para todos los y las estatales.

Julián Moralesdelegado ATE-Educación

Viernes 21 de mayo | 14:13

El martes 18 de mayo se realizó la reunión de paritaria sectorial de la DGCyE. Dicha reunión fue avisada a último momento sin que los trabajadores pudieran discutir una propuesta, elegir y mandatar a los delegados paritarios y sin que la junta interna ATE pudiera participar. Tampoco se dio información previa de la propuesta que, tratándose de las condiciones laborales y salariales, mantiene en alarma al conjunto de los trabajadores.

Se acordó entre cuatro paredes la bonificación remunerativa y no bonificable del 125% del básico a quienes decidan pasarse al régimen de 40 horas. La propuesta es claramente extorsiva porque si no se opta por dicho régimen se pierde esa bonificación y además la recomposición salarial (horas extras y viáticos).

La mayoría de los trabajadores cobran un sueldo promedio de $ 38.000 que supera apenas la mitad de la línea de pobreza. Este aumento de horas de trabajo atado a la bonificación, que pretenden mostrar como algo positivo, es un cambio regresivo de las condiciones de trabajo, sin tener ningún aumento real de salario que pueda, aunque sea, recuperar lo perdido desde el gobierno de Vidal.

Juegos del hambre

El plan que ya venía llevando adelante Sánchez Zinny y que continúa este gobierno con Agustina Vila a la cabeza, aprovechan la situación desesperante de los trabajadores para implementar un régimen laboral que borra una conquista de años, como la jornada laboral de 6 horas. En momentos donde la desocupación trepa al 12%- superando el 15% si se contempla aquellos que ya no buscan trabajo- se impone la pelea por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, o sea, trabajar menos horas para que trabajen todos con salario que permita vivir. El acuerdo también ataca una bonificación que el sector de informática había ganado con años de lucha.

Desde la Junta Interna ATE se sostiene que la bonificación debería ser para todos los regímenes horarios, sin excepción. El acuerdo firmado por UPCN, SOEME, y ATE (en disconformidad), a espalda de los trabajadores los pone en la disyuntiva de aceptar ese régimen de 40hs o quedarse en las 30hs sin recomposición salarial, ¡una verdadera extorsión!

El planteo de ATE de firmar en “disconformidad” habiéndose sentado sin mandato, ni discutir con la Junta Interna y sin ningún plan de lucha, es una muestra más de su adaptación a las políticas de miseria del gobierno de Kicillof a tono con los requerimientos del FMI, que en educación se expresa en un presupuesto de ajuste, con salarios de pobreza y escuelas detonadas, sin reversión de los problemas graves de infraestructura escolar.

Los trabajadores de educación vienen de dar luchas ejemplares contra los despidos, contra el cierre de la UEP, por más presupuesto para educación y por el pase a planta de todos los contratados. Actualmente se están organizando asambleas por sector para discutir todas las problemáticas: tanto la situación salarial como la exigencia del pase a planta de todos contra la política del gobierno de dejar afuera a las y los compañeros más precarizados que cobran su sueldo con módulos docentes.

Esta lucha viene de muchos años de reclamos constantes donde se ha logrado el pase planta transitoria para un sector de las y los contratados, pero se continúa exigiendo para todos y que se termine con la precarización laboral.

Tienen el ejemplo de las y los trabajadores de salud autoconvocados en Neuquén, donde ATE conducida por Carlos Quintriqueo (de la Agrupación Verde y Blanca) cerró un acuerdo con el gobierno del MPN a espaldas de los trabajadores y la respuesta fue contundente. Con paros, asambleas, coordinación y más de 20 piquetes en la ruta del petróleo, pudieron darlo vuelta, logrando un aumento salarial del 53% para el conjunto de las y los estatales de la provincia.

Podés leer: Un gran triunfo después de semanas de lucha histórica, ahora la pelea sigue por todas las demandas

Hay que discutir un plan de lucha en el DGCyE para imponer otro acuerdo paritario que contemple los reclamos de los trabadores del sector, y que obligue a las conducciones sindicales a romper la tregua con el gobierno y pelear por todas las demandas: salario igual a la canasta familiar, reincorporación de los despedidos, pase a planta de todos los trabajadores y más presupuesto para educación.

Desde la Marrón Clasista planteamos que no se puede aceptar esta maniobra de modificar el régimen de trabajo por ministerio o sector, es una reforma laboral encubierta amparada en la necesidad de aumento salarial y alertamos que con la discusión de un Convenio Colectivo de Trabajo, el gobierno y los sindicatos pretenderán convalidar estos cambios regresivos para todos los estatales de la provincia.

Hay que organizar la fuerza desde abajo, desde cada sector de trabajo y exigir a ATE que no valide esta reforma laboral regresiva. En su lugar discutir un plan de lucha que permita defender las condiciones de trabajo y un aumento salarial para que los estatales salgan de la situación de pobreza.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias