×
×
Red Internacional

Este jueves. Para Cristina primero las multinacionales: el Senado votará retenciones 0% para las automotrices

Sin medidas para combatir la inflación que golpea los ingresos y muy rápidos para recortar fondos para jardines y discapacidad, la vicepresidenta solicitó la sesión especial de senadores este jueves para seguir beneficiando a las automotrices. Las prioridades del gobierno están sobre la mesa: cumplir con el FMI y garantizar las ganancias de las multinacionales, el agronegocio y la timba financiera.

Guadalupe BravoEconomista | @GuadaaBravo

Escuchá esta nota
Miércoles 31 de agosto | 22:25

A través de un decreto firmado el miércoles, Cristina Fernández convocó a una sesión especial en la Cámara de Senadores para tratar dos proyectos de promoción industrial a las automotrices y a las empresas de bio y nanotecnología. La aprobación de leyes que aumentan los beneficios fiscales otorgados por el Frente de Todos a las empresas se convirtió en una norma.

Lo hacen en un momento de creciente crisis social y económica que ya se expresa en los reclamos docentes por paritarias en distintas provincias. También en las manifestaciones contra el recorte a las partidas destinadas a discapacidad, fuertemente rechazadas a nivel nacional.

Te puede interesar: Prestaciones de salud y escolares en peligro: las consecuencias del ajuste en discapacidad

El miércoles durante una visita a la fábrica de Toyota (Campana), Siego Massa anunció un acuerdo con el sector, adelantando las claves del proyecto de ley que se aprobaría en el Senado. Los principales ejes del Régimen de Promoción de Inversiones en la Industria Automotriz - Autopartista y su cadena de Valor son:

  •  Se busca reducir el costo financiero e incentivar inversiones a partir de beneficios fiscales.
  •  Asegurar por Ley que los derechos de exportación van a ser de CERO POR CIENTO (0 %) hasta el 31 de diciembre de 2031, para brindar previsibilidad.
  •  Devolución anticipada del IVA, permitiendo ser utilizado para el pago de otros impuestos nacionales. Estableciendo que el plazo de devolución se reducirá de seis a tres años y, en el caso de la amortización de bienes de capital, de cinco a tres años.
  •  Reduce el monto a pagar por el Impuesto a las Ganancias en los primeros años, desde la puesta en marcha del proyecto; por la amortización acelerada de los bienes de capital y de las obras de infraestructura.
  •  Declara sector estratégico a la producción autopartista.

    El mencionado proyecto dispone que la autoridad de aplicación sería Desarrollo Productivo, que depende de Economía. La media sanción de esta Ley en Diputados estuvo fogoneada por Sergio Massa, actual ministro de Economía y referentes de Juntos como Ritondo.

    “Que no hablen más de presión fiscal”, denunció la diputada del FITU, Myriam Bregman en aquel momento. Y agregó que si se juntan varias leyes como la de Economía del Conocimiento, que benefició al millonario dueño de Mercado Libre, la de biocombustibles que favorece a Ledesma, el Plan Gas, el monto estimado que el Estado dejó de recaudar en el año se acerca a los 400 mil millones.

    Automotrices, las que siempre ganan

    “El ministro de Economía, Sergio Massa, el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, y el secretario de Comercio, Matías Tombolini, acordaron hoy con la cadena automotriz impulsar las exportaciones del sector y mejorar su balanza comercial”, se lee en el comunicado oficial.

    Nada es casualidad, Massa eligió la fábrica de Toyota para hacer este anuncio, se trata de una fábrica donde se avanzó con una reforma laboral con el visto bueno del sindicato peronista SMATA, también presente.

    Del encuentro por el lado patronal participaron Gustavo Salinas, presidente de Toyota Argentina; Martín Zuppi, presidente de FCA Argentina; Carlos Galmarini, director de relaciones institucionales de Ford Argentina; Federico Ovejero, vicepresidente de GM para Argentina, Paraguay y Uruguay; Santos Doncel Jones, presidente de IVECO Group Argentina; Manuel Mantilla, presidente de Mercedes Benz Argentina; Raúl Barcesat, presidente de Mercedes Benz Camiones Argentina; Gonzalo Ibarzábal, presidente de Nissan Argentina; Rodrigo Pérez Graziano, director institucional de Stellantis; Pablo Sibilla, presidente de Renault Argentina; César Luis Ramírez Rojas, presidente de Scania Argentina; María Ángela Stelzer, directora de asuntos corporativos de Volkswagen Group Argentina; Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de ADEFA; Raúl Amil y Juan Cantarella, presidente y director de AFAC; Isabel Martínez y Julio Cordero, directivos de ADIMRA.

    El acuerdo incluye que las exportaciones incrementales del sector pagarán 0% de derechos de exportación, tomando como base de referencia las de 2020. No se trata de un año cualquiera, el sector llegó a tener producción cero en el mes de abril por las medidas de aislamiento en plena pandemia. Para ser parte de este beneficio sólo deberán anotarse en el “Registro de Empresas Fabricantes de Vehículos Automotores y/o Autopartes”.

    No se trata de una medida novedosa, ya se había aplicado en 2021 (Decreto 150/2021). Y fue ampliada incluyendo autos y autopartes a través del Decreto 831/2021 de diciembre del año pasado. Hasta el 31 de diciembre de 2022, tanto terminales como autopartes solo pagarán derechos de exportación con las alícuotas actuales hasta el monto de las exportaciones facturado en 2020 (4,5% o 3%) y, una vez superado, tributarán 0% para las nuevas exportaciones.

    Te puede interesar: Con 6 millones de niños bajo la pobreza, el Frente de Todos baja retenciones a las automotrices

    “La resolución para las exportaciones incrementales era un tema urgente para el sector y ya está, ayer firmé la resolución y ahora entra en vigencia. En el presupuesto del año que viene pondremos la prórroga para que el sector pueda invertir, aumentar producción, empleo y exportaciones en un marco de previsibilidad”, festejó Mendiguren.

    Lo que ahora defiende Massa, antes lo implementaron Guzmán y Kulfas, buscan aumentar las exportaciones automotrices. Pero no explican cómo estos incentivos fiscales lograrían introducir cambios estructurales en una industria que en este país funciona como una ensambladora de partes, y tiene un rojo comercial permanente.

    Es estructuralmente deficitaria en materia de divisas, esta condición hace que ante aumentos de la producción suba la demanda de piezas importadas. Para producir un vehículo se usa un 70% de piezas que provienen de otro lugar del mundo, y apenas un 30% de piezas fabricadas nacionalmente. El resultado, es que para funcionar esta industria necesita más dólares de los que “genera” a través de sus exportaciones. General Motors, Toyota, Fiat, Ivecco, Volkswagen se encuentran en el listado de las 100 firmas que bajo el macrismo se fugaron U$S 86 200 millones.

    Lo que está de Fondo, de la mano de las distintas iniciativas que buscan aumentar las exportaciones para conseguir dólares y cumplir con el FMI, es una oportunidad de negocios redonda para las empresas nacionales y extranjeras. Lo mismo sucedió con las petroleras, y con las mineras. En el caso del litio, incluye la domincación de recursos estratégicos para Estados Unidos. El Frente de Todos confirmó un rumbo de profundización del saqueo, del atraso y la dependencia nacional. Al mismo tiempo que acelera el ajuste sobre el pueblo trabajador, otra salida es posible y empieza por romper el pacto con el FMI y el no pago de la deuda fraudulenta.

    Te puede interesar: Salió el suplemento impreso de LID: “El gobierno ajusta, la derecha pide más”




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias