Sociedad

Córdoba / Salud Mental

Para el PAMI y el COE Córdoba los pacientes internados en Salud Mental no existen

Con brotes de Covid y sin insumos suficientes, la situación en los hospitales monovalentes de salud mental es crítica. Personal de diferentes nosocomios denuncian que con la complicidad de PAMI y el COE no se está haciendo nada para atender a los pacientes con Covid-19.

Cecilia García

Docente Ad Honorem en Ciencias de la Salud

Sábado 10 de octubre | 01:50

Un eslabón del que poco se habla en el sistema sanitario cordobés es el de las clínicas y hospitales monovalentes abocados exclusivamente a problemáticas de salud mental. Allí, se encuentran internados pacientes con diversas problemáticas cuyo denominador común es el permanecer en instituciones que no están preparadas para afrontar una pandemia.

Este 10 de octubre se conmemora el día mundial de la salud mental. Desde La Izquierda Diario dialogamos con trabajadores de nosocomios de salud mental para conocer la situación actual y cómo impactó el COVID 19 en sus lugares de trabajo.

¿Cómo es la situación actual dentro de los nosocomios de salud mental ?

M: Lo que estamos viviendo es muy jodido. Porque todo el sistema de salud, que tanto prometían desde el gobierno, desde nación, de prepararse y demás, evidentemente ha fracasado. Nosotros tenemos pacientes PAMI, uno falleció en la clínica porque la ambulancia nunca vino.

L: Soy enfermera, trabajo hace seis años en un hospital monovalente, conozco de primera mano el maltrato de los dueños a los trabajadores, eso no es nuevo. Con la pandemia, pasé del hospital de día al internado y ahí vi otra realidad.

En el hospital de día los pacientes ambulatorios estaban compensados en su patología. Trabajábamos en equipo interdisciplinario. Con la pandemia los usuarios no pudieron asistir más, eso fue horrible para ellos, no poder asistir al lugar donde fueron contenidos mucho tiempo. Pasar a trabajar en el internado, fue cómo meterme a la guerra, ver al ser humano tan abandonado, desde las necesidades básicas, ver a los pacientes crónicos, cómo les dicen, que por una situación familiar, o social, fueron excluidos y fueron a parar a una institución que lucra con esto. Tendrían que tener una atención de primera y están orinados. Ver tironear a una persona como si fuera un animal, para ponerle un inyectable y meterlo en una sala de contención, son cosas que no comparto para nada.

De por sí ya históricamente “el loco” siempre fue discriminado y dejado a un lado, y ahora se ve afectado también por el Covid. En una semana fallecieron dos personas, y es una tristeza enorme. Son personas que llevan años ahí. Es aislamiento en el aislamiento, es como un zoológico, los aíslan como a un animal, como a un leproso, es deshumanizado, y nos exponen a nosotros también.

B: La situación se repite en todas las instituciones cerradas, es por la falta de políticas públicas bien aplicadas y que se cumpla lo que se tiene que cumplir. La respuesta del COE (Centro de Operaciones de Emergencia) deja bastante que desear, me parece que porque está bastante colapsado todo. Ante el primer caso que tuvimos la respuesta de la institución fue caos, empezaron de golpe a llover protocolos, y llevó su tiempo que la institución se adecuara y esto implicó que terminara la mayoría contagiada.

¿En salud mental el desmantelamiento es mas profundo que en otras áreas?

VQ, médica psiquiatra Lo que hay es una aplicación muy deformada de la desmanicomialización, devenida en un desmantelamiento desenfadado de los hospitales públicos conocidos como "psiquiátricos", que hizo que a una parte de su población usuaria se la beneficiara con la obra social PAMI, aunque en algunos otros casos también se les otorgó la cobertura por APROSS, trasladándolas a clínicas privadas prestadoras, sin que se resolviese la problemática del encierro.

Foto de Archivo Colectivo por el derecho a la salud mental

Las dos referencias obvias incluyen a los dispositivos monovalentes de la llamada salud mental y a las residencias de cuidados geriátricos, donde han sido recluidos. Muchos de tales ingresos se realizan de un modo arbitrario para quienes atraviesan algún padecimiento psíquico.

Se habla de: "existencia de patologías previas (comorbilidades)" y "grupo poblacional de riesgo" resultan nominaciones habituales en cualquier comunicación que informe decesos por COVID-19. Y son condiciones a las que, lamentablemente, arrastra una práctica médica muy arraigada en este tipo de instituciones; a saber, la prescripción abusiva de una combinación injustificada de los denominados psicofármacos.

Este repaso de "reacciones adversas" arma un escenario sumamente ominoso (de por sí ya lo es), en el que se agravan las consecuencias del contagio. Se lee acá un desvalimiento del sujeto por partida doble: la precariedad por lo que hace su cuadro singular, y la indefensión de hallarse subsumido en las desfavorables circunstancias actuales ante la irrupción de la pandemia.

¿En cuanto a insumos y equipos de protección personal?

M: Esta todo explotado, nos dan cosas genéricas, imagino por el aumento del dólar, una bata o dos para trabajar todo el mes, algo que se debería desechar en el día. Tenemos que gastar de nuestro bolsillo para los EPP (equipos de protección personal).

Acá no querían dar ni guantes a enfermería que trabaja con pacientes positivos, hasta que las enfermeras dijeron que no iban a trabajar sin tener insumos. Les dieron unas batas transparentes.

El día de la sanidad no nos pagaron, con la excusa de que les pagan menos a ellos, no les importa ni los pacientes ni el personal, los dueños se encierran en las oficinas, hasta han usado recursos que les corresponde a los usuarios para hisopar a familiares.

L: Ni hablar de los insumos, al comenzar la pandemia nos dieron un par de gafas y un barbijo de tela literalmente, y nos dijeron “esto le va a durar 3 meses”. Nadie dijo nada, teníamos miedo a perder el trabajo, hasta que exploté. En plena pandemia nos dan una bata que no se cuanto quieren que dure porque es descartable, se usa una vez en un día. Y hacía como dos semanas que se venía usando la misma bata, llevando el virus por todos lados, ¡ se quejaban por darnos cinco cajas de guantes para 70 empleados! Me llevé bolsas de consorcio para ponerme en los pies, y aun así me contagie, tomando hasta mis propias medidas de bioseguridad.

B: A enfermería les bajaron una bata y un N95, les cuestionan cuantos guantes usan, enfermería que está con la mitad del personal se compran sus propios EPP, para no entrar en discusión con los dueños y los directivos.

¿En qué condiciones están trabajando?

M: Sabemos que hay personal que ha dado positivo. Y ponen a trabajar enfermeras que tienen factores de alto riesgo, arriesgando la vida.

L: Después que hablé a mi me quisieron echar. Me tuvieron con un estrés brutal, en una situación sin saber si me iba o no me iba, a partir de ese momento dije no me voy a callar más. Ahí me pagaron todo lo que me debían, están robándole al Estado a mano armada con eso del ATP (Aporte al trabajo y a la producción) . Te pagan mal, o no te pagan la diferencia. Agarran a los grupos vulnerables, a los que no hablan, siempre te están manipulando con algo.

VQ: Recolecto la voz de muchos/as trabajadores/as del área, profesionales de la llamada salud mental. Se suceden las camadas de especialistas que sólo conocen una realidad laboral tomada totalmente por la informalidad. Resulta fácil esquematizar cómo se instaló, con intención de perpetuarse desde un principio, esta forma absolutamente fraudulenta de relación contractual. Pivota sobre la consabida figura del monotributista. Provincia, municipios y el sector privado recurren a ella. PAMI (también APROSS, aunque con algunas otras particularidades) se erige en un claro ejemplo de cómo esta estafa laboral se agigantó gracias a la connivencia -y no se trata de mera anuencia: corresponde hablar de responsabilidades compartidas- entre la administración pública, la nacional en este caso, y el empresariado de la salud.

¿Qué medidas se tomaron desde PAMI, el COE y las direcciones de los hospitales frente a casos de COVID en personal o pacientes?

M: Ahora que se necesita asistencia para estos pacientes que se han contagiado acá y se agravan de un día para otro o cursan la enfermedad, PAMI se lavó las manos, el COE mira para otro lado y los dejan que mueran acá, al igual que en los geriátricos.

¿Por qué sucede eso?

M: Resulta que no tienen un hospital especializado para personas mayores, que son población de riesgo. El COE a lo sumo viene, nos hisopa. Pero no sé hasta qué punto funciona como un órgano que realmente organiza los hospitales y las camas, porque el PAMI tiene prestadores particulares, entonces eso de que te dan los insumos es una mentira. No hicieron nada para prevenir la situación en los geriátricos, no hicieron nada para prevenir que nos contagiemos.

Tenemos excelentes profesionales, el personal le pone realmente toda la garra pero, si el paciente se agrava, el 0800 de PAMI no atiende, o los mandan a una clínica que no debe tener ni respirador, después tenemos que responder a la familia.

El PAMI debería haber preparado un hospital para los viejitos, no lo hicieron. Yo ya no les creo nada, les creo a los trabajadores, porque es lo que vemos, algo nos dan, pero nos exponen, exponen al personal, a los pacientes. Vimos como el APROSS dejó 4 días a un paciente ya valorado para poder derivar, con PAMI es lo mismo. Si se hubiera hecho un buen diagrama, aprovechar bien estos 7 meses, esta cuestión burocrática y logística de a dónde va a ir la gente cuando se podría haber previsto todo. Y mientras médicos y enfermeras se infectan. Y a los viejitos cuando se están muriendo, cuando ya no pueden con el oxígeno, tardan una hora, los tiran en una clínica, y seguro en 4 horas se mueren.

L: Con respecto al COE me llamó para mí seguimiento, hable sobre el desastre que hace la clínica, pero sin respuestas, hay casos que no se están diciendo. Se debería cerrar, desinfectar, derivar, tenemos pacientes con una neumonía atroz, no los derivan. Las obras sociales esperan a que no den más para llevarlos, hay un abandono total de sistema, si no estás casi muerto no te llevan.

Entonces, ¿cómo es? Somos un monovalente, no estamos preparados, no tenemos oxígeno, ni los insumos necesarios para abordar una enfermedad respiratoria, no tenemos la capacitación tampoco. Son pacientes que están desbordados por un lado y que tenes que contenerlos y que no respetan una distancia porque no registran eso, y tenes que ir y venir porque hay demanda todo el tiempo, las 8 horas. ¿Como los asistís, dos tipos de enfermedades Covid, más la patología base del usuario? Y encima siguen ingresando pacientes.

B: PAMI pide auditorias, todo burocrático pero no da nada. Pero hay miedo a exponerse. Por eso cada vez tenemos más personal aislado, casi todos los pacientes están contagiados. Y se siguen generando nuevos ingresos de PAMI y APROSS, con protocolos supuestamente sobre cómo manejarlos, pero ¿cómo hacemos para erradicar el virus? Sumado a la falta de camas que hay en el sector privado, que está colapsado, más para las y los usuarios de salud mental que nunca hay lugar, llegan tarde las derivaciones y se empiezan a morir.

Al finalizar les preguntamos si querían agregar algo más, L nos hizo llegar unas líneas que escribió para ponerle palabras a lo que está viviendo, les compartimos un fragmento:

“La avaricia de los que creen tenerlo todo, en estos tiempos es en donde caen los velos ,la esencia de cada uno y sobre todo de aquellos que creen qué son más que el resto. Aquellos desalmados que destruyen mentes cuerpos ajenos (...). Con lo que respecta a mi posición donde ya mi boca no se va a callar como profesional de la salud mental (…) ¿el sistema también debe terminar de contagiar a todos los" locos" y aislarlos para terminar de deshacerse de la "locura"?

Si sumamos el encierro más encierro nos da como resultado una enfermedad inmanejable, en cuanto a mí respecta ni siquiera podemos acercarnos a abrazar el llanto del otro, porque hay un acercamiento peligroso en donde muchas vidas corren riesgos. El ser humano termina de quebrar y si digo el ser humano y porque hablo del personal de salud, de los pacientes , que son dejados a la deriva y llevados por cómo por un viento hacia otra dimensión y los avaros de corazón sin importar la vida de los demás sin importar el contagio de estas pobres almas sufrir, estás las sufridas toda una vida y menos la de una cocinera, la persona que limpia, la que atiende un teléfono, la de un médico ,el que arregla una lamparita, la de los enfermeros”.







Temas relacionados

Covid-19   /    Pandemia   /    Córdoba   /    Precarización laboral   /    Derechos salud mental   /    Salud mental   /    Córdoba   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO