Mundo Obrero

PAPELEROS DE ZONA SUR DEL GBA

Papelera Ansabo: diez meses de lucha, control obrero y coordinación

Se cumplieron diez meses de lucha de los trabajadores de Ansabo y la Comisión de Mujeres. Una experiencia de control obrero, solidaridad y coordinación muy valiosa para los tiempos que se vienen. Nuestro homenaje desde el PTS - FIT Unidad.

Marcelo “Cucha” González

Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) - Zona Sur

Martes 19 de mayo de 2020 | 13:53

El 15 de mayo se cumplieron diez meses del inicio de la lucha de los trabajadores de Ansabo, papelera quilmeña que la patronal llevó a la quiebra de forma fraudulenta con anuencia del Estado, luego de explotar a sus trabajadores durante décadas. Ese día comenzó una lucha que tránsito diferentes etapas y que se ha convertido en una importante referencia en la zona sur del conurbano.

Del cierre al corte del Puente Pueyrredón

Los trabajadores de Ansabo comenzaron una importante experiencia de lucha cuando la patronal cerró la fábrica de forma fraudulenta. Obreros de décadas de trabajo se encontraron que la empresa, cerraba y los estafaba luego de una vida dedicada a la fábrica, y ni siquiera les pagaba los sueldos. Comenzaron las guardias en la fábrica y las movilizaciones al ministerio de trabajo y a la municipalidad, durante la gestión de Martiniano Molina y el macrismo, quien ya venía descargando un fuerte ajuste sobre los trabajadores. En esta situación y siguiendo los pasos de las importantes luchas de SIAM y Coca Cola, se da el primer corte en el Puente Pueyrredón, junto con los trabajadores de RanBat, que habían echo punta semanas antes saliendo a las calles y también protagonizando un corte del emblemático puente en Avellaneda. Se suman trabajadores de Petronas, de la 165, docentes, Kimberly Clark, entre otras luchas, lo que transformó ese corte en una primera acción de coordinación obrera.

Tomar las calles, tomar la fábrica

La decisión de los trabajadores de tomar las calles, reclamando una solución al gobierno puso la pelea de Ansabo en el tapete. Todos los medios se hicieron eco de la lucha, pero el gobierno no dió ninguna respuesta y la empresa finalmente entro en quiebra solicitada por la AFIP. Mientras tanto la patronal seguía ocupando las oficinas y montando provocaciones. Los trabajadores decidieron ocupar la fábrica y expulsar a la patronal vaciadora. En un acto de enorme significación para los trabajadores, la patronal fue retirada de la planta y el control de las instalaciones quedó en manos de los obreros.

Es en este momento dónde surge la Comisión de Mujeres, que desde su surgimiento se transformó en un pilar fundamental de la lucha y la organización de la ocupación. Tomando las mejores experiencias de las comisiones de Mujeres de aeronauticas, Coca Cola, RanBat, entre otras, las compañeras de Ansabo se pusieron al frente y comenzaron a jugar un rol fundamental en la pelea, tomando en sus manos la difusión, el fondo de lucha y también haciendo avanzar a los compañeros dentro de la fabrica.

La coordinación

Los cortes en Puente Pueyrredón, las inumerables movilizaciones al ministerio y al municipio, el corte en el metrobus de Quilmes, entre otras acciones fueron un gran ejemplo para otros trabajadores que también sufrían despidos y ajuste. En esta situación es que, entre los trabajadores de Ansabo, de Coca Cola, de Kimberly Clark, Petronas, municipales, pasteleros, judiciales, docentes, familiares de Mechi Cantero, médicos de la CICOP, que han sido fundamentales en aportar en las necesidades sanitarias de los trabajadores, junto a organización de desocupados y también organizaciónes políticas que venían apoyando la lucha, surge la idea de poner en pie una cordinación permanente que comenzó a reunirse en Ansabo. Un paso muy importante en la zona sur del conurbano. Decenas de obreros y obreras activistas comenzaron a reunirse y a planificar en común no solo acciones de lucha sino también pronunciamientos surgidos de importantes deliberaciones políticas, como fue el pliego de reivindicaciones y los objetivos de la Coordinadora. Entre las acciones solidarias se destacó el acompañamiento a cada lucha como también el acto que se realizó en el obelisco a finales del 2019.

El control obrero

Luego de meses de lucha, atravesados por el cambio de gobierno, y sin recibir respuestas concretas del gobierno entrante del Frente de Todos, los trabajadores de Ansabo, junto a la Comisión de Mujeres formada al calor de la pelea y que cumplió un rol central, deciden ponerse en marcha para comenzar a producir bajo gestión obrera. Con asambleas con compañeros de Madygraf que les han transmitido su experiencia y se han puesto a disposición de este nuevo paso en la lucha, con deliberación obrera y debate. Así se fue construyendo la puesta en marcha. Se puso en movimiento la solidaridad para asegurar el arranque y conseguir lo que hacia falta.

Los compañeros y compañeras del Astillero Rio Santiago han cumplido un rol fundamental reparando algunas máquinas que la patronal había dejada dañadas, cientos de aportes al fondo de lucha, que desde el PTS estamos orgullosos de haber aportado tanto de nuestras bancas como de nuestras agrupaciones obreras y estudiantiles junto al resto de las organizaciones solidarias. De esta manera, apelando a la coordinación, a la unidad y con un grupo de obreros y mujeres decididas llegó el día en que las máquinas volvieron a ponerse en marcha y la fábrica volvió a hacer papel de nuevo. Este paso tan importante e inédito para nuestra zona se materializó y se hizo público en una Conferencia de Prensa con la presencia de importantes personalidades políticas, de los derechos humanos, sociales y sindicales. Recordemos además que la gestión obrera recibió el artero golpe de la odiada Edesur, que cortó el suministro de forma ilegal, ya que el fallo judicial de quiebra ordenaba expresamente que los servicios se mantengan dados de alta. Este boicot de Edesur se da un día antes del importante festival de La Manos de Fillipi en la fábrica, en unidad con los Ferroviarios despedidos que congregó a cientos de jóvenes y vecinos del barrio. Nada pudo parar está experiencia de gestión obrera y cordinación desde abajo. Los obreros de Ansabo y la comisión de mujeres volvían a producir, pero está vez sin patrones.

El control obrero de Ansabo está enclavado en unos de los barrios más pobres de Quilmes, dónde la desidia estatal y empresaria durante la pandemia está haciendo estragos. En este sentido, la unidad y la solidaridad forjada con la comunidad merece un párrafo aparte. Los trabajadores han organizado eventos con la comunidad como en Navidad y Reyes Magos dónde asistieron cientos de familias trabajadoras del barrio y hoy han puesto en pie una olla popular junto al FOL que reparte 180 raciones de aliemento en un barrio donde el hambre no para de crecer. Pero la unidad y la solidaridad no se limitó al barrio, también los estudiantes de las universidades y terciarios han desplegado una gran campaña en estos meses para reforzar el fondo de lucha, logrando que la Universidad Nacional de Quilmes tenga que aportar Súper Sopa y también haciendo del ejemplo de Ansabo una poderosa arma para combatir en individualismo y la resignación que las gestiones universitarias disipan entre los estudiantes.

La solidaridad de organismos y personalidades de los derechos humanos también merece una mencion espacial, desde la solidaridad de Nora Cortiñas, APDH, CELS entro otros destacados organismos hasta la presentación del libro de Carla Lacorte "la disciplina de las balas" en el predio de la fabrica que agrupó a víctimas del gatillo fácil, familiares de La Noche de los Lápices y cientos de compañeras y compañeros que asistieron. El control obrero en unidad con la comunidad y con organizaciones solidarias también es un enorme baluarte de la lucha y retoma las mejores tradiciones de la experiacia de ocupación de fábricas como la de Zanon y Brukman.

Concluciones para lo que se viene

Desde el PTS-FIT estamos orgullosos de acompañar está experiencia desde los primeros momentos, aportando humildemente desde nuestra organización en bancar el fondo de lucha, ayudando desde el CeProDH en el plano legal, acompañando cada acción y cada decisión de los trabajadores, trasmitiendo la experiencia de las comisiones de mujeres de las cuáles somos parte, poniendo a disposición el conocimientos de nuestros compañeros trabajadores del Astillero Rio Santiago para la reparación de máquinas y la invaluable experiacia de Madygraf que lleva ya 5 años de gestión obrera.

Desde nuestra organizacion nos hemos jugado con nuestras fuerzas para que está experiacia se desarrolle, ya que es una gran ejemplo frente a una situación que ya se vivía antes de la pandemia y que ahora se profundiza con despidos, rebajas salariales y cierres de fábricas, todo hecho bajo el amparo del gobierno y la burocracia sindical.

La experiencia de Ansabo y la Comisión de Mujeres son parte de la enorme tradición de lucha y control obrero de la Argentina, que tuvo su pico máximo en el 2001 y que hoy, como alguna vez dijo Raúl Godoy, dirigente de Zanon, son "recuerdos del futuro" frente a lo que se viene. La situación del país y del mundo se encamina a una crisis sin precedentes del capitalismo, dónde los empresarios quieren descargar sus costos sobre los trabajadores, pero ante la resignación que quieren instalar, ejemplos como los de Ansabo muestran otro camino y es a eso a lo que apostamos desde el PTS, retomando lo mejor de estos diez meses de lucha y poniendo estás lecciones y aprendizajes a la ofensiva, para organizar a todos los trabajadores que salen a luchar, como en Penta, Gotan, los trabajadores precarizados e Informales, entre tantos otros sectores que han comenzado a enfrentar los ataques, multiplicando este ejemplo para que la crisis la paguen los capitalistas.







Temas relacionados

Ansabo   /    Gestión obrera   /    Quilmes   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO