×
×
Red Internacional

En medio de la segunda ola de covid 19 y en pleno colapso sanitario, la dirección del hospital Durand publicó este viernes un repudiable memorándum contra los trabajadores de la primera línea.

Lidia E. FernándezTrabajadora del Hospital Durand. Integrante de la comisión de género

Sábado 12 de junio | 14:12

Para responsabilizar a los trabajadores de la primera línea de los contagios, no hay grieta. Detrás de las declaraciones de Alberto Fernández sobre el "relajamiento" y las acusaciones de la dirección macrista del hospital Durand se oculta lo mismo: la falta de medidas serías para cuidar a los que cuidan a toda la población y el desprecio por sus vidas.

A 15 meses de declarada la emergencia sanitaria, con más de 80000 contagiados y más de 500 muertos en el sector salud, entre los que contamos a nuestros compañeros del Durand Julio Gutiérrez, Grover Licona y Virginia Viravica, la dirección no tiene reparos en publicar un memorándum repudiable.

En primer lugar, se nos acusa de los contagios y los contactos estrechos por falta de cuidados individuales, aclarando que tenemos todos los elementos de protección y la capacitación correspondientes. Primera mentira, si tenemos los elementos es porque nos hemos cansado de reclamarlos, aunque solo eso no garantiza que no haya contagios y las capacitaciones fueron parciales y deficientes. Además, ocultan las condiciones en las que trabajamos como si no tuvieran ninguna incidencia: sobrecarga de pacientes, pluriempleo, agotamiento físico y psíquico.

Por otra parte, destacan que "la responsabilidad del cuidado y prevención del contagio por contacto estrecho es netamente individual" cuando estamos dentro de una institución que solo en el último mes ha internado pacientes a cama caliente, hacinándolos y sin garantizar las medidas de cohorte.

La responsabilidad netamente individual no existe cuando nos someten a condiciones de trabajo insalubres, sin espacios de descanso adecuados, sin vestuarios, con salarios por debajo de la línea de pobreza y mientras no se toman medidas de conjunto para enfrentar la pandemia. Del total de la población solo se vacunó al 7% con dos dosis, el resto sigue sin vacunarse, la crisis económica golpea fuertemente a los sectores más vulnerables que además carecen de derechos básicos como un plato de comida y agua corriente, cuando no directamente de un techo sobre sus cabezas. ¿Dónde piensan el director médico Horacio Bolla y la subdirectora María Claudia Nevisardi -firmantes del memorándum- que se atiende esa gente? En nuestro hospital. Que solo en el último mes tuvo un nefasto récord histórico de 130 muertos.

Por último, casi como una confesión de parte, informan que no se aplicará el protocolo de aislamiento de los casos estrechos en el ámbito laboral y que debe gestionarse caso por caso con nota que informe los datos personales. Abandono y amedrentamiento, básicamente.

Nos piden que extremos los cuidados con el "nuevo personal de planta transitoria". O sea que si faltaba personal como venimos denunciando hace más de un año y además es cierto que precarizan porque por algo les llaman " transitorios" a los nuevos compañeros a los que tampoco planifican cuidar, como a los que ya estamos poniendo el cuerpo hace rato.

Mientras el gobierno nacional y el gobierno de la Ciudad, hacen campaña con discursos que aparentan tener todo bajo control, los trabajadores estamos agotados y de ninguna manera vamos a aceptar que nos sigan atacando.

Repudiamos los dichos nefastos de las autoridades del hospital y también el manejo del gobierno nacional y de la Ciudad de Buenos Aires que quieren seguir descargando la crisis en los trabajadores mientras usan de caballito de batalla las responsabilidades individuales.

Creemos que el camino para ponerles un freno es la organización democrática en asambleas en las que podamos decidir un plan de lucha para ganar, como lo hicieron los elefantes de salud en la provincia de Neuquén.

Mientras el gobierno nacional y el gobierno de la ciudad, hacen campaña con discursos que aparentan tener todo bajo control y los gremios como SUTECBA, UPCN y ATE firman paritarias a la baja y dejan pasar el ajuste, los trabajadores estamos agotados y de ninguna manera vamos a aceptar que nos sigan atacando.

Repudiamos los dichos nefastos de las autoridades del hospital y también el manejo del gobierno nacional y del la ciudad de Buenos Aires que quieren seguir descargando la crisis en los trabajadores mientras usan de caballito de batalla las responsabilidades individuales.

Exigimos a ATE Durand que convoque a asamblea general para que decidamos los trabajadores. Desde la agrupación Marrón, creemos que el camino para ponerles un freno a los gobiernos ajustadores es la organización democrática en asambleas en las que podamos decidir un plan de lucha para ganar, como lo hicieron los elefantes de salud en la provincia de Neuquén




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias