Juventud

Pandemia: ¿qué podemos aportar quienes estudiamos arquitectura y diseño?

La crisis provocada por el COVID-19 ha puesto a todo el campo académico y científico a pensar desde cada disciplina qué aportes hacer para combatir la pandemia. Distintas reflexiones se abren, y la arquitectura y el diseño no son la excepción.

Domingo 5 de abril | 00:53

Como estudiantes nos preguntamos, ¿qué podemos hacer desde nuestro lugar? ¿Para qué estudiamos si no es para poner al servicio de la sociedad nuestros conocimientos? ¿Tenemos que hacer “como si” estuviéramos en una situación de “normalidad” solo que desde nuestras casas? Como si la actual crisis no fuera una de las mayores de nuestra época, con incidencias sociales y económicas aún inciertas para millones de personas, tanto en nuestro país como en el mundo. El diseño puede aportar y mucho. La clave es pensar desde dónde.

En la Facultad de Arquitectura y Diseño (FAUD) de la UNC, en lugar de poner los recursos a disposición de la crisis sanitaria y económica la gestión y las distintas cátedras se apresuraron a mudar sus clases a las diversas plataformas virtuales con la idea central de “que la crisis nos afecte lo menos posible” y “perder la menor cantidad de clases posibles” poniendo, de este modo, en riesgo la regularidad y permanencia en la facultad de cientos de cursantes y manteniendo la práctica y el conocimiento científico separado de las necesidades de las grandes mayorías. Un relevamiento realizado por estudiantes independientes mostró que de 900 estudiantes, el 39% declara no tener condiciones óptimas para el cursado virtual, por falta de computadora, mal acceso al servicio de internet, o por tener familiares a cargo.

Desde Andamio en la Juventud del PTS, sostenemos que desde las disciplinas proyectuales pueden surgir infinitas iniciativas para poner los conocimientos al servicio de enfrentar la crítica situación sanitaria que ha puesto en evidencia la absoluta precariedad del sistema de salud y las pésimas condiciones de vida de millones jóvenes y sus familias que sufren despidos, suspensiones o el no pago de salarios adeudados.

De este modo. podemos pensar, por ejemplo, en la situación a la que se ven sometidas miles de familias que no pueden cumplir la cuarentena en un lugar adecuado porque viven en asentamientos informales, donde no hay servicios esenciales mínimos como las cloacas o el agua y donde el hacinamiento es moneda corriente.

¿Cómo pensar soluciones para ese sector social, que en Córdoba significa nada menos que 1,2 millones de personas? ¿No podemos pensar por ejemplo, en unidades de emergencia como lo muestra el diseño de arquitectos como Shigeru Ban? ¿O de la misma manera que diseñamos equipamientos, pensar en soluciones de rápido montaje en los distintos edificios en estado de semi abandono o abandono de la ciudad? Como lo muestraPlataforma Arquitectura, sólo por dar un ejemplo, las posibilidades son enormes.

Te puede interesar:Cuarentena total: ¿qué pasa con los 1.2 millones que viven hacinados en Córdoba?

Algunos docentes y cátedras que ya lo están proponiendo. Es cuestión de tomarlo y extenderlo a toda la universidad. Poner nuestros conocimientos, nuestra creatividad, nuestra imaginación al servicio de dar respuestas ante la pandemia.

La FAUD cuenta, por ejemplo, con una impresora 3D que puede usarse para imprimir mascarillas, tubos de ensayo, repuestos para respiradores, estetoscopios. Hay distintasiniciativas de estudiantes de Diseño Industrial que donan mascarillas a los hospitales públicos.

Ante la situación que estamos viviendo, es urgente que la gestión de nuestra facultad ponga todos los recursos a disposición. Es necesario que se convoque a reuniones por teleconferencia para discutir un plan de producción de materiales sanitarios para donar a los hospitales públicos.

El centro de estudiantes y las diferentes organizaciones y asambleas estudiantiles impulsemos comités de voluntarios docentes y estudiantes, como lo hacen en la UBA y en otras facultades, tomando todos los recaudos sanitarios necesarios, con el objetivo de no sólo producir estos insumos para hospitales como el Misericordia, que los necesita ya, sino también de realizar relevamientos de la situación de los barrios de la ciudad.

Nosotros podemos colaborar con la creación de un plan contra el hacinamiento y el problema del déficit habitacional que cobra visibilidad en esta pandemia, pero que existe desde hace décadas y ningún gobierno dio una salida estructural a la altura de las necesidades de los barrios populares.

Estas son algunas medidas que desde la juventud del PTS exigimos para que nuestro conocimiento y recursos sirvan a la clase trabajadora y al pueblo ante la crisis sanitaria.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Facultad de Arquitectura Urbanismo y Diseño   /    UNC   /    Córdoba   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO