Géneros y Sexualidades

ELECCIONES 2019

Para José Luis Espert la vida de las mujeres es “un tema menor”

El candidato a presidente “libertario” se refirió al aborto en diálogo con FM Millenium de esta forma, negando la importancia del tema, pero de conjunto su propuesta de gobierno empeora las condiciones de vida de los trabajadores y en especial de las mujeres.

Miércoles 31 de julio | 00:04

Ilustración: Enfoque Rojo

¿Cuáles son las propuestas y el discurso que los “libertarios” de Espert tienen respecto a los derechos y problemas de las mujeres y de género? Empecemos por el debate respecto al aborto, como posición ineludible para cualquier candidato:

“Es un tema menor”

Así se refería el candidato a presidente por el Frente Despertar. Es decir que en primer lugar desestima la urgencia e importancia de que las mujeres sigan muriendo producto de la clandestinidad.

Sigamos. Gracias al partido Unite por la Familia y la Vida que prestó su legalidad, el Frente Despertar está en condiciones de competir por la presidencia, el que permitió la candidatura de Amalia Granata saliendo como diputada provincial, y que forma parte del Frente Somos vida.

Espert explica que su postura personal "como buen liberal" es "pro-vida" porque se hace cargo de sus hijos maravillosos a los cuáles ama, que a él la defensa de la vida no se la van a enseñar. Aunque se declara por la despenalización del aborto, aclara “No soy ninguno de los dos (pañuelos). Me parece todo chiflado eso. No estoy ni para un lado ni para el otro". Por si quedaba alguna duda al respecto, agrega que el aborto no debe ser gratuito: “No estoy a favor de que sea gratuito para todo el mundo. Puede ser para los que cobran planes sociales, pero sino que cada uno se pague el aborto”. En decir, las mujeres que no puedan pagarlo, como ahora, seguirían recurriendo a la clandestinidad y poniendo en riesgo su vida.

Su compañero de fórmula como vicepresidente, el mendocino Luis Rosales, es un conocido opositor que en el 2013 se refería así a las mujeres que interrumpen su embarazo: “Se trata de toda una serie de cuestiones que hay que garantizar para no tener que matar después. (...) Si matás, matás”.

Bajar la demanda del movimiento de mujeres a una aspiración por despenalizar la práctica, y la conformación de listas con dirigentes del movimiento “celeste” termina siendo muy similar a lo que dice el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández. En todas las coaliciones electorales se da esta convivencia, menos en el Frente de Izquierda - Unidad, que lleva en su programa el aborto legal, seguro y gratuito.

Te puede interesar: Un celeste en el placard: qué pasa con el derecho al aborto en las listas electorales

Sus seguidoras, “Feministas por Espert” en Twitter, proponen como puntos claves: la libertad individual y la libertad de mercado, para la vida de las mujeres. Incluso argumentando que no se debe pedir aumento al presupuesto de salud pública, sino que los recursos deberán salir de recortar gastos “innecesarios” de otros sectores, léase ajuste al gasto público.

La concepción ideológica implica que si bien todas van a gozarían de la “libertad” de poder realizarse esta práctica sin ser criminalizadas, sólo un sector de la población de mujeres y personas con capacidad de gestar que cuenta con los recursos podrían hacerlo. Mientras que la gran mayoría de la clase trabajadora, las mujeres más pobres, van a ser empujadas a seguir sometiéndose de manera totalmente riesgosa a la interrupción del embarazo, incluso a costa de su vida o importantes secuelas. Por eso la marea verde exige que el Estado garantice este derecho de salud pública a todas las mujeres sin distinción de clase, nacionalidad, origen.

Una concepción que hasta acá comparte valores con el feminismo neoliberal, despojado de los cuestionamientos del colectivo de mujeres, la reivindicación hacia lo individual, logrando separarse de los problemas de las y los trabajadores.

Sin embargo en un video de este año Espert va más allá y se tira en contra de los “privilegios” que tendrían las mujeres por su género y las denuncias a la desigualdad que genera el patriarcado, dejando en claro cómo (no) toma las demandas que viene poniendo en discusión el movimiento de mujeres.

Ver también: Mirá el brutal video de Espert contra los derechos de las mujeres

Ahora bien, José Luis Espert es un economista autodenominado como “libertario”, es decir, que desde el valor de “libertad” individual, de comercio, contratación laboral, pretende un cuestionamiento al actual sistema y se autodenomina “antisistema”.

Consultado sobre la ley de Educación Sexual Integral afirmó que “Si el Estado se encarga de enseñar a los chicos educación sexual y las enfermedades de transmisión sexual y vamos por ese camino de la ESI creo que a los padres se les deja un rol demasiado chico”.

Al plantear el recorte al gasto público, el restringido acceso y empeoramiento de la educación y salud públicas, empeoraría la vida de millones, pero en particular de la juventud y también de las mujeres, que son las que mayoritariamente dentro de los trabajadores llevan las cargas de tareas domésticas como son el cuidado de niños y personas mayores.

Podés leer también: [Video] ¿Qué quiere el "libertario" Espert?

Pero mientras continúa Espert repitiendo en cada entrevista que puede, que se hace necesario achicar el gasto público, propone triplicarlo para las Fuerzas de Armadas. El aumento de poder de fuego a las fuerzas represivas, responsables de las redes de trata y narcotráfico, implica también el aumento de la criminalización de las pibas y los pibes en los barrios con el gatillo fácil. Una propuesta que tranquilamente se puede escuchar también de Patricia Bullrich o incluso Sergio Massa del Frente de Todos.

Ver también: "Del Caño versus Espert": así ve Clarín la lucha por el voto "antisistema"

Su modelo económico se puede resumir en las declaraciones que hacía en el 2001: “A De la Rúa y a Cavallo yo les deseo la mejor de las suertes (...) esto tiene que purgarse de alguna manera muy muy muy dolorosa, y no va a garantizar el éxito”. Ya sabemos como termina esa historia, con 39 muertos en la represión de diciembre del 2001, con históricos índices de desocupación y pobreza en el país. Ahora se suma a la oleada de los que piden una reforma laboral que aumente la flexibilización y beneficie a los grandes empresarios y capital financiero.

De las personas desocupadas actualmente el 52,4 % son mujeres de hasta 29 años. Mientras que al primer trimestre de 2017, si la precarización extrema alcanzaba al 46 % de los trabajadores varones, en las mujeres afectaba al 58 %. Entre estas, los datos brindan un panorama desolador: el 73 % de las mujeres que tenían un trabajo por cuenta propia percibía ingresos menores al salario mínimo. Pedir mayores niveles de precarización laboral que necesariamente traerá una reforma a pedido del Fondo Monetario Internacional, necesariamente implica empeorar aún más las condiciones de vida de las mujeres trabajadoras.

De la vereda de enfrente a ese tipo de políticas, la declaración del Frente de Izquierda - Unidad para las elecciones propone, entre otros puntos: aborto legal, seguro y gratuito ya, separación de las Iglesias del Estado. Ni Una Menos: basta de femicidios, travesticidios y violencia contra las mujeres y personas LGBTTI. El Estado y los gobiernos son responsables; asistencia estatal y gratuita, acceso al trabajo, la salud, la educación, la vivienda a las víctimas y sus familias. Desmantelamiento de las redes de trata para la explotación sexual y laboral. Basta de impunidad para las fuerzas represivas, los empresarios y funcionarios que las sostienen y garantizan directa y/o indirectamente. Basta de crímenes de odio, de lesbofobia, homofobia, transfobia y discriminación. Cupo laboral travesti – trans en todos los ámbitos laborales. Abajo los Códigos Contravencionales.

Y también trabajo genuino y registrado bajo convenio para todas las trabajadoras desocupadas, subocupadas y precarizadas bajo diferentes modalidades, basta de precarización y discriminación laboral, pase a planta permanente y salario igual a la canasta familiar. Igual salario por igual trabajo.

Ver declaración completa: Con una declaración, candidatas y referentes feministas llamaron a fortalecer al FIT-Unidad







Comentarios

DEJAR COMENTARIO