Cultura

MAFALDA - 50 AÑOS

"Paren al mundo, que me quiero bajar"

Domingo 5 de octubre de 2014 | Edición del día

La tinta de Quino le dio vida a Mafalda. Fue a principios de los años 60, un retrato de años convulsivos: ideales de cambio, de Beatles y pelilargos, de guerras y pacifismo, de racismo y comunismo.

En sus tiras, los interrogantes y pensamientos de esos niños fue lo que perturbó y cautivó a la vez. En tiempos donde, toda una generación estaba a la espera de un cambio en la historia, el retrato de una familia de clase media cuestionando su cotidianidad, hizo que fuera un gran éxito.

Sus tiras se tradujeron a más de 15 idiomas y se publicó en más de 30 países. ¿Quién no tuvo un poster o una tira de Mafalda pegada en su pared?. Para grandes y chicos, los personajes representaron diferentes aspiraciones y posiciones ante la vida. Libertad: una pequeña libertaria, Susanita: chismosa y maternal, Manolito: el bruto, Felipe: Tímido y soñador, Guille: amante de Brigitte Bardot, Miguelito: un absurdo amante del jazz. Los padres: Raquel una ama de casa condenada a la plancha y el hogar. El padre, sin nombre, amante de las plantas y trabajador en una empresa de seguros.

Mafalda, es fanática de los Beatles. Añora la paz mundial, y quería trabajar como traductora de la ONU: "Cuando sea grande voy a ser traductora de la ONU. Pero cuando los embajadores se peleen voy a traducir todo lo contrario, para que se entiendan mejor y haya paz de una buena vez".

También vivió situaciones difíciles durante la dictadura militar y sufrió censura. Quino, declaró en varias entrevistas, que tuvo que buscar formas alternativas para sortear el control y las tijeras. El odio de Mafalda a la sopa, es una metáfora del autoritarismo militar. Además, en la tira, se mostraba la situación internacional. Mafalda opinó sobre la guerra de Vietnam, la llegada del hombre al espacio, el asesinato de Kennedy, los derechos humanos, la represión, el feminismo, entre otros.

Una de sus frases célebres, cuidando a su globo terráqueo, dijo: “El mundo está mal, le duele Asia”. También tuvo una mascota, la tortuga llamada Burocracia.

Su padre, Quino, es reconocido en todo el mundo por sus dibujos. No sólo por Mafalda, sino además por su importante carrera en el dibujo y el humor. Mafalda sigue estando vigente y manteniendo sus seguidores.







Temas relacionados

Historieta   /    Mafalda   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO