Géneros y Sexualidades

NI UNA MENOS

Pan y Rosas en Jujuy: "Vamos a avanzar en nuestra organización para imponer el Ni Una Menos"

Desde diferentes puntos de la provincia jóvenes estudiantes secundarias, terciarias y universitarias, junto a trabajadoras de la salud, docentes, trabajadoras precarias, y mujeres que pelean por el derecho a la vivienda se reunieron en una asamblea este sábado para definir cómo seguir la pelea contra los femicidios y todos los derechos de las mujeres. La misma contó con la participación de Myriam Bregman, legisladora el PTS-FIT.

Domingo 4 de octubre | 18:14

Durante la última semana, históricas movilizaciones sacudieron la Provincia. Jujuy tembló, sí, porque tras confirmarse los femicidios, primero de Iara Rueda, luego de Gabriela Cruz, ambas jóvenes desaparecidas y buscadas intensamente por familiares y vecinos autoorganizados en Palpalá, mientras la policía y las autoridades estatales dejaron correr los días, sin buscarlas; por el femicidio también de Roxana Mazala en Perico, decenas de miles respondieron en las calles.

El lunes, tras un corte de la Ruta 66 y tras confirmarse el hallazgo sin vida de Iara en un descampado que ya había sido rastrillado por familiares y vecinos, seis mil personas coparon las calles de la ciudad siderúrgica. El martes y el miércoles las movilizaciones se multiplicaron: seis mil en Libertador Gral. San Martín, más de diez mil en la capital jujeña, miles y miles en Fraile Pintado, San Pedro, Perico, El Cármen, Monterrico, Purmamarca, Humahuaca, La Quiaca, Huacalera, Juella. Ayer sábado nuevamente, en Tilcara, Perico, Yuto. No hubo ciudad o pueblo de los valles, puna, quebrada y yungas que no haya temblado bajo el grito de ¡Ni una menos!

Te puede interesar: Más de 10.000 personas se movilizaron en Jujuy al grito de Ni una menos

Tras una semana donde miles de pibas de la “marea verde” volvieron a ganar las calles, confluyendo con mujeres, jóvenes y familias de los sectores más explotados de la provincia, haciendo realidad la consigna de que “si tocan a una, respondemos todas”, denunciando que el Estado y el gobierno de Gerardo Morales son responsables, poniendo en evidencia también el rol de la policía que no buscó a Iara ni a Gabriela, igual que había hecho con Cesia, y que luego las reprimió por exigir justicia; decenas de mujeres, jóvenes estudiantes y trabajadoras de la salud, la educación, estatales, precarias y mujeres que pelean por el derecho a la vivienda, se reunieron en la tarde de este sábado en una asamblea de la Agrupación Pan y Rosas, junto a la Legisladora porteña, Myriam Bregman, y la diputada provincial Natalia Morales, ambas del PTS-Frente de Izquierda.

A diez meses de un nuevo gobierno nacional, y de segundo mandato de Gerardo Morales, y tras siete meses de una pandemia que ha profundizado la crisis social, económica y sanitaria, afectando la vida de millones, “las imágenes de esa Jujuy movilizada, con las mujeres a la cabeza conmovieron al país y mostraron que en el contexto de encierro agravó la violencia de género”, resaltó Myriam Bregman, en el saludo que dio inicio a la asamblea. Y a eso sumó que “en muchos otros ámbitos las mujeres venimos poniendo el cuerpo en la primera línea. Enfermeras que dejan la vida en el hospital y si se contagian de covid, las mandan a su casa y les descuentan el sueldo por no estar yendo a trabajar, mientras que un juez de la corte suprema cobra casi un millón de pesos por mes, ellas no llegan a los 40 mil pesos”.

Te puede interesar: Cuidado con las mujeres

Porque, como dijo una trabajadora estatal en la asamblea, “la pobreza y la crisis las sufrimos más las mujeres”, la lucha contra la violencia machista y los femicidios en Jujuy es una muestra más que tiene a las mujeres como protagonistas “y hemos mostrado que tenemos mucha fuerza, pero es necesario estar organizadas para hacer efectivos nuestros derechos”, continuó.

Así lo señaló también Myriam Bregman, destacando que “en esta pandemia se vio que las mujeres también están al frente de la lucha contra la violencia policial y el gatillo fácil como Cristina Castro y tantas mamás.” Y comentó la situación de las mujeres que ocupan tierras en Guernica y en otros lugares del país, a las que llaman “usurpadoras”, cuando la realidad es que muchas de ellas tuvieron que huir de sus hogares por la violencia machista, a la que nadie dió respuestas. Una situación que también se repite en Jujuy y que recibe la misma respuesta por parte de los gobiernos: represión y estigmatización”.

En la vereda opuesta de esa política impulsada por el gobierno nacional y también el provincial, en la asamblea de Pan y Rosas confluyeron, como lo vienen haciendo en las calles, mujeres como Verónica del nuevo asentamiento de Libertador Gral. San Martin, o Belén, joven precarizada que pelea junto a otras mujeres por el derecho a una vivienda y sufrieron un violento desalojo en Alto Comedero, con trabajadoras de la salud, estatales, docentes, trabajadoras de casas particulares, y jóvenes estudiantes secundarias, terciarias, universitarias que ven que su lucha contra la violencia patriarcal, por el derecho al aborto y la emancipación de las mujeres y disidencias va de la mano de la pelea de las mujeres y familias trabajadoras más explotadas.

Así se expresó ayer, cuando las jóvenes y trabajadoras tomaron la palabra para contar sus experiencias, desnudando que la violencia y la opresión son cotidianas, y visibilizando que los femicidios son sólo el último eslabón de una larga cadena de violencias que se sostiene, reproduce y legitima desde el Estado, sus gobiernos e instituciones. Pero además cada una de las mujeres que participó resaltó la necesidad de seguir organizadas y luchar por todos los derechos que los gobiernos vulneran; por #NiUnaMenos, pero también por el derecho a la educación, al trabajo con derechos, a la vivienda.

Como expresó muy sensiblemente Laura, trabajadora de casas particulares e integrante de la Red de Trabajadoras y Trabajadores Precarios e Informales resaltando que la enorme fuerza que mostramos en las calles “la tenemos que usar para luchar por todo lo que nos niegan; no podemos conformarnos con que no nos maten, necesitamos techo, trabajo con derechos, necesitamos educación para nuestros hijos (y nosotras mismas). Peleamos por una vida mejor. Necesitamos enfrentarnos con todos los que nos dicen que no podemos pedir más. El dolor no nos tiene que hacer callar, nos tiene que hacer salir por todo”.

Por su parte, docentes expresaron las peleas que dan en la provincia y la necesidad de unificar las peleas por el derecho a la vivienda y contra la violencia machista. “Docentes y estudiantes compartimos esta realidad, y es necesario ser más.” Denunciaron también el aumento de las condiciones de precarización que sufren las trabajadoras y trabajadores de la educación a las que no les justifican las faltas por covid, recortando los salarios e intensificando las tareas. Pero además relatando las condiciones en las que les niñes, jóvenes y sus familias transcurrieron la pandemia, mostrando que el derecho a la educación se ve atacado cuando son miles las familias que no pueden garantizar un plato de comida.

Jóvenes estudiantes denunciaron la violencia policial, los ataques a las trabajadoras de la primera línea, la violencia a las disidencias sexuales y cómo no hay respuesta a esas situaciones por parte de los gobiernos. “Toda esta bronca nos reúne, y fuimos jóvenes la mayoría de las que estuvimos en las calles por Iara, por Gabriela, por todas; y tenemos que seguir sumándonos, ser una voz y el cambio. ¿Cómo puede ser que nadie le dé una respuesta a las mamás que no tienen la posibilidad de darle un techo a sus hijos? ¿Cómo vamos a permitir que Isolda Calsina nos diga que tenemos que seguir “estudiando” a pesar de todas las cosas que vivimos en nuestras casas y dejando a miles de niñes y jóvenes sin derecho a la educación?” señalaba Wara, estudiante secundaria.

“Lo importante de todo esto es que nos sigamos organizando, que no sólo quede en las marchas masivas que hicimos. Tenemos que seguir al frente de todo esto, como siempre lo hicimos, siempre nosotras mismas nos ganamos nuestros derechos, luchando. Yo voy a convertir todo ese miedo y bronca que tengo en fuerza y lucha para que esto no nos siga pasando y creo que es lo que tenemos que hacer todas”, agregó Lara, estudiante secundaria de Palpalá.

“No puede ser que los Centros de Estudiantes, la Universidad no se pronuncien cuando nos están matando. Muchas de nosotras somos parte de esos espacios y tenemos que exigirles que se pronuncien y se movilicen, que acompañen la pelea por que se apruebe el proyecto de un Plan de Emergencia contra la violencia hacia las mujeres, y que con toda la fuerza que tenemos hagamos una gran campaña para que se apruebe”, planteó Valentina, estudiante de Comunicación Social.

Natalia Morales, destacó también que “el potente movimiento de mujeres y disidencias mostró que se puede superar el miedo y ganar las calles, enfrentando incluso la represión con la que respondió el gobierno de Gerardo Morales”. Y resaltó “no podemos tener expectativas en los gobiernos que todos los días eligen destinar millones a pagar la deuda fraudulenta, sobre el hambre del pueblo. Es necesario fortalecer nuestra organización independiente. Y tenemos que llevar esa organización a cada lugar de trabajo y estudio, impulsando comisiones de mujeres y géneros, exigiendo a las direcciones de los centros de estudiantes y sindicatos que tomen nuestras demandas”.

Denunció también la medida demagógica impulsada por el gobierno provincial de creación de un comité para la búsqueda de personas, un organismo burocrático que nada resuelve, mientras destinan menos de 6 pesos por mujer en materia de políticas de prevención de la violencia. Llamó finalmente a fortalecer “la organización y la lucha en las calles para imponer que se discutan verdaderas medidas contra la violencia de género”, como el presentado por el bloque del PTS-Frente de Izquierda en la Legislatura. Medidas de emergencia que empezarán a discutirse este lunes en la Legislatura jujeña, gracias a las históricas movilizaciones por ni una menos. Día en el que desde Pan y Rosas impulsarán una jornada en Twitter por #NiUnaMenosJujuy, #ElEstadoEsResponsable #PlanDeEmergenciaYa.

Te puede interesar: Plan contra la violencia de género en Jujuy: ¿qué propone el Frente de Izquierda?

Este fue el sentido de la asamblea, en el que la necesidad de seguir organizadas y en pie de lucha tuvo un protagonismo central. En la voz de varias compañeras se expresó además que las mujeres que damos estas enormes muestras de fuerza no podemos contentarnos con medidas simbólicas como el barbijo rojo, ni depositar confianza en el Estado que es el responsable de las condiciones en las que vivimos.

Mientras priorizan las ganancias de unos pocos, pretenden hacernos creer que con medidas el “Plan acompañar” lanzado por el gobierno nacional, que otorga un salario mínimo por 6 meses, puede ser una medida efectiva para las mujeres en situación de violencia. O como propone Gerardo Morales conformarnos con la creación de más “comités” que no son otra cosa que mediaciones burocráticas que no nos garantizan respuestas. Las mujeres empezamos a ver a partir de estas medidas que no alcanza con crear ministerios o comisiones si la plata se va para los fondos buitres o el FMI, o a subsidiar a los grandes empresarios.

Por eso, lejos de un feminismo institucionalizado, que quiera llevar nuestra lucha detrás de despachos y programas, con funcionarias y funcionarios con sueldos muy por encima de lo que cobran nuestras hermanas trabajadoras, necesitamos fortalecer una organización independiente de los partidos tradicionales, que pelee en las calles. Como planteó nuestra compañera Myriam Bregman “nuestro feminismo implica luchar porque no haya mamás sin casas para sus hijos, porque no las despidan, porque no sean la variable de ajuste de un sistema cruel. Porque no maten a los pibes. Sabemos muy bien que nunca, nadie, nos regaló nada, por eso estamos acá, para impulsar esa pelea en el camino de terminar contra toda opresión y explotación.”

Principales resoluciones de la asamblea

1. El lunes, desde el mediodía impulsar un tuitazo con los hashtags #NiUnaMenosJujuy, #ElEstadoEsResponsable, #PlanDeEmergenciaYa para visibilizar la lucha que venimos dando y acompañar el inicio de la discusión del proyecto de medidas de emergencia contra la violencia de género en la Legislatura.

2. Impulsar la pelea por el plan de emergencia que se presentó desde las bancas del Frente de Izquierda con distintas campañas en cada lugar de estudio y trabajo exigiendo a Centros y Sindicatos que tomen esta demanda. Impulsando comisiones de género en nuestros lugares de estudio y trabajo. Y al mismo tiempo impulsar un petitorio con juntada de firmas para apoyar el proyecto.

3. Seguir la lucha por #NiUnaMenos, acompañando la marcha que las familias de Iara y Gabriela convocan el próximo martes en Palpalá.

4. Porque es necesario pelear por todos nuestros derechos, apoyar a las familias sin techo de San Salvador de Jujuy y Ledesma que toman tierras impulsando una gran colecta solidaria de alimentos, ropa y juguetes.







Temas relacionados

#NiUnaMenos   /    Gerardo Morales   /    Myriam Bregman   /    Femicidios   /    Pan y Rosas   /    Jujuy   /    Violencia de género   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO